Qué es la senescencia de las plantas

Árbol seco

Todos los seres vegetales que habitan en este planeta recorren un mismo camino: germinan, crecen, florecen, fructifican y luego mueren. Estos procesos son algo que sí se pueden limitar, retrasar o adelantar, pero nunca eliminar.

Por eso, aunque sintamos un gran aprecio por uno en cuestión, por muy bien que lo cuidemos, tenemos que saber que más tarde o más temprano nos dejará. Pero, ¿en qué consiste la senescencia de las plantas?

¿Qué es la senescencia vegetal?

Los árboles se mueren al cabo de varias décadas

La senescencia o envejecimiento es un conjunto de cambios que se producen tanto superficial como internamente en los seres vivos a medida que pasa el tiempo. Y es que las células llega un momento en el que ya no se pueden dividir más, de modo que el cuerpo comenzará a fallar. Por ejemplo, las personas con 60-70 años (más o menos) tienen una mayor probabilidad de padecer problemas en las articulaciones, pues a esa edad sus células ya no se reproducen tanto ni con tanta rapidez.

En el caso de las plantas, estos cambios se verán más tarde o más temprano dependiendo de cada tipo de ser vegetal. Así, mientras la secuoya gigante puede tardar varios siglos en mostrar algún signo de envejecimiento, las petunias por el contrario envejecerán y morirán en pocos años (y si el clima no es cálido, lo harán en pocos meses).

¿Cuáles son los signos de envejecimiento de las plantas?

Para saber si una planta está llegando al final de su vida lo que podemos hacer es observarlas y comprobar si muestran algunos de estos signos:

Disminuye la producción de flores

Al igual que nos pasa a los humanos y a cualquier otro animal, las células que mantienen vivas a las plantas poco a poco envejecen. Cuando son jóvenes, se multiplican con rapidez, generando mucha energía, la cual es usada para crecer, y también para florecer. Pero con el paso del tiempo ese vigor, esa fuerza, se va perdiendo.

En un documental decían que se podían ‘ver’ los signos del envejecimiento humano si se hacían fotocopias de fotocopias, de fotocopias,… A medida que se van haciendo, se pierde color y firmeza, y aparecen arrugas. De nuevo, con las plantas pasa algo parecido: sus tallos pierden vitalidad, y con ellos, también sus flores.

Estas son producidas en menor número, con peor calidad, y con una esperanza de vida que, o bien puede ser un poquito más larga de lo habitual (algo que pasaría si es una planta que está muriendo antes de tiempo, con el fin de lograr ser polinizada) o más corta.

Plantas hapaxánticas

El agave muere tras florecer

Flores del agave.

Las plantas hapaxánticas son aquellas florecen solo una vez, como los agaves. Ellas producirán varas o tallos florales con una gran cantidad de flores (en algunos casos puede haber más de mil). Pero es curioso, porque no todos los tipos de plantas que son así producen tal cantidad de flores por sus semillas; de hecho, los agaves por ejemplo, es más habitual que se multipliquen por los hijuelos que brotan cuando la planta madre está a punto de morir, que por sus semillas.

Sin duda, la multiplicación por hijuelos es mucho más efectiva, pues a las semillas les puede pasar cualquier cosa antes de que germinen (pueden quedar cubiertas de nieve, ser comidas por algún animal herbívoro, no quedar enterradas a la profundidad necesaria,…). Un hijuelo, como ya tiene algo de raíz cuando se queda sin madre, solo tiene que seguir creciendo.

Pérdida de brillo y firmeza en las hojas

Esto tiene relación con lo comentado antes. Las hojas, de por sí, no suelen ser muy duras. Algunas como las del acebo (Ilex aquifolium) sí que son coriáceas, pero con las manos podemos romperlas con facilidad, y si son de plantas viejas más aún. El motivo es que las células llega un momento en el que no se multiplican como antes; cada vez lo van haciendo más lentamente, y en menor cantidad.

Caída de hojas sin motivo aparente

Al recibir cada vez menos savia, consecuencia del envejecimiento de las raíces, las hojas se caen. Pueden tener alguna plaga, pero también pueden no tener ninguna. Al cogerlas, se ven aparentemente sanas, quizás algo amarillentas pero nada que sospeche que la planta esté muriendo, al menos, como digo, en apariencia.

Si se trata de una planta caduca que se queda sin hojas en verano o en otoño/invierno, y después de varios años las pierde en primavera por ejemplo, debemos de sospechar que su vida está tocando a su fin.

Produce cada vez menos frutos y de peor calidad

Los frutos de las plantas que ya han alcanzado lo que podríamos llamar »la tercera edad vegetal», si todavía producen frutos estos serán más escasos y de un sabor menos agradable. En este sentido, te puedo decir que nosotros en el jardín teníamos una higuera (Ficus carica) que daba unos higos deliciosos cuando era joven; sin embargo, a partir de los 40-45 años (nunca supimos la edad exacta que tenía) empezó a producirlos con un sabor que ya no era dulce. De hecho, a mí me daba la sensación de que habían perdido todo sabor.

Por fortuna, esta especie saca rebrotes como si de una mala hierba se tratara, y aunque se muera el ejemplar adulto siempre puedes cuidar de algún rebrote.

Ramas secas, enfermas o débiles

El tronco se agrieta con el paso de los años, y las ramas se pueden volver quebradizas. Al tornarse débiles, los insectos que causan plagas suelen atacarlas, y los microorganismos como los hongos no dudarán en descomponer toda la materia orgánica que haya empezado a morir.

De todas maneras, si tienes dudas recomendamos consultarnos para resolverlas 🙂 .

Hojas secas

¿Te ha sido de interés?


2 comentarios, deja el tuyo

  1.   Mariela dijo

    Hola, tengo una kniphofia, y está en maceta… hace un tiempo las hojas perdieron fuerza y brillo, incrementè el riego pero fue peor, ahora lucen amarronadas y màs dèbiles. Como puedo recuperarla? Gracias, Mariela

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Mariela.
      Estas plantas necesitan poco riego y mucho sol.
      Te recomiendo regarlas poco, no más de dos veces por semana.
      Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.