Qué diferencia hay entre fresas y fresones

Qué diferencia hay entre fresas y fresones

¿Te gustan las fresas? Seguro que sí. Pero lo que a lo mejor añoras es comerte de verdad una fresa, y no los fresones que es lo que últimamente se encuentra en el mercado. Pero, ¿sabes qué diferencia hay entre fresas y fresones?

Si quieres asegurarte de que lo que compras de verdad sea fresas, o incluso si las cultivas quieres que sean fresas, entonces necesitas conocer cuáles son realmente las diferencias con los fresones. Por eso, te hablamos de ellas.

Qué diferencia hay entre fresas y fresones

Color externo de las frutas

Lo primero que debes saber es que las fresas son en realidad plantas rastreras e incluso podríamos decir silvestres. Su nombre científico es Fragaria vesca y, algo que te va a sorprender, en realidad no son frutos. Se trata de un englosamiento de la zona de la flor ya que, si te fijas, las pepitas que llevan son en realidad las semillas.

Crece de forma salvaje en los jardines, en los bosques e incluso en los huertos. Pero cada vez hay menos.

Por su parte, los fresones son híbridos. Surgieron en el siglo XVIII y podríamos decir que fueron una creación de varios botánicos franceses que cruzaron varias variedades silvestres de fresas, una de California y otra de Chile.

El resultado fue un fresón, llamado así porque el tamaño duplicaba o triplicaba el de las fresas. Por ello, su nombre científico fue Fragaria x ananassa.

Sabido esto, ¿nos metemos de lleno en las diferencias? Presta atención:

Tamaño

No hay duda, tanto de forma visual como lo que te hemos dicho antes, de que el fresón es mucho más grande que la fresa.

Se dice que las fresas no son más grandes que el tamaño de una moneda de dos euros. Sin embargo, en el caso del fresón cambia, porque ahí sí que puede medir mucho más (algunos hasta 4-5 centímetros).

Esto depende mucho. Y es que a veces te pueden vender fresones que han sido recogidos antes de que sigan engordando y por tanto el tamaño es más similar a las fresas.

Color exterior

Otra diferencia que hay entre fresas y fresones tiene que ver con el color exterior que tienen. Sí, aunque las dos son rojas y a simple vista es posible que no le veas nada distinto, en realidad sí lo tienen.

Los fresones disponen de un color rojo muy intenso y brillante. No así las fresas, que su rojo es más apagado o incluso es un rojo rosáceo y más mate. Es decir, se ven menos coloridas.

Color interior

Color interno de la fruta

Al igual que hay diferencia entre fresas y fresones en el color exterior, también ocurre algo parecido en el interior.

Esto no siempre lo vas a poder ver antes de comprarlas, porque no podrás probar el producto, pero sí puedes hacer la prueba en casa.

Coge una y ábrela por la mitad de forma horizontal. Si es una fresa entonces el interior será blanco, o tirando a blanco. Sin embargo, si es un fresón entonces por dentro seguirá siendo rojo, no la misma tonalidad que en el exterior, pero muy parecida.

Esta es quizá una de las diferencias más importantes y la que puede darte la clave para distinguirlas.

Sabor

Muchas veces se dice que las fresas son de verdad fresas si están dulces y jugosas. Y en realidad es todo mentira. Las fresas pequeñitas no tienen un sabor dulce, sino todo lo contrario. Se parecen más al sabor de las frambuesas, con un ligero toque ácido. Ese es de verdad el sabor de la fresa.

Si cuando te metas en la boca una supuesta fresa notas que está muy dulce y jugosa, entonces lo que te estás comiendo es un fresón, independiente del tamaño que tenga.

Precio

Finalmente, te hablamos del precio, ya que es algo a tener muy en cuenta. Y es que debido a que las fresas son muy delicadas, y se echan a perder en poco tiempo, más aún si se transportan a mucha distancia, estas son bastante más caras que los fresones.

Es por eso que encontrar fresas es difícil y normalmente solo podrías consumirlas si vives en una zona donde tengas cerca un lugar donde planten y recojan fresas.

Por su parte, los fresones son más económicos, aunque en los últimos años han aumentado también el precio. Pero más o menos valen actualmente la mitad o la tercera parte de lo que podrían costarte las fresas.

Olor

Jugosidad y dulzor , otra diferencia

Además del sabor, el olor es otra de las diferencias que existen entre fresas y fresones. Y en este sentido hay que cogerlo con pinzas porque algunas variedades de fresones también tienen olor.

Sin embargo, en general, las fresas tienen un olor muy aromático y fragante, cosa que en el caso de los fresones no pasa. De hecho, a veces puedes hasta pensar que los fresones no huelen.

Temporada

Este es otro indicador que te puede avisar de que haya fresas o fresones. Y es que la temporada de las fresas es muy, muy corta. Solo dura de marzo a mayo. No hay más. Sin embargo, los fresones sí que puedes encontrarlos de enero a junio o incluso algunos hasta agosto.

Debido a que las fresas, una vez cortadas, se deterioran muy pronto, es por eso que no aguantan nada. Además, la planta tiene un ciclo muy corto de producción, y no da varias al año, sino una sola vez.

Obviamente, las fresas son mejores que los fresones, pero también es cierto que son mucho más difíciles de encontrar. Por eso los fresones actualmente son los que imperan en los mercados, fruterías y supermercados. Aun cuando se les llama fresa, en realidad lo que consumes no son esos frutos silvestres, sino fresones (los creados por botánicos).

¿Quiere decir que no tienen las mismas propiedades? No, en realidad las tienen, pero el sabor, tamaño, olor… no.

Así que ahora que sabes qué diferencia hay entre fresas y fresones, a la hora de comprarlas ya sabes lo que de verdad vas a adquirir. Con un poco de suerte quizás encuentres fresas aunque ya te decimos que no suele ser habitual que las vendan. ¿Algunas vez has comido fresas de verdad? ¿Te han gustado?


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.