Pseudomonas

Las pseudomonas pueden causar daños a las plantas

Imagen – Wikimedia/Luis Fernández García

Las plantas, como seres vivos que son, tienen su propio sistema de defensas para protegerse de los virus, hongos y bacterias. El problema es que, como nos sucede a los humanos, su salud se puede debilitar. Frío, calor, sed, hambre, e incluso la poda que le hagamos. Cualquier situación estresante hace que los microorganismos hagan lo posible por infectarlas, y entre ellos tenemos a las pseudomonas.

Aunque su nombre es posible que no te diga mucho, debes saber que son bacterias, para ser más específicos, bacterias gramnegativas; es decir, que tienen una doble envoltura formada por células que protegen su interior. También se conocen así porque no se tiñen de color azul oscuro o violeta por la tinción de Gram (es un tinte especial que se utiliza en bacteriología para ver a estos microorganismos), sino que lo hacen de color rosado.

¿Qué son las Pseudomonas?

Las pseudomonas causan daños en hojas

Las Pseudomonas son bacterias gramnegativas que, gracias a una especie de filamentos llamados flagelos polares, pueden moverse. No producen esporas, pero hay algunas especies que sí forman un tapiz bacteriano compuesto por uno o más tipos de microorganismos y con una estructura compleja. Asimismo, es común en ellas la secreción de un compuesto quelante de hierro fluorescente amarillo-verdoso.

Su metabolismo es muy diverso. Esto hace que sean unos microorganismos capaces de colonizar un gran número de seres vivos, entre ellos a los humanos y también a las plantas. Ahora bien, hay que aclarar que no todas las Pseudomonas son patógenas. Por ejemplo, la Pseudomonas putida se usa como control biológico de enfermedades de las plantas, como el Fusarium oxysporum, tal y como demuestra este estudio publicado en Taylor Francis Online.

¿Dónde se encuentran las bacterias Pseudomonas?

Estas bacterias crecen en prácticamente cualquier rincón húmedo del mundo. Pueden hacerlo en las piscinas, en cubos que usamos para recoger el agua de lluvia, en las herramientas si permanecen mucho tiempo sumergidas en agua. Incluso también las podríamos encontrar dentro de casa, como en el lavabo o en el fregadero.

Por eso, y como no se ven a simple vista, es muy importante que nos lavemos las manos y desinfectemos las herramientas que vayamos a utilizar antes de podar las plantas, ya que de lo contrario correríamos el riesgo de que se infectasen.

¿A qué plantas afectan?

Por desgracia, hay muchas a las que les causan importantes daños, como la Pseudomonas syringae, la cual afecta a una gran variedad de plantas, como arces, legumbres, lilo, guisantes, frutales como el manzano o la remolacha.

Así y todo, si no tenemos ninguna de esas, no podemos bajar la guardia. Tomar medidas de prevención nunca está de más. Y es que una vez que aparecen los síntomas, será muy difícil eliminar la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

La pseudomonas syringae afecta a las plantas

Imagen – Wikimedia/Jerzy Opioła

El chancro bacteriano o fuego bacteriano, como se suele llamar cuando afecta a las plantas, es una enfermedad causada especialmente por la Pseudomonas syringae. Los síntomas y daños que producen son:

  • Aparición de manchas amarillentas (cloróticas) en la hoja, y en ellas también veremos puntos u manchas pequeñas marrones que se van haciendo cada vez más grandes hasta colonizar toda la hoja.
  • Las flores se volverán necróticas antes de tiempo, y pueden caer.
  • En los frutos aparecerán puntos pequeños de color negro, al mismo tiempo que van perdiendo su color natural.

¿Cuál es el tratamiento contra las Pseudomonas en plantas?

Lo que más se usa son los fungicidas que contienen cobre (como este). Pero además de eso se recomienda aplicar bioestimulantes naturales (en venta aquí) para fortalecer el sistema inmune de las plantas. Eso sí, se han de seguir las instrucciones para conseguir el efecto deseado. Una sobredosis podría ser el fin de la planta. Asimismo, se ha de aplicar primero uno (aconsejamos que sea el fungicida), y al cabo de dos o tres semanas el otro. No se han de mezclar.

Por otro lado, también es importante cortar, con unas tijeras previamente desinfectadas, las partes afectadas siempre que sea eso posible. De este modo, frenaremos el avance de la enfermedad.

¿Cómo se puede prevenir?

Lo primero es teniendo claro que es imposible prevenir, al 100%, una enfermedad, independientemente de cuál sea. Hablamos de microorganismos que solo se ven a través de un microscopio, y que se sabe que están afectando a una planta cuando esta empieza a manifestar síntomas.

Pero también se sabe que, como pasa con cualquier enfermedad, se puede minimizar el riesgo de infección si se toman algunas medidas. Para el caso que nos ocupa, dichas medidas son las siguientes:

  • Comprar plantas sanas
  • Regarlas y abonarlas cada vez que sea necesario, evitando los excesos
  • Desinfectar las herramientas antes de su uso
  • Tapar las heridas de poda con pasta cicatrizante (en venta aquí), especialmente si se han podado plantas leñosas
  • Mantener las plantas enfermas alejadas de las sanas
  • Utilizar sustratos nuevos
Las Pseudomonas son bacterias patógenas

Imagen – Flickr/jacinta lluch valero

Como ves, las Pseudomonas son bacterias a las que hay que tener cierto respeto. Es por eso por lo que me gusta insistir en una cosa: la desinfección. Solo te llevará un momento, y podrías mantener a salvo a tu planta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.