¿Qué comen los caracoles?

Los caracoles comen sobre todo plantas

Parece que el mundo de los mamíferos lo conocemos ya bastante. Forma parte de la cultura general, incluso del instinto, saber distinguir herbívoros y carnívoros. Sin embargo, hay algunos animales en los que nos puede resultar más difícil adivinar su fuente principal de alimentación, sobre todo si son más lejanos a nosotros, como los insectos o los invertebrados. Pero como esto es un blog sobre jardinería, vamos a centrarnos en unos animalitos que pueden resultar ser un poco problemáticos en los huertos. Concretamente vamos a responder la pregunta que seguramente os estéis haciendo: ¿Qué comen los caracoles?

A parte de explicar un poco cómo se alimentan estos invertebrados, también daremos algunos trucos y consejos para evitar tener que lidiar con caracoles en nuestro huerto. Si ya es demasiado tarde, no os preocupéis. También comentaremos qué hacer si ya han infestado nuestros cultivos.

La alimentación de los caracoles

Los caracoles comen cultivos de los huertos

Al igual que todos los animales, también los caracoles necesiten alimentarse de algo. ¿Pero sabéis qué comen los caracoles? Estos pequeños invertebrados son principalmente herbívoros. No obstante, en algunas ocasiones pueden consumir también algas, hongos y materiales vegetales que se encuentran en descomposición. Por lo general, los caracoles se alimentan de una gran variedad de plantas, sobre todo de sus frutas, flores, tallos y hojas.

¿Y cómo lo hacen? Estos animalitos poseen una boca que alberga una lengua rugosa, denominada «rádula». Con ella son capaces tanto de raspar como de cortar trozos de comida. Después digieren el alimento en su estómago con la ayuda de enzimas digestivas, igual que nosotros. De hecho, si los observamos bien, incluso podemos llegar a ver cómo ingieren la comida. ¡Es muy curioso!

Si sois horticultores, puede ser que hayáis pasado ya por alguna plaga de caracoles. Es bastante habitual que aparezcan en el huerto, sobre todo cuando ha llovido o hemos regado hace poco. No es de extrañar, pues resulta ser todo un buffet libre para ellos. Entre los vegetales que solemos cultivar, los que más les atrae son las verduras de hoja, como por ejemplo las lechugas, pero también les encantan los tomates y los pimientos, entre muchos otros. Por este motivo no está de más conocer algunos métodos tanto de prevención como de tratamiento en caso de sufrir una plaga de caracoles. Comentaremos qué podemos hacer a continuación.

¿Qué plantas no se comen los caracoles?

Existen plantas que los caracoles no come que ayudan a prevenir su aparición

Ahora que ya sabemos qué comen los caracoles, no significa que no debamos seguir plantando esos vegetales. De hecho, una buena manera de conseguir evitar que aparezcan estos animalitos es cultivando plantas que no coman alrededor del cultivo. Entre ellas se encuentran la lavanda, la salvia, la mostaza, el romero, la begonia, los geranios y la capuchina. No sólo es una buena manera de repeler caracoles y babosas, si no que le dará un toque más bonito a nuestro huerto.

¿Qué más podemos hacer para prevenir la aparición de estos invertebrados? Como seguramente ya sabréis, a los caracoles les gusta mucho la humedad. Por lo tanto debemos evitar mojar las plantas en exceso. Un buen método para conseguirlo es el riego por goteo. Además, es recomendable regar por la mañana en vez de hacerlo por la noche.

Tampoco está de más ir controlando huecos húmedos y sombríos. Ahí es donde más les gusta resguardarse y poner huevos. Echando un ojo de vez en cuando ayudará a prevenir una plaga mayor de caracoles y babosas. También es altamente aconsejable remover de vez en cuando la tierra, sobre todo en aquellos lugares que sean más frescos y oscuros, pues tienden a poner huevos ahí.

Caracol
Artículo relacionado:
Cómo eliminar los caracoles del jardín o huerto

Otro método muy eficaz, tanto para prevenir su aparición como para solucionar una infestación de caracoles, es la introducción de depredadores naturales. Entre ellos se encuentran ranas, escarabajos, lagartijas, salamandras, tortugas, víboras, patos, erizos, gallinas, etc. Realmente tenemos una amplia selección en este caso.

A parte de cultivar plantas que no comen los caracoles alrededor del huerto, podemos utilizar otros elementos que nos darán menos trabajo. La ceniza, por ejemplo, evita que estos animalitos avancen. Esparciéndola alrededor de los cultivos será de gran ayuda. También las cáscaras de huevo o las conchas machacadas suelen ser altamente efectivas. A estos invertebrados no les gusta desplazarse encima de este tipo de superficies.

Tratamientos en caso de plaga

En el caso de que nuestro huerto ya esté infestado de caracoles y babosas, existen varios métodos ecológicos para solucionarlo. Recordad que utilizar repelentes químicos puede tener consecuencias para el medio ambiente, para nuestras plantas, para otros animales y para nosotros mismos.

La primera opción es cogerlos simplemente con las manos. Si nos da un poco de cosita, podemos utilizar unos guantes para llevar a cabo esta tarea. Puesto que son animales muy lentos y bastante visibles, es una solución rápida en el caso de que nuestro huerto no sea excesivamente grande. En cultivos extensos, esta tarea puede llevar mucho tiempo, por lo que es mejor optar por otros métodos.

eliminar caracoles y babosas
Artículo relacionado:
Los mejores productos para eliminar caracoles y babosas

También existe la posibilidad de utilizar trampas para capturar caracoles y babosas. Entre las más utilizadas se encuentran las piedras, los cuencos, las tejas, las ramas y otros objetos parecidos donde podrían esconderse durante el día. Con ayuda de estas trampas nos resultará más fácil localizar a los caracoles al día siguiente. Otro tipo de trampas consisten en simplemente colocar hojas de lechuga, esperar y conseguir así recolectar el mayor número posible de caracoles y babosas.

Para atraer a estos animalitos, también tenemos la opción de espolvorear algunas migas de galletas o colocar cerveza, agua con azúcar, cáscaras de sandía, naranjas, patatas o melón en platos bajos. Eso sí, debemos ubicarlos en algun sitio húmedo y sombrío. Así atraeremos a muchos caracoles que podremos retirar fácilmente. Un truquito más sería empapar un trapo con cerveza o leche y dejarlo cerca de las plantas durante la noche. Al día siguiente, lo más probable es que esté lleno de caracoles y babosas.

Espero que esta información acerca de qué comen los caracoles os haya resultado interesante. Siguiendo estos truquitos para prevenir la aparición de estos invertebrados en vuestro huerto, no deberíais correr riesgo de plaga, al menos por parte de estos animales.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.