Los secretos del árbol de granado

El granado es uno de los árboles frutales caducos más queridos por todos los que viven en climas cálidos y secos, ya que soporta sin problemas las altas temperaturas y la sequía. De hecho, una vez establecido puede sobrevivir incluso fructificar con tal sólo 350 litros de agua por año.

Su ritmo de crecimiento es bastante rápido, pero no es invasivo. Por si fuera poco, se puede podar para mantenerlo controlado, o para darle la forma que más nos guste: ya sea como árbol o como arbusto. En este especial te voy a contar, no sólo cómo puedes hacerlo, sino también sus características, sus cuidados, y mucho más.

Características del Granado

Punica granatum

El granado es un árbol originario de la Región Mediterránea que crece hasta los 5 metros de altura, y cuyo nombre científico es Punica granatum. Tiene hojas pequeñas, de unos 2cm de largo, de color verde oscuro; y unas flores de color rojo que brotan en primavera las cuales miden alrededor de 1,5 o 2cm. El fruto, la granada, mide hasta 12cm, y tiene forma esférica, de color rojo o amarillo-rojizo; en su interior se encuentran numerosas semillas de color rojo-rosado.

De manera natural, crece desde el nivel del mar hasta los 1100 metros. En España podemos encontrarlo en el este y el sur del país, también en los dos archipiélagos (canario y balear).

Cuidados para tener un árbol de granado sano

Frutos del Punica granatum 'Nana'

¿Te gustaría tener un árbol o varios de esta especie? Toma nota de estos consejos:

Ubicación

A nuestro protagonista hay que colocarlo en el exterior en una zona donde le dé la luz solar de manera directa. Soporta heladas de hasta los -12 grados centígrados, por lo que no tendremos que preocuparnos del frío, a menos que vivamos en una zona donde las temperaturas bajen más claro.

Riego

Resiste muy, muy bien la sequía. Como comentaba al principio, una vez que ya lleva uno o dos años plantado en el jardín, puede crecer aunque pasen días e incluso semanas sin llover. Aún así, si quieres que fructifique y dé una excelente cosecha, es importante regarlo 2 veces por semana, tres en verano.

Abonado

No es muy necesario, pero, al igual que ocurre con el riego, para que las granadas puedan desarrollarse estupendamente bien el abonado no está de más. Por ello, te aconsejo abonarlo en primavera y verano con abonos orgánicos, como por ejemplo estiércol de animales, o con extracto de algas; eso sí, no abuses de este último porque es muy alcalino.

Trasplante

Tanto si se quiere pasar al jardín como a una maceta más grande, se ha de hacer en primavera, después de que el riesgo de heladas haya pasado.

Poda

Admite muy bien la poda, tanto, que se utiliza a menudo como bonsái (más abajo hablamos más de este tema). Para podarlo, se tiene que esperar a que llegue la primavera, o bien el otoño si vives en un clima suave.

Se ha de quitar/recortar lo siguiente:

  • Quita los retoños basales que le salen por alrededor del tronco.
  • Si lo quieres hacer árbol, quítale las ramas bajas, de modo que el tronco quede casi limpio; si por el contrario quieres hacerlo arbusto, recorta la rama principal para que le salgan ramitas secundarias, y ve dándole a la copa una forma de bola.
  • Recorta aquellas ramas que hayan crecido en exceso, y quita aquellas que estén débiles o enfermas.

Utiliza tijeras de poda o una pequeña sierra de mano previamente desinfectada con alcohol de farmacia, y pon pasta cicatrizante en las heridas para evitar infecciones.

Reproducción del granado

Granada

Puedes reproducir tu granado bien por semillas, bien por esquejes o bien por retoños. Veamos cómo proceder en cada caso:

Por semillas

En primavera se han de limpiar las semillas con agua y sembrar directamente en bandejas de semillero o en macetas, poniendo un máximo de 2 en cada una. Usaremos para ello un sustrato poroso, pero no será necesario complicarnos mucho: con uno sustrato de cultivo universal mezclado con un 20% de perlita podremos estar seguros de que germinarán sin problemas.

Rellenaremos el semillero con el sustrato, casi completamente, colocaremos las semillas, y finalmente las cubriremos con una fina capa de tierra, la suficiente para que no se puedan ver a simple vista. Luego sólo quedará regar, colocarlo a pleno sol, y esperar unos 2 meses, que es lo que tardarán en germinar si mantenemos el sustrato húmedo pero no encharcado.

Por esquejes

Hacia el final del invierno se cortan tallos semileñosos que tengan un grosor de 0,50cm y que midan unos 25cm de largo. Después, se plantan en macetas con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30-40% de perlita, se riega, y en la primavera siguiente ya tendremos un nuevo árbol.

Por retoños

El granado saca muchos retoños, los cuales se pueden extraer en primavera o verano haciendo zanjas alrededor de los mismos con una profundidad de 30cm, y haciendo un poco de palanca con una laya (especie de pala recta).

Después, se plantan en macetas con sustrato de cultivo universal y se mantienen allí durante, como mínimo, todo ese año.

Plagas y enfermedades del granado

Pulgones

A pesar de ser un árbol muy resistente, puede verse afectado por diferentes plagas y enfermedades, que son:

Plagas

  • Cochinillas: tratar con aceite de parafina.
  • Pulgones: se pueden combatir con Aceite de Neem.
  • Barrenillo: se usa el dimetoato al 40%, pero no es un insecticida natural, por lo que hay que leerse detenidamente la etiqueta del producto.

Enfermedades

  • Podredumbre del fruto por Botrytis: tratar con fungicidas sistémicos.
  • Cribado: tratar con cobre.

Otros problemas

Además de lo que hemos visto hasta ahora, nuestra planta también puede tener otros problemas que son:

  • Granadas abiertas: ocurre cuando se riega mucho cuando el fruto está creciendo y poco cuando está madurando. También suele ocurrir en climas secos, donde pueden estar semanas sin llover.
    La mejor solución es instalar riego por goteo.
  • Granadas soleadas: ocurre cuando los frutos reciben una fuerte insolación. Así, aparecen manchas negras y la granada deja de ser comestible.

Usos del granado

Frutos del granado

Este es un árbol que se utiliza como planta ornamental, medicinal y culinaria.

  • Planta ornamental: tanto en los jardines como en los huertos, por su delicioso fruto. También como bonsái.
  • Medicinal: reduce la fiebre, frena las diarreas, alivia los síntomas de los cólicos, y además tiene propiedades diuréticas y antihipertensivas.
  • Culinaria: de la granada se aprovechan los granos, los cuales se pueden comer frescos o bien utilizarlos para hacer bebidas, sorbetes o jarabe de granadina.

El granado como bonsái

Bonsái de granado

Según la Escuela Clásica de Bonsái, una planta debe de ser leñosa y tener hojas pequeñas para que se pueda convertir en bonsái, características que cumple el granado. Pero, ¿cómo se cuida?

  • Ubicación: exterior, a pleno sol.
  • Estilo: vertical informal.
  • Sustrato: akadama.
  • Riego: frecuente en verano, y algo más escaso el resto del año.
  • Abonado: cada 20 días en primavera y otoño se recomienda abonar con abonos específicos para bonsáis, o bien con abonos orgánicos líquidos como el guano.
  • Poda: a comienzos de primavera se han de pinzar las ramas, dejando crecer 4-5 pares de hojas y cortando 2-3.
    Hacia finales de verano o comienzos de otoño tenemos que recortar o quitar aquellas ramas que no necesitemos.
    Y, por supuesto, hay que quitar los brotes que le salgan de la base del tronco.
  • Alambrado: en primavera u otoño.
  • Trasplante: cada 2 o 3 años a comienzos de primavera, recortando un poco las raíces sanas, y quitando las que estén podridas.

Y con esto terminamos este tu especial. ¿Qué te ha parecido el granado? 🙂

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *