¿Cómo puedo evitar que se muera la Livistona rotundifolia?

Livistona rotundifolia

De entre las palmeras de interior más queridas y odiadas a la vez, se encuentra una que es especialmente bonita: la Livistona rotundifolia. Esta planta, de hojas abiertas como si de un abanico se tratase, es muy decorativa, y lo es tanto, que somos muchos los que queremos llevárnosla a casa y ponerlas, por ejemplo, en el salón, para que todos aquellos que vengan a visitarnos, la vean.

Sin embargo, cuando decidimos comprarla nos estamos llevando a casa un problema. Un problema bastante serio si pretendemos que nos viva muchos años. Y es que su cultivo es muy difícil. Pero, ¿cómo se puede evitar que se muera? 

Detalle de Hoja de Livistona rotundifolia

Para saber cómo se cuida, es imprescindible conocer algunos detalles de su origen. Así pues, la Livistona rotundifolia es una especie originaria de Asia, principalmente de la península Malaca y Java. En estos lugares el clima es tropical, lo cual significa que la temperatura mínima se sitúa entorno a los 10ºC. A ello hay que sumarle que los ejemplares jóvenes que llevan a los viveros suelen proceder de los viveros de Holanda, donde controlan todos los aspectos de su cultivo: temperatura, humedad, abono, … en definitiva, todo.

Cuando llegan a nuestro hogar, durante los meses cálidos están perfectas, pero a medida que se acerca el otoño, bajan las temperaturas, la humedad empieza a ser alta… ¡se avecinan problemas! 

Livistona rotundifolia

Para. Retrocedamos un poco. Adelantémonos a los acontecimientos. Es primavera (o verano). Vamos al vivero y vemos una preciosa palmera llamada Livistona rotundifolia. Nos gusta su color verde brillante de las hojas, su tronco… Total, que nos la llevamos. Durante los primeros días, la tendremos en la misma maceta, colocada en una habitación donde reciba mucha luz (si nos es posible, la colocaremos en el exterior en una zona con mucha luz, pero sin que le llegue de manera directa).

Pasada una semana, la cambiaremos de maceta; a una que sea unos 5cm más amplia, así, si le da por dar el estirón, podrá hacerlo sin problemas. Usaremos para ello un sustrato que tenga buen drenaje, siendo muy recomendable la siguiente mezcla: 60% turba negra + 30% perlita + 10% abono orgánico (humus de lombriz, estiércol de caballo,… lo que prefiramos).

Livistona rotundifolia

Pasadas cuatro semanas y hasta un mes antes de que llegue el frío, la iremos abonando con abonos que ya vienen preparados para las palmeras, o bien combinándolos con abonos orgánicos líquidos como el guano (una vez uno, y la próxima otro). La regaremos unas 3 veces por semana en verano, y cada siete días el resto del año. No la pulverizaremos, puesto que las hojas se podrían echar a perder.

Antes de que llegue el frío, la meteremos dentro de casa si no la teníamos, y le pondremos alrededor vasos o boles con agua para que la humedad a su alrededor sea alta. Y empezaremos a regar con agua templada. Se suele decir que en invierno no hay que abonar, y es verdad, pero si queremos que nos sobreviva, tenemos que echarle una cuchara pequeña (de las de café) de ese abono que son como granos azules, el Nitrofosca que le llaman, una vez al mes. Con este abono se consigue que las raíces se mantengan a una temperatura mucha más agradable para ellas, lo cual es fundamental para su supervivencia.

Hoja de Livistona rotundifolia

Será este abono el que nos salve la planta. Bueno, él, la humedad ambiental y, también, el hecho de que la protejamos de las corrientes de aire (tanto frías como cálidas). Además, si tenemos radiador, y lo tenemos justo en una habitación luminosa, podemos poner nuestra Livistona rotundifolia cerca; en caso contrario, es aconsejable envolver la maceta con manta térmica para jardinería (es como una tela blanca de un material similar al algodón), que encontraremos en los viveros, o sacarla al exterior en los días que haga mejor tiempo.

Así, la planta saldrá adelante. Seguro. ¿Por qué? Porque la hemos fortalecido con los abonos, y esto es todo lo que necesita para sobrevivir a los meses fríos 😉 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Palmeras

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *