Rhipsalis baccifera

El Rhipsalis baccifera es un cactus

Imagen – Wikimedia/Salicyna

Los cactus colgantes son una maravilla. Se pueden tener como planta de mesa alta y estrecha, o en un balcón. Pero lo cierto es que, aunque todas las especies son preciosas, la Rhipsalis baccifera es una de las más populares.

Con sus delgados y largos tallos, es una planta con la que todos, principiantes y expertos cuidadores de suculentas, disfrutarán. Anímate a descubrirla.

Origen y características

El Rhipsalis baccifera es un cactus que florece

Imagen – Wikimedia/Salicyna

La Rhipsalis baccifera es un cactus originario de América Central y del Sur, del continente africano y de Sri Lanka. Desarrolla tallos colgantes de hasta 1 metro de largo por menos de 1 centímetro de grosor, de color verde. Presenta areolas muy pequeñas, apenas parecen puntos, de color blanco a lo largo de su superficie. Las flores, que brotan en primavera, son muy curiosas: parecen bolitas de 1 centímetro de color blanco.

Su ritmo de crecimiento es bastante rápido, y además tiene la peculiaridad de que se propaga muy fácilmente mediante esquejes. Así que si andas buscando un cactus colgante con el que puedas decorar tu hogar o jardín, hazte con un ejemplar. A continuación te explicamos cómo se cuida.

¿Cuáles son los cuidados?

Una vez te hagas con una Rhipsalis baccifera, deberás de proporcionarle una serie de cuidados para que pueda estar bien. Para ello, es importante saber que, debido a su origen, es un cactus que en climas templados no se puede tener en el exterior durante el invierno; aunque esto no es problema: si se dispone de un patio interior con mucha luz, o si se compran lámparas para plantas, crecerá bien.

Pero vamos a ver en detalle todo lo que hay que hacer para mantenerlo con salud:

Ubicación

  • Exterior: siempre que exista la posibilidad, lo mejor para él será estar al aire libre. De este modo, podrá sentir el calor del sol, y eso le hará bien, ya que estimulará su crecimiento. Pero eso sí, no ha de quedar expuesto de manera directa a los rayos solares, si no que ha de estar en semisombra. Y es que de lo contrario, sus tallos se quemarían.
  • Interior: puede estar dentro de la vivienda, pero en una habitación muy luminosa. Si no hay, entonces habrá que adquirir alguna lámpara para plantas. Además, es necesario que esté lejos de las corrientes de aire, independientemente de dónde provengan (aire acondicionado, ventilador, puestas y/o ventanas, etc.), pues resecan mucho el ambiente y hacen que los tallos se deshidraten con rapidez.

Tierra

  • Maceta: puedes usar sustrato de cultivo universal (en venta aquí) mezclado con perlita a partes iguales. La maceta ha de tener agujeros en su base, y también recomendamos que sea de barro. Este es un material que, al ser rugoso, permite al cactus enraizar sin ninguna dificultad. Aunque, por supuesto, también se puede optar por plantarlo en una de plástico.
  • Jardín: en caso de cultivarlo en el jardín, la tierra tiene que ser arenosa y con un buen drenaje. Si la que hay es pesada y compacta, habrá que hacer un agujero de unos 50 x 50 centímetros y llenarlo con una mezcla de turba y perlita (en venta aquí), o si se quiere solo pómice.

Riego

Los Rhipalis baccifera se venden en viveros

El riego será moderado. El Rhipsalis baccifera es un cactus que necesita algo más de agua que un cactus común, como lo es el Echinocactus grusonii por ejemplo. Por este motivo, es preferible regarlo unas 2 veces por semana en verano y algo menos el resto del año, antes que dejarlo sin agua durante semanas.

Pero eso sí, si en nuestra zona llueve con frecuencia, o si el día que toca regar hay previsión de lluvias, tendremos que ajustar esta frecuencia de riegos teniendo en cuenta el clima que hay en la zona.

Abonado

Desde primavera hasta finales del verano se debe abonar con un fertilizante líquido para cactus (en venta aquí), siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. Y es que no solo es importante darle agua, si no también abonarlo, pues esa es la única forma de conseguir que esté realmente bien, y de que pueda florecer.

Pero, también hay que procurar no echar más cantidad de fertilizante del indicado, puesto que de lo contrario podríamos incluso perder el cactus como consecuencia de los daños que tendrían las raíces.

Trasplante

Al crecer rápido, si se tiene en maceta hay que plantarlo en otra más grande más o menos cada 2-3 años, en primavera. Sabremos seguro que ha llegado el momento si a simple vista vemos que ha ocupado todo el recipiente, y si al intentar sacarlo con cuidado el pan de tierra no se desmorona.

Cuando toque trasplantarlo, lo haremos del siguiente modo:

  1. En primer lugar, escogeremos una maceta con agujeros en su base que mida unos 7 centímetros más de ancho y alto que la anterior.
  2. Luego, la llenamos con sustrato hasta un poco menos de la mitad.
  3. Después, extraemos al Rhipsalis baccifera de la vieja maceta, y lo plantamos en la nueva. Ha de quedar más o menos centrado. Y si vemos que queda muy alto o bajo, tendremos que sacarlo y quitar o echar más tierra, según sea el caso.
  4. Por último, terminamos de rellenar y regamos.

En caso de querer plantarlo en el jardín, también se hará en primavera.

Multiplicación

Se multiplica por esquejes de tallo en primavera-verano. Estos tienen que medir unos 20 a 30 centímetros, y se han de plantar en macetas con fibra de coco (en venta aquí) o vermiculita (en venta aquí), colocadas en semisombra. Para lograr que enraícen es aconsejable impregnar su base con enraizantes caseros.

De este modo, al cabo de unas dos semanas comenzará a producir sus propias raíces.

Plagas y enfermedades

Ninguna, a excepción de caracoles y babosas. Estos moluscos pueden devorar los tallos del cactus, de manera que se han de mantener alejados con repelentes.

Artículo relacionado:
Cómo eliminar los caracoles del jardín o huerto

Rusticidad

No resiste las heladas. La temperatura mínima debe ser de 0 grados o superior.

El Rhipsalis baccifera es un cactus colgante

Imagen – Wikimedia/James Steakley

¡Que la disfrutes!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   correo dijo

    Lástima que no se mencioné nada del fruto. «Baccifera» es término relacionado con vago o bago, que es uva. Significa «que produce uvas».