Retama amarilla (Retama sphaerocarpa)

Imagen – Flickr/jacinta lluch valero

La Retama sphaerocarpa es fácil de distinguir por sus hojas lineares y, sobretodo, por la cantidad de flores amarillas que produce. Produce tantas, que te puede dar la impresión de que es una planta que solo tiene tronco y un montón de pétalos, los cuales son muy atractivos para los insectos tan beneficiosos como las abejas.

A todo ello hay que añadir que resiste muy bien la sequía, pero también la calor extrema y las heladas.

Origen y características

Imagen – Wikimedia/Drow_male

Se trata de un arbusto que alcanza una altura máxima de 3 metros, rara vez 4, nativo del suroeste de África y de buena parte de la Península Ibérica, incluyendo Portugal. Popularmente se le conoce como retama amarilla, escoba florida, retama común, retama de bolas, retamón, escoba alta o giniestra.

Crece a altitudes comprendidas entre los 0 y los 400 msnm, y se caracteriza por ser una planta que puede tener o no hojas, y en caso de tenerlas, veremos que son lineares, con forma lanceolada, y de color verdoso-azulado.

Las flores son papaleonáceas, compuestas por un cáliz de 2 a 3,5mm, bilabiado, siendo el labio superior bífido, y el inferior dividido en 3 partes. El fruto es una legumbre ovoidea, de color marronáceo. Florece en primavera-verano, y fructifica hacia finales del verano/comienzos de otoño dependiendo de la benevolencia del clima.

¿Cuáles son los cuidados de la Retama sphaerocarpa?

Imagen – Wikimedia/Drow_male

¿Te gustaría tener un ejemplar? De ser así, te recomendamos cuidarlo del siguiente modo:

Ubicación

La retama amarilla es un arbusto que tiene que estar en el exterior, en una zona donde le dé el sol de manera directa a ser posible durante todo el día.

Aunque es una planta relativamente pequeña, es muy importante que tengas en cuenta que sus raíces, si bien no son invasivas, pueden extenderse varios metros. Por lo tanto, si la vas a tener en el suelo, plántala a una distancia de unos 5 metros como mínimo de otras especies que sean altas.

Tierra

Depende:

  • Jardín: prefiere suelos silíceos o calizos, con buen drenaje.
  • Maceta: puedes usar sustratos con un pH de 6.5 a 7.5, como el universal (en venta aquí).

Riego

Como decíamos, es una planta muy resistente a la sequía. Pero eso no significa que no haya que regarla nunca 🙂 . Durante la temporada más cálida y seca del año agradecerá uno o dos riegos por semana, mientras que el resto de estaciones con uno a la semana o incluso cada diez días en invierno en el caso de que llueva con regularidad podría tener suficiente.

En el caso de que la tengas en el suelo, y llueva un mínimo de 400mm al año, a partir de la segunda primavera que esté en tu jardín podrás ir espaciando los riegos poco a poco y de forma gradual, hasta que llegue un momento en el que no será necesario regarla.

Abonado

En primavera y verano es aconsejable abonar, ya que de esta manera tendrá un buen crecimiento y un mejor desarrollo. ¿Qué abonos usar? Bueno, hay de muchos tipos, pero lo ideal es usar aquellos que sean beneficiosos tanto para la planta que vas a abonar como para el suelo; o dicho de otra manera, que sean ecológicos, naturales.

Estos pueden presentarse en gránulos, en polvo o líquidos. Para la planta que esté en el suelo, se pueden usar los tres, pero si está en maceta por experiencia es muy aconsejable usar solo los líquidos, ya que así el drenaje del sustrato no se verá modificado.

Te recomendamos:¿Qué tipos de abonos orgánicos hay?

Multiplicación

La Retama sphaerocarpa se multiplica por semillas, siguiendo este paso a paso:

  1. Primero, se introducen en un vaso con agua y se dejan durante 24h.
  2. Al día siguiente, se descartan las que se queden flotando, pues es casi seguro que no germinarán (aunque puedes sembrarlas en un semillero aparte, por si acaso).
  3. Después, se rellena una bandeja de semillero (en venta aquí) con sustrato de cultivo universal.
  4. A continuación, se siembran un máximo de dos semillas en cada alvéolo.
  5. Luego, se cubren con una fina capa de sustrato.
  6. Por último, se riega a consciencia y se coloca el semillero en el exterior, a pleno sol.

Las semillas germinarán en una semana o dos, manteniendo el sustrato siempre húmedo.

Plagas y enfermedades

No tiene. Si se riega en exceso los hongos sí que pudrirían sus raíces, pero es difícil que eso pase regándola una vez a la semana o eso 🙂 .

Época de plantación o trasplante

Si quieres tener una Retama sphaerocarpa en tu jardín, debes plantarla a finales de invierno o, si el clima es suave y/o con heladas débiles, en otoño.

Por otra parte, si la tienes en maceta, pásala a otra mayor cada dos años.

Te recomendamos:Trasplantar plantas

Poda

Realmente no la necesita, pero es aconsejable quitarla las ramas secas, enfermas, rotas o débiles a finales de invierno.

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -7ºC.

¿Para qué sirve?

Imagen – Wikimedia/ Drow_male

Ornamental

Es un arbusto de gran belleza, ideal para tener como ejemplar aislado, en grupos o alineaciones. ¡Incluso se puede cultivar en maceta! Sin duda, es una especie de lo más interesante.

Medicinal

Se usa para tratar las enfermedades respiratorias, así como la fiebre.

Otros usos

De manera tradicional en Galicia (España) se ha empleado para hacer con ellas escobas para barrer.

¿Qué te ha parecido la Retama sphaerocarpa?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar