Real Jardín Botánico de Madrid

Vista de la entrada al Real Jardín Botánico de Madrid

Imagen – Wikimedia/losmininos

Si eres aficionado o aficionada a la jardinería y/o a la botánica en general, te recomiendo que vayas a visitar algún jardín botánico… ¡Disfrutarás como un/a chiquillo/a! Si eres de España o tienes pensado venir, debes saber que uno de los más importantes es el Real Jardín Botánico de Madrid.

¿Por qué?, te preguntarás. Hay muchos otros, pero lo cierto es que pocos tienen tanta historia detrás. Mientras vas pensando si ir o no, te invito a acompañarme a conocerlo en este artículo 🙂 .

¿Qué es el Real Jardín Botánico de Madrid?

Vista de una zona del Real Jardín Botánico de Madrid

Imagen – Wikimedia/Diego Delso

Aunque su propio nombre lo indica, también se podría decir que es un centro de investigación científica, en concreto botánica. En la actualidad es del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Lo fundó el rey Fernando VI el 17 de octubre de 1755 en el Soto de Migas Calientes, cerca del río Manzanares, pero al rey Carlos III ordenó trasladarlo, en 1781, al Paseo del Prado, que es donde se encuentra en la actualidad.

¿Cuál es su historia?

La historia del Real Jardín Botánico de Madrid empieza en 1755, cuando el rey Fernando VI lo fundara a orillas del río Manzanares. Por aquella época contaba con más de 2000 plantas, las cuales fueron recogidas por un botánico y cirujano llamado José Quer de sus viajes tanto por la península como por Europa.

Como cada vez había más plantas y el espacio era limitado, Carlos III ordenó trasladarlo en el Paseo del Prado. Y no estuvo solo. El científico Casimiro Gómez Ortega fue uno de los que participaron en el proyecto de construcción, y su primer ministro, el Conde de Floridablanca, imaginamos que también de ayudar pues tras las obras no solo el Salón del Prado quedaría embellecido, sino que también (y sobretodo) porque la zona serviría como un ‘regalo’ por así decirlo para la Ciencia y para el Arte, y para todos los que tenían un trabajo relacionado con ellos.

Entre los años 1774 y 1781, que fue este último el año en el que se inauguró, se hizo un primer proyecto, distribuyendo el Jardín en tres niveles y la parte del cerramiento, en la que destaca la Puerta Real. Unos años más tarde, entre 1785 y 1789, Juan de Villanueva, llevó a cabo un segundo proyecto que ocupaba diez hectáreas distribuidas en tres niveles adaptados a las características del terreno.

Las dos terrazas inferiores, llamadas de los Cuadros y de las Escuelas Botánicas, permanecen hoy tal y como se construyeron, pero la superior, la Terraza del Plano de la Flor, se remodeló en el siglo XIX dotándola de más belleza vegetal.

Como todo real jardín botánico que se precie, ya por aquella época contaba con dibujos e ilustraciones de plantas, semillas, frutos, plantas vivas, biblioteca, colecciones científicas, etcétera. Todo el lugar estaba protegido por una, dicen, elegante valle de hierro.

Actualidad

Aunque ha pasado por mucho (perdió dos hectáreas en 1882 pues las necesitaban para construir el Ministerio de Agricultura, sufrió un ciclón en 1886 que derribó 564 árboles de gran valor, y en 1893 perdió un extremo más superficie pues se utilizó para abrir la calle de los libreros, ahora llamda popularmente como cuesta de Claudio Moyano), lo cierto es que puede presumir de ser uno de los más importantes de Europa.

En el 1939 pasó a depender del CSIC, y en 1947 fue declarado Monumento Nacional. En 1974 se cerró temporalmente pues era momento de recuperar su estilo original, que fue dada por los arquitectos Antonio Fernánmdez Alba y Guillermo Sánchez Gil; Leandro Silva Delgado, fue el paisajista encargado de embellecer los jardines.

Así pues, en la actualidad contiene unas 5 mil especies de plantas de todo el mundo.

¿Qué podemos encontrar en cada una de las terrazas?

Vista de un área del jardín

Imagen – Flickr/Jose Javier Martin Espartosa

Terraza de los Cuadros

Aquí disfrutarás de las colecciones de plantas de jardín, medicinales, aromáticas, rosales antiguos, hortícolas rodeadas con setos de boj. Al final del paseo central tienen una rocalla.

Terraza de las Escuelas Botánicas

Se encuentra la colección taxonómicas de algunas plantas, ordenadas por familias. Están situadas alrededor de doce fuentes que te permiten hacer un recorrido por el mundo vegetal conociendo desde las especies más primitivas hasta las más ‘modernas’.

Terraza del Plano de la Flor

Hay una gran variedad de árboles y arbustos que parecen no seguir un orden. En el flanco norte cuentan con una estructura que hace de invernadero llamado invernadero Graells, que es donde viven plantas tropicales y acuáticas, y junto a él, otro más grande y moderno que se usa como exhibición. Este último está dividido en tres ambientes distintos (tropical, templado y desértico), cada uno con unas plantas determinadas.

Terraza de los Laureles

Se añadió como ampliación en el 2005, y se destina a albergar colecciones especiales, como la de bonsáis que fue donada por el expresidente Felipe González.

Más sobre el Real Jardín Botánico de Madrid

Además de las fantásticas terrazas temáticas, también cuentan con varias colecciones científicas. Una de ellas es el herbario, que reúne cerca de un millón de pliegos; otra es la biblioteca y el archivo, que consta de unos 30 mil libros de botánica, 2075 títulos de publicaciones periódicas, 3000 títulos en microfichas, 2500 mapas y 26 mil folletos o tiradas; y el banco de germoplasma, que es donde conservan las semillas que recogen ellos mismos y que intercambian con otras instituciones del mundo.

Algunas de las publicaciones científicas más conocidas son:

  • Anales del Jardín Botánico de Madrid: que es una revista que publica artículos sobre botánica, así como campos relacionados como bioinformática, ecofisiología, etc.
  • Flora Ibérica: es una publicación que habla sobre las plantas vasculares que son naturales de la Península Ibérica y de las Islas Baleares.

Horario del Real Jardín Botánico de Madrid y precio de la entrada

Vista del Real Jardín Botánico de Madrid

Imagen – Flickr/Jose Javier Martin Espartosa

Si quieres ir a verlo, has de dirigirte a la Plaza de Murillo número 2, en Madrid. Puedes llegar con el metro de la Estación del Arte. El horario es el siguiente:

  • De noviembre a febrero: de 10 a 18h de lunes a domingo.
  • De marzo y octubre: de 10 a 10 a 19h de lunes a domingo.
  • Abril y septiembre: de 10 a 20h de lunes a domingo.
  • De mayo a agosto: de 10 a 21h de lunes a domingo.

En cuanto a los precios, son los siguientes:

  • Adultos: 6 euros
  • Estudiantes y adultos de familias numerosas: 4 euros
  • Mayores de 65 años: 2,50 euros.
  • Menores de 18 años: gratis.

Para acudir a algunos de los talleres que hacen, hay que consultar tanto el horario como el precio.

¡Que lo disfrutes!

¿Sabes cómo regar las plantas durante el verano?
Apunta nuestros consejos y trucos para poder disfrutar de una estación llena de vida y color
Riego de las plantas durante el verano

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.