¿Qué son los estambres de una flor y qué función tienen?

Los estambres de una flor son los órganos masculinos

Si habéis prestado atención en clase de biología, seguramente hayáis escuchado hablar de las diferentes partes de las plantas. Está bien claro que el mundo vegetal es inmenso. Existen muchísimos tipos de plantas diferentes, cada una con sus características. Pues algunas de ellas poseen órganos reproductores. Aunque no utilicen el mismo método para reproducirse que nosotros, la base es la misma: Generan semillas con toda la información genética que acabarán dando lugar a un nuevo ser vivo. En este proceso cumplen una función fundamental los estambres de una flor.

¿Qué son? ¿Qué hacen? Aunque muchos habrán oído hablar de este término botánico, no todo el mundo sabrá contestar a estas preguntas. Por ello vamos a dedicar este artículo a explicar qué son los estambres de una flor, cómo se clasifican y cuáles son sus funciones. En resumen: Todo lo que hay que saber. En el caso de que os interese el tema y seáis unos amantes de la botánica, os recomiendo que sigáis leyendo, pues realmente se trata de un concepto básico en el mundo de los vegetales.

¿Qué son los estambres y el pistilo?

Los estambres de una flor contienen los sacos polínicos

Como algunos ya sabréis, en algunas especies vegetales existen flores masculinas y otras femeninas. Estas últimas poseen un órgano de reproducción propio, denominado pistilo. Generalmente tiene una forma similar a una bellota y suele encontrarse en el centro de la flor. En el caso de los flores hermafroditas, es decir, aquellas que poseen tanto órganos masculinos como femeninos, suele estar rodeado por los estambres.

¿Pero qué son los estambres de una flor? Pues bien, si el pistilo es el órgano femenino, los estambres son los órganos masculinos. Estos son los portadores de los denominados sacos polínicos. En ellos se crean los granos de polen, imprescindibles para la reproducción y polinización de este tipo de plantas. Todos los estambres de una flor forman un conjunto llamado androceo. Cabe decir que tanto las angiospermas como las gimnospermas poseen estambres, pero su morfología es bastante peculiar en ambos grupos. Sin embargo, a nosotros nos interesan los estambres de las flores, es decir, de las angiospermas.

Artículo relacionado:
Angiospermas y gimnospermas

En este tipo de plantas, los estambre poseen una antera, en la cual se crean los granos de polen. Por lo tanto, se trata de la parte fértil del órgano masculino de la flor. Esta antera suele estar  compuesta por un total de dos tecas, que son básicamente los sacos polínicos. Cada una de las tecas contiene dos microsporangios, que se unen formando un único lóculo cuando la teca ha alcanzado la madurez.

Hay que destacar que también existen estambres estériles. Estos reciben el nombre de estaminodios y aparecen sólo en algunas flores. Por lo general, suelen estar bien disimulados y parecerse mucho a los estambres normales. Tienen diferentes funciones que suelen guardar relación con la función llamativa de los pétalos o con la producción del néctar. También pueden representar simplemente una característica distintiva entre especies, como es el caso en el género Pahiopedilum (orquídeas), por ejemplo. Además, en algunas ocasiones pueden tener una estructura similar a una antera no funcional. En estos casos se les llama anterodios.

¿Cómo se clasifican los estambres?

Una vez tengamos claro qué son estos órganos de las flores, hay que destacar que existen diferentes grupos de los mismo. Los estambres de una flor se pueden clasificar en dos grandes grupos: Connatos y adnatos. Los primeros se caracterizan por estas unidos o fusionados en una misma espiral. Dentro de este grupo, existen los siguientes tipos:

  • Diadelfos: Están fusionados de forma parcial en dos estructuras masculinas.
  • Monadelfos: Están fusionados en una sola estructura compuesta.
  • Poliadelfos: Están fusionados en mínimo tres estructuras masculinas.
  • Sinantéreos: Únicamente las anteras, como Asteraceae, se consideran connatas.

Por otro lado tenemos el grupo de los adnatos. En este caso, los estambres están unidos o fusionados en varias espirales, no sólo en una. También aquí existen diferentes tipos:

  • Didínamos: Surgen en un total de dos pares y son de largura diferente.
  • Epipétalos: Surgen del verticilo interno perteneciente a flor, también llamado corola, que está compuesto por los pétalos.
  • Exertos: Exceden la corola.
  • Insertos o inclusos: No llegan a exceder la corola.
  • Protuberantes: Se alargan más que la corola.
  • Tetradínamos: Surgen en un grupo formado por seis filamentos, de los cuales dos son más cortos que los demás.

Función de los estambres de una flor

Los estambres de una flor producen y almacenan el polen

Ahora que ya sabemos qué son los estambres de una flor y cómo se clasifican, toca comentar su función. Pues bien, como ya hemos mencionado anteriormente, se trata de los órganos masculinos de las plantas con flores. Por lo tanto no es de extrañar que su función sea la de reproducir el vegetal.

Los estambres son los encargados de producir y almacenar el polen, el cual contiene toda la información genética del vegetal en cuestión. A parte de su producción y almacenamiento, estos órganos también ayudan a transportarlo hasta el ovario perteneciente a una flor femenina. Así garantizan que se cree una semilla, imprescindible para poder llevar a cabo su reproducción.

Artículo relacionado:
¿En que consiste la polinización?

Otra de las funciones principales de los estambres de una flor es la de atraer a los vectores u organismos polinizadores. Es por este motivo que suelen ser, al igual que los pétalos, bastante llamativos. No obstante, para el ojo humano no siempre resultan tan vistosos. Existen algunas flores en las que los estambres son algo difíciles de identificar, al menos para nosotros. Pero los insectos o las aves pueden llegar a detectarlos sin ningún problema.

Con el fin de aumentar su capacidad de llamar la atención de los polinizadores, algunos estambres incluso producen néctar. ¿Pero qué es esto exactamente? Se trata de una solución líquida que contiene un alto nivel de aminoácidos, azúcares e iones minerales, entre otras sustancias. Esta mezcla rica en nutrientes atrae a muchos animales, aumentando así considerablemente las probabilidades de éxito de la reproducción de esta planta, gracias al método de la polinización.

En conclusión podemos decir que los estambres son unos órganos vitales para las plantas con flores. Sin ellos no sería posible llevar a cabo una reproducción natural, sin intervención humana. Así que ya sabéis: ¡A cuidarlos!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.