¿Cuándo regar las plantas que están al sol?

Las plantas que están al sol se riegan por la tarde

Imagen – Flickr/PINKE

Las plantas que están al sol se han de regar con más frecuencia que las que están en sombra, y más si están en macetas. Especialmente en verano, los rayos del astro rey nos llegan de forma más directa, por lo que la tierra se seca más y más rápido. En casos extremos, el sustrato de las macetas se compacta hasta convertirse en una especie de bloque de tierra y su superficie puede llegar a agrietarse, que es justo lo que le sucede a los suelos de las regiones áridas o semi-áridas.

Si bien hay algunas plantas que pueden soportarlo, es mucho mejor no llevarlas hasta ese extremo, pues las raíces más finas, que son las que se encargan de ir en busca de agua, lo pasan bastante mal y, de hecho, son las primeras en morir cuando pasan sed durante muchos días seguidos. Por este motivo, queremos explicarte cuándo regar las plantas que están al sol.

¿Cuándo se debe regar las plantas que están al sol?

Las plantas al sol se riegan frecuentemente

Con el fin de que las plantas pueden aprovechar mejor el agua, tenemos que averiguar cuándo tenemos que regarlas. Y digo tenemos que porque dependiendo del clima y de la estación del año puede que sea más aconsejable regar por la mañana o bien por la tarde.

Así, personalmente y en base a mi experiencia aconsejo lo siguiente:

  • Primavera: al mediodía o por la tarde.
  • Verano: por la tarde. Si el clima es especialmente caluroso, incluso sería preferible hacerlo por la noche.
  • Otoño: por la tarde. Si empieza a refrescar, se podría regar al mediodía.
  • Invierno: al mediodía o por la tarde. Si son plantas delicadas y/o el día va a estar nublado, se podría hacer por la mañana.

En climas tropicales cálidos en los que las temperaturas se mantienen estables a lo largo de todo el año, lo ideal sería regar por la tarde.

Con respecto a la frecuencia de riego, también va a depender del clima, así como de la ubicación. Las plantas que están en el sol durante el verano se regarán un promedio de dos o tres veces por semana; en cambio, durante el resto de estaciones tendremos que regar menos ya que la tierra permanece húmeda más tiempo.

Artículo relacionado:
Cuál es la mejor hora para regar las plantas

¿Cómo regar las plantas de exterior?

Las plantas que están al sol necesitan un poco más de atención que las que están en interior. De hecho, el riego es una de las cosas más importantes que tenemos que hacer pero también una de las que más problemas pueden causarles a los cultivos de exterior. Por consiguiente, y si tenemos en cuenta que están al sol, lo que haremos será regar echando el agua a la tierra, cada vez que sea necesario.

Aunque en realidad esto se debe hacer siempre, independientemente de si están dentro de casa, en sombra o en una exposición soleada, es muy, muy importante que tengamos en cuenta que si regar por arriba solo puede causarle daños a las plantas.

¿Qué pasa si riegas las plantas cuando están en el sol?

Por un lado, si en ese momento les da el sol directo, o si están en sombra pero algún rayo solar consigue llegar hasta las hojas, estas se quemarán pues se producirá el efecto lupa; por otro, si regamos con frecuencia por arriba, veremos que las hojas que están siempre en contacto con el agua se volverán marrones. Esto se ve claramente cuando se riega por arriba plantas como la lavanda o el romero: con el tiempo se ve que las hojas de un solo lado tienen mal aspecto.

Además, la tierra se seca con rapidez, por lo que las raíces disponen de menos tiempo para aprovecharla, lo cual es un problema también para nosotros pues estaremos perdiendo agua.

¿Cómo se deben regar las plantas en macetas al sol?

Las sarracenia se riegan casi a diario en verano

Siempre mojando la tierra. En algunos casos en los que sean plantas que necesiten riegos frecuentes, como las Sarracenia o las acuáticas, se les puede poner un plato debajo de las macetas e ir llenándoselo a medida que las raíces vayan absorbiendo el agua. De esta forma, se mantendrán correctamente hidratadas, y sus hojas estarán intactas.

Pero además de eso, tenemos que echar la cantidad de agua que sea la adecuada para la planta en cuestión, teniendo en cuenta también el tamaño de la maceta. Por consiguiente, tenemos que echar hasta que toda la tierra quede empapada. Esto se consigue echando agua hasta que veamos que sobresale por los agujeros de la maceta, pero si dicha tierra está muy seca no podrá absorberla. ¿Cómo saberlo?

Es muy sencillo: cuando se vuelve incapaz de absorber el preciado líquido, se compacta, y cuando echamos agua esta se dirige rápidamente hacia el hueco que queda entere la tierra y la maceta, para después salir por los agujeros de desagüe. Para corregirlo, bastará con meter la maceta en un recipiente al que le habremos echado abundante agua, pero sin llegar a tenerla sumergida. La dejaremos así alrededor de media hora, y después la sacaremos.

El riego de las plantas es a veces complicado, pero esperamos haberte resuelto algunas dudas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.