¿Qué son las plantas carnívoras?

Dionaea muscipula

Dionaea muscipula

Sabemos que existen los árboles, las palmeras, las coníferas, y demás. Todas ellas pueden llegar a ser muy decorativas, al poseer flores y/o un porte muy singulares, pero no tienen lo que sí poseen las plantas carnívoras: trampas, más o menos perfeccionadas, de diferentes formas y colores que atrapan a los insectos.

Son tan curiosas, que no es de extrañar que cada vez haya más gente que las coleccione. Pero, ¿sabemos qué son exactamente las plantas carnívoras? Averigüémoslo 🙂 .

¿Qué son las plantas carnívoras?

Sarracenia purpurea

Sarracenia purpurea

Nuestras protagonistas, llamadas también plantas insectívoras, encuentran tan pocos nutrientes en los suelos donde viven, como en las tierras ácidas pantanosas de América del Norte, que deben de alimentarse de animales, normalmente insectos y protozoos.

Existen alrededor de 630 especies que producen enzimas o bacterias digestivas que ayudan a las plantas a absorber los nutrientes procedentes de sus presas; pero además, hay más de 300 especies de plantas protocarnívoras en varios géneros que muestran algunas características de las carnívoras.

¿Cuántos tipos existen?

Dependiendo del tipo de trampa que tengan, se distinguen 6 tipos:

Trampas con pelos pegajosos

Drosera rotundifolia

Drosera rotundifolia

Las carnívoras del género Drosera, Byblis, Drosophyllum y Pinguicula crecen formando rosetas a nivel del suelo en cuya punta encontramos un fluido viscoso transparente. Cuando un insecto cae o se posa en la hoja, ésta se cierra lentamente -puede tardar varias horas en cerrarse completamente- a medida que la presa se mueve tratando de escapar, algo que no podrá hacer al haberse quedado pegado a ella.

Trampas en forma de boca

Dionaea

Dionaea muscipula

Las carnívoras del género Dionaea y Aldrovanda son unas de las más populares, especialmente las primeras. Poseen hojas-trampa en cuyos bordes se encuentran pinzas o dientes. El insecto se siente atraído por un néctar de sabor dulzón, por lo que cuando se posa en la hoja y roza al menos dos de los cilios detectores (los pelitos más cortos que se encuentran dentro de la trampa) en un máximo de cinco segundo, ésta se cierra automáticamente.

Trampas en forma de jarro

Darlingtonia californica

Darlingtonia californica

A menudo llamadas también como plantas odre, son unas de las más sorprendentes. Los géneros Nepenthes, Sarracenia, Darlingtonia, Cephalotus, Heliamphora y Brocchinia poseen trampas en forma de jarrón en cuyo interior tienen un líquido acuoso. En los bordes de la trampa hay néctar, que es lo que atrae a los insectos. Sin embargo, es muy resbaladiza por lo que en la mayoría de los casos cae dentro y se ahoga.

Trampas en forma de Y para atrapar protozoos

Genlisea filiformis

Genlisea filiformis

Las Genlisea son carnívoras que para sobrevivir cazan protozoos, los cuales atraen de forma química. Una hoja en forma de Y permite a la presa entrar, pero no salir. Y no sólo eso, sino que la trampa tiene unos pelos que apuntan hacia dentro que obliga a la presa a moverse de una forma determinada. Así, entra en una espiral donde terminará cayendo al estómago situado en el brazo superior de la Y, donde finalmente será digerido.

Trampas diminutas con cierre automático

Utricularia minor

Utricularia minor

Estas trampas son las más curiosas de las carnívoras, y sólo las poseen las Utricularia, que son unas plantas acuáticas cuyas trampas parecen globos diminutos. Normalmente, suele tenerlos cerrados, pero si una presa se acerca demasiado y roza unas cerdas que hay pegadas en las trampas, éstas se abren, absorben el agua y atrapan al animal. Justo después, las trampas se cierran automáticamente.

Combinación de trampas

Drosera glanduligera

Drosera glanduligera

Hay una especie de planta carnívora, la Drosera glanduligera, que posee unas trampas con características de las que tienen forma de boca, y de las que tienen pelos pegajosos.

¿Cómo se cuidan?

Nepenthes ''Bloody Mary''

Nepenthes ”Bloody Mary”

Al tener características muy diferentes al del resto de plantas, sus cuidados son especiales. Por ello, si te animas a tener algunas, a continuación te ofrecemos una guía general de los cuidados que debemos de proporcionarles:

  • Ubicación: la mayoría de las especies crecen mejor en semisombra, pero si quieres tener una Sarracenia te recomiendo que las cultives a pleno sol para que sus trampas adquieran esos preciosos colores.
  • Sustrato: ha de tener un pH bajo (entre 4 y 6) y facilitar el drenaje del agua. Puedes usar turba rubia mezclada con perlita a partes iguales, o fibra de coco.
  • Riego: frecuente, especialmente en verano. Debes usar agua destilada o de lluvia y regar con ella cada vez que el sustrato se vaya secando. Por lo general, hay que regar cada 2 días en verano y cada 3-4 días el resto del año.
  • Trasplante: dependiendo de la especie, puede ser necesario trasplantar cada año, como en el caso de las Sarracenia por ejemplo. El mejor momento para hacerlo es en primavera, cuando las temperaturas se mantengan por encima de los 15ºC.
  • Poda: para evitar problemas, es conveniente ir quitándoles las hojas secas así como los tallos florales marchitos.
  • Rusticidad: depende de la especie. La mayoría de las plantas carnívoras no soportan las heladas; en cambio las Sarracenia, Los Drosophyllum, las Darlingtonia, las Heliamphora, los Cephalotus y las Dionaea se pueden cultivar (y de hecho, se deben para que puedan hibernar) en el exterior en climas con temperaturas de hasta -3ºC.

Que disfrutes de tus carnívoras 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *