Rhipsalis cruciformis

cactus tropical en maceta colgante

Hoy vamos a hablar de una planta epífita que pertenece a la familia Cactaceae y que no tienen para nada forma de cactus. Se trata de Rhipsalis cruciformis. Se trata de cactus que han ido invadiendo todos los espacios forestales de los climas cálidos y húmedos y se ha desarrollado lejos de los ambientes más áridos o semidesérticos. Todos los cactus que pertenecen al género Rhipsalisse están adaptados totalmente a los ambientes más húmedos y forestales donde la suculencia les ha permitido competir con otras plantas herbáceas.

Por ello, en este artículo vamos a contarte todas las características, cultivo y cuidados del Rhipsalis cruciformis.

Características principales

rhipsalis cruciformis en maceta

Muchos de los ejemplares que pertenecen a este género se pueden encontrar colgando en las grietas de la corteza de los árboles o en acantilados rocosos. Debido a su adaptación hacia los lugares más húmedos, puede llegar a competir con otras plantas herbáceas que crecen más rápido y se elevan en frondas más secas y brillantes. Hay que tener en cuenta que la idea general que tenemos sobre los cactus es que son plantas que son capaces de almacenar agua y sobrevivir en lugares áridos o desérticos. En estos casos vemos que son plantas que resisten muy bien la sequía y no tolera muchos los niveles altos de humedad.

El Rhipsalis cruciformis, sin embargo, tiene un área de distribución amplía desde Brasil hasta Paraguay, aunque corre peligro de extinción en estado salvaje. Es cultivado de forma amplia en todo el mundo y es una excelente planta de interior. Es utilizada para la decoración dado que no tiene demasiados cuidados. Sí que tiene algunos cuidados más exquisitos que los cactus comunes a los que estamos acostumbrados.

Descripción del Rhipsalis cruciformis

A primera vista vemos que tienen forma de arbusto caído y está moderadamente ramificado. Va formando suculentas ramas que no tienen hojas y que cuentan con un color verde oscuro tirando en algunas ocasiones a la verde grisáceo. Podemos encontrar normalmente con 3 costillas pero a veces tenemos más. Las ramas tienen unas longitudes que van desde los 10-30 centímetros y un grosor de 1 a 2.5 cm. Todas las costillas que son más gruesas están salpicadas de suaves areolas y coronadas con un mechón de cerdas blanquecinas.

Esta planta, al igual que el cactus convencional al que estamos acostumbrados, tiene su etapa de floración. La floración consiste en desarrollar numerosas flores en las areolas. Tiene lugar a finales de primavera y en verano cuando las temperaturas son más altas. Estas flores son de un tamaño pequeño y actinomorfas. Pueden llegar a tener un atractivo ornamental. Estas flores variar el color de blanco a rosa oscuro y se vuelve una planta magnífica durante la floración. Esto es debido a la gran cantidad de flores que se extienden de manera uniforme sobre la planta.

Uno de los aspectos a tener en cuenta para mejorar la floración es que sí son fertilizadas pueden llegar a producir pequeñas frutos redondos con un color púrpura. Estos frutos redondos dejan un pequeño agujero cuando caen. Otro de los aspectos decorativos del Rhipsalis cruciformis es el tono rojo que pueden llegar a tomar los tallos carnosos. Cuando tienen un poco de sed o frío se tornan de un color algo más rojo para avisar de que nos encuentra en buenas condiciones.

Cultivo del Rhipsalis cruciformis

cactus que vive en habitat tropical

Vamos a ver cuáles sólo requerimientos y qué se debe tener en cuenta para cultivar el Rhipsalis cruciformis. Partimos desde la base de que no es un cactus convencional, por lo que nos debemos olvidar de los cuidados comunes de estas plantas. Suele crecer en un suelo rico y ligeramente ácido. Debido a que de forma natural crece en lugares húmedos, se puede llegar a secar un poco rápido sino tiene humedad relativa medianamente alta. Para poder ayudarle en el crecimiento, se le puede añadir una tierra de jardín algo más mineral que hace que el sustrato tarde más en secarse.

Dado que proviene de un clima tropical, necesita de temperaturas altas pero también de humedad alta. Al contrario de lo que ocurre con los cactus normales que necesitan altas temperaturas y humedad baja, el Rhipsalis cruciformis necesita mantener un riego abundante pero sin llegar a retener el agua en el fondo de la maceta. La etapa de crecimiento es aquella en la que eres de cactus necesita de más agua. El indicador para volver a regar de nuevo es que el suelo esté seco casi por completo entre riego y riego.

El ambiente húmedo es apreciado por esta planta. Podemos ayudarle con una pulverización con agua de lluvia una vez a la semana. No obstante, si el clima se vuelve algo más seco, esta planta está preparada totalmente para soportar una sequía momentánea. No puede sobrevivir ante sequías prolongadas pero si algunas más cortas.

En cuanto la ubicación, necesita de lugares en plena luz del sol o a semi sombra. Al ser una planta que requieren mayor cantidad de humedad y está acostumbrado a los ecosistemas arbolados tropicales, no tolera bien la luz directa del sol, sobre todo en las horas más calientes. Puede crecer bien dentro de casa detrás de una ventana donde de la luz. En cuanto a las temperaturas, se puede mantener bien en invierno entre los 10-18 grados, reduciendo el riego a una o dos veces al mes y se vuelve a regar algo más durante la etapa de primavera y verano.

Multiplicación y mantenimiento

Esta planta se puede vivir bien con cortes en la raíz tanto en primavera como en verano. Después de dejar secar los esquejes, se pueden colocar las ramas o enterrar de forma ligera en un suelo arenoso. Con esto basta para dejar que se puedan desarrollar. Es conveniente que el suelo sea arenoso y húmedo y pueda estar situado a la sombra pero con temperaturas algo más altas. Para poder tener éxito con la multiplicación y el mantenimiento de esta planta, es conveniente intentar recrear al máximo las condiciones ambientales que existen en su ecosistema natural, siendo en este caso, el clima tropical.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el Rhipsalis cruciformis, sus cuidados y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.