Qué necesita una semilla para germinar

qué necesita una semilla para germinar

¿Te has preguntado alguna vez el motivo por el que una semilla germina? ¿Qué necesita una semilla para germinar? Es posible que digas que agua y sol, pero en realidad hay mucho más dentro de esa «magia».

Por eso, hoy nos vamos a parar un momento para hablarte de las semillas y de todo lo que debes saber sobre ellas para que conozcas a la perfección lo que necesitan para germinar. ¿Vamos a ello?

Varias semillas y varias formas de germinar

semillas germinadas, plantulas

Como sabes, muchas semillas tienen una forma peculiar de germinar. Algunas necesitan estar en agua. Otras directamente a la tierra, otras solo necesitan que las tires por ahí y crecen solas…

Realmente las semillas son únicas, pero lo cierto es que casi todas ellas siguen el mismo proceso a la hora de germinar: absorber agua.

Cuando tienes una semilla y la metes en agua, en ese tiempo que la tienes ahí esta tiene como única función el absorber el agua (por esa razón se suelen hinchar). Si no está en agua y la plantas, la razón por la que se dice que debes regar inmediatamente después es debido a que esta necesita un medio húmedo para germinar porque hace lo mismo que si la metes en agua: absorbe el agua de la tierra para que la cutícula de la semilla se abra.

Una vez tenemos abierta la semilla verás que lo primero que sale es la raíz. Esta se encarga de anclarla al suelo, es decir, de fijarse a la tierra para poder iniciar de nuevo el proceso de absorción de agua a través de la raíz.

Solo cuando esta está operativa la semilla deja crecer el tallo. Y por eso se ve cómo emerge de la tierra.

Qué necesita una semilla para germinar

semillas variadas para germinar

Por todo lo dicho antes, lo más seguro es que ahora mismo pienses que una semilla solo necesita agua para germinar. Pero lo cierto es que no es así. Hay mucho más que entra en juego y que precisa. Concretamente, lo siguiente:

Temperatura

Como sabes, las semillas tienen una época en la que germinar. No siempre te puedes encontrar con plantas cuyas semillas se pueden plantar en cualquier época del año (a no ser que dispongas de un invernadero).

El motivo es que necesitan una temperatura adecuada para germinar. Por ejemplo, no vas a poder conseguirlo en pleno invierno si lo que quieres es que nazca una planta típica del verano. El calor, la temperatura ambiental afecta y como la tierra o el agua donde la pones no está a su temperatura adecuada la semilla no sale. O sí, pero es tan débil que, al sacar la plántula y recibir ese tiempo inadecuado, esta termina muriendo irremediablemente.

Humedad

La humedad es lo primero en lo que piensas cuando te preguntamos qué necesitas para germinar una semilla. El agua es importante, tanto aquella en la que sumergimos la planta para que germine, como la que echamos en la maceta cuando la plantamos. Pero realmente, no es que necesiten un medio líquido, sino la humedad que hace que la semilla engorde de se agua que absorbe, rompa la cutícula y se inicia el proceso de crecimiento, primero con la raíz, y luego con el tallo.

De hecho, cuando te pasas con el agua al regar, lo que puedes provocar es que la semilla «se ahogue», es decir, que no tenga suficiente espacio para ir poco a poco y, como sabes, los excesos son malos.

plantula de semilla germinada

Oxígeno

¿Te lo habías planteado alguna vez? Reconocemos que no es algo habitual en lo que pienses cuando vas a plantar una semilla. ¿Cómo va a necesitar oxígeno? Y, sin embargo, cada vez somos más conscientes de ello.

Verás, por oxígeno nos estamos refiriendo a que necesitas que la semilla tenga espacio para desarrollarse. Cuando la plantas en una tierra demasiado compacta, al salir la raíz no puede adherirse, y menos crecer, porque no tiene espacio para hacerlo. Ten en cuenta que la primera raíz es muy frágil y apenas tiene dureza o fuerza para abrirse camino por una tierra dura.

Por eso, a la hora de plantar se recomienda usar una tierra muy liviana y acompañada de un buen drenaje. Este, al ponerlo en la maceta crea pequeños huecos de oxígeno, como bolsas de espacio. Y al nacer la raíz de la semilla, esta tiene por dónde ir creciendo y buscando esas reservas de agua de las cuales se nutre.

De otra manera, no podría crecer.

Luz

Como sabes, las semillas al principio no pueden estar en pleno sol (salvo algunas plantas específicas) porque esta es demasiado intensa y acabaría con la plantita (o plántula) en cuestión de horas.

Sin embargo, sí necesitan luz. Por eso se dice que, cuando la planta sale, debes dejarla en una zona que tenga iluminación, pero que esta no sea directa. El objetivo es que la planta se nutra de la luz y, al mismo tiempo, se haga más fuerte para soportarla.

Al cabo de unos días, cuando se ve que la planta reacciona bien y que incluso pide más luz (inclinándose hacia la zona donde haya más luz) se puede ir moviendo para dejarla en esa zona. Pero es algo que cada semilla y planta hacen de manera individual. No todas precisan luz directa como no todas quieren estar al sol.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que todas ellas van a necesitar el sol porque es lo que las hace crecer (junto con otros factores como la tierra, el agua, el oxígeno o la temperatura).

No todas las semillas germinan

A pesar de que puedas cubrir todas esas necesidades, lo cierto es que te encontrarás con semillas que no terminan de germinar. Y en realidad no es porque hayas fallado y no obtengan todo lo que necesitan, sino porque hay más factores que influyen:

  • Que la semilla se haya secado demasiado.
  • Que estuviera en mal estado.
  • Haya pasado demasiado tiempo para que germine.

Por eso siempre se recomienda plantar varias, ya que algunas pueden no salir.

¿Te ha quedado claro ahora lo que necesita una semilla para germinar? Algunos amantes de “lo verde” también añaden un elemento más: el amor que tú le puedas dar. Hay estudios en los que se dice que cuando le hablas a la planta o le pones música esta reacciona positivamente. Así que, seas o no escéptico en esto, siempre puedes probar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.