Qué son las semillas

Las semillas son vitales para la propagación de muchas plantas

En algún momento de nuestra vida, habremos visto o incluso probado alguna semilla vegetal, como las pipas, las nueces, las semillas de chía, etc. La mayoría de las personas saben que de ellas pueden brotar plantas, ¿pero sabrían explicar exactamente qué son las semillas?

Para aclarar cualquier duda respecto a las semillas, vamos a explicar qué son, cuál es su importancia, qué partes las componen y cómo se pueden hacer germinar. Si os interesa el tema, os recomiendo que sigáis leyendo.

¿Qué es la semilla y cuál es su importancia?

Las semillas forman parte del fruto y dan origen a una planta completamente nueva

Para entender la importancia de esta parte de la planta, primero vamos a explicar qué son las semillas, también conocidas como pepas, pipas, simientes o papás. Estos cuerpos forman parte del fruto y dan origen a una planta completamente nueva. Gracias a las semillas, las plantas espermatofitas son capaces de propagarse. Un pequeño dato curioso: La semilla más antigua que se conoce hasta la fecha es de un fósil denominado Runcaria y fue encontrado en Bélgica.

¿Pero cómo llegan a producirse las semillas? Es muy sencillo: Cuando un óvulo de una gimnosperma o de una angiosperma madura, se produce la semilla. Esta contiene un embrión con la capacidad de desarrollarse hasta convertirse en una planta nueva, siempre y cuando las condiciones sean las apropiadas. Hay que destacar que las semillas contienen una fuente de alimento almacenado y que están envueltas en un tipo de cubierta protectora.

Como ya hemos mencionado anteriormente, las semillas son la única manera que tienen las plantas espermatofitas de reproducirse. Sin ellas, un importante número de vegetales no existirían. Por lo tanto podemos decir que la importancia de las semillas es vital.

Partes de la semilla

Al inicio, el alimento almacenado es básicamente un tipo de tejido fino que recibe el nombre endospermo. Este es provisto por la planta progenitora y suele ser rico en proteínas y almidón o aceite. En algunas especies vegetales, el embrión se aloja en el endospermo. Este será utilizado por la semilla para llevar a cabo la germinación. En cambio, en otras especies el endospermo acaba siendo absorbido por el embrión mientras va creciendo en el interior de la semilla.

Respecto a la envoltura de la semilla, esta se desarrolla a partir de varias cuberitas que rodean al óvulo, denominadas tegumentos. En algunas plantas, esta envoltura puede convertirse en una fina cubierta una vez que haya madurado, como por ejemplo los cacahuetes, o en una cáscara más sustancial.

En el caso de las angiospermas, las semillas se encuentran dentro de unas estructuras que pueden ser secas o carnosas, en algunos casos pueden ser incluso capas de ambas. A estas estructuras se las conoce como frutos. En la lengua española se denomina como fruta al alimento que son los frutos dulces y carnosos. Por el contrario, las semillas pertenecientes a las gimnospermas empiezan a desarrollarse «desnudas» sobre las brácteas de los conos, como es el caso en la mayoría de las flores. Durante el desarrollo de las mismas, se ven acompañadas por escamas que las protegen y que ayudan a dispersarlas.

Ventajas

A diferencia de los animales, humanos incluidos, las plantas tienen más limitaciones a la hora de buscar unas condiciones favorables para su crecimiento y para su vida en general. Como consecuencia, su evolución ha sido muy diversa en cuanto a la propagación. El método de las semillas se una forma muy eficaz para aumentar su población y presenta una serie de ventajas que comentaremos a continuación.

Artículo relacionado:
¿Cuáles son las ventajas de las plantas con semillas?

Para que una semilla pueda prosperar, tiene que llegar a un lugar adecuado en el momento óptimo para la germinación. Las propiedades que fomentan la producción de las semillas que acabarán siendo la próxima generación probablemente guarden más relación con los frutos que con las semillas en sí. Esto se debe a que la función principal de la semilla es la de mecanismo retardante. ¿Esto qué significa? Pues que es capaz de suspender el crecimiento cuando nota que las condiciones no son favorables. Además, da el tiempo necesario para que pueda dispersarse. Estas son las grandes ventajas que ofrecen las semillas.

Según la especie de planta, consigue su objetivo de propagación de una manera diferente. Pueden utilizar como estrategia la producción de una cantidad muy elevada de semillas o bien pueden envolver las semillas en unas capas muy duras que se van ablandando con el frío invernal y las lluvias, hasta que empiezan a germinar.

¿Cómo hacer germinar las semillas?

Existen diferentes tipos de germinación de las semillas

Ahora que ya sabemos qué son las semillas, vamos a hablar sobre su germinación. ¿Pero esto qué es exactamente? Se trata del proceso mediante el cual un embrión empieza a desarrollarse hasta convertirse en una nueva planta. Básicamente es un proceso gradual que se lleva a cabo una vez que el embrión comienza a hincharse hasta romper la cubierta de la semilla. Para ello, todas las plantas requieren una serie de elementos básicos para que puedan desarrollarse y sacar suficiente energía. Estos elementos básicos requeridos dependen siempre de la especie vegetal y son los siguientes:

  • Agua
  • Dióxido de carbono
  • Temperatura
  • Sales minerales
Artículo relacionado:
Cómo germinar semillas: 3 métodos para hacerlo fácil y rápido

Existen dos tipos de germinación: La germinación hipógea y la germinación epígea. Vamos a comentar las dos.

Germinación hipógea

Los cotiledones o primeras hojas de la semilla permanecen enterrados en las plántulas hipogeas. La única parte que atraviesa el suelo es la plúmula. En esta germinación, el hipocótilo es muy corto, por no decir que es inexistente. Consecutivamente, el epicótilo se alarga y aparecen las primeras hojas de verdad. En este caso, estas primeras hojas son también los primeros órganos fotosintetizadores del vegetal. Las semillas que llevan a cabo este tipo de germinación son, por ejemplo, los cereales, las habas, los guisantes y los robles, entre otras.

Germinación epígea

En el caso de las plántulas epígeas, el hipocótilo tiene un crecimiento importante, provocando que los cotiledones emerjan del suelo. Después se pueden llegar a diferenciar cloroplastos entre los cotiledones, que acaban transformándolos en órganos fotosintéticos. Para finalizar, el epicótilo empieza a desarrollarse. Este tipo de germinación se presenta en las semillas de, por ejemplo, cebollas, judías, lechuga y mostaza blanca, entre otras.

Espero que este artículo haya aclarado todas vuestras dudas acerca de qué son las semillas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.