Zumaque (Rhus coriaria)

El Rhus coriaria es un árbol

Imagen – Wikimedia/Lazaregagnidze

El ser humano ha conseguido darle muchos usos a una gran variedad de plantas. Algunos son muy evidentes, pero hay otros que nos pueden sorprender. Tal es el caso del que se le da a una especie de arbusto cuyo nombre científico es Rhus coriaria.

A simple vista nos puede parecer solo una planta interesante para cultivar en un jardín, pero lo cierto es que contiene un alto contenido de tanino, motivo por el que se emplea en el curtido de cuero. Pero no solo tiene ese uso.

Origen y características del Rhus coriaria

El Rhus coriaria es una planta caducifolia

Imagen – Wikimedia/Dedda71

El Rhus coriaria, conocido como zumaque, es un arbusto caducifolio originario del sur de Europa que alcanza una altura de 3 metros. Tiene hojas pinnadas, con el margen serrado, y de color verde aunque en otoño se vuelven rojas. Estas contienen urushiol, que es un aceite que puede provocar irritación e incluso sarpullido si entra en contacto con la piel. En caso de suceder, los síntomas suelen manifestarse entre las 24 y las 48 horas siguientes, por eso es conveniente manipular la planta con guantes de goma (como los de cocina).

Florece durante la primavera, produciendo flores amarillentas y ligeramente aromáticas. Más tarde produce frutos de un tamaño similar al que tienen los guisantes, de color pardo o rojizo.

¿Para qué sirve?

Se trata de una planta muy bonita, que tiene dos usos:

  • Industriales: antes comentábamos que se emplea en el curtido de cuero. De hecho, hace que este sea más resistentes a la luz directa. Además, a veces también se emplea para fijar los colores del cuero.
  • Culinarios: el fruto maduro seco se usa como condimento tanto en platos de pescado, en ensaladas y en brochetas de carne.
  • Medicinal: las semillas maduras pueden consumirse antes de una comida para estimular el apetito.

¿Cómo se cuida el Rhus coriaria?

El fruto del Rhus coriaria es rojo

Imagen – Flickr/wynjym

Es un arbusto de rápido crecimiento y muy rústico que se puede tener en una maceta grande durante toda su vida, o en jardines pequeños sin problemas. Así que si quieres saber cómo se cuida, apunta estos consejos:

Ubicación

Este es un tipo de zumaque que se ha de cultivar en un lugar soleado, por eso es importante que se tenga en el exterior desde el primer día. Asimismo, si vas a plantarlo en el jardín debes hacerlo a unos 2 metros de la pared, ya que así conseguirás que crezca recto y no con el tronco inclinado hacia delante.

Tierra

Puede crecer en casi cualquier tipo de suelo, incluyendo el calizo. Pero sí que es importante que drene bien el agua, ya que el exceso de humedad es fatal para su sistema radicular.

De hecho, si prefieres tenerlo en una maceta, hay de plantarlo en una que tenga orificios de salida del agua en su base, y llenarla con sustrato de cultivo que lleve perlita, como este. Incluso sería muy interesante que, antes de plantarlo, le pusieras una primera capa de greda volcánica o arlita (en venta aquí) para mejorar el drenaje.

Riego

Has de regar al Rhus coriaria con frecuencia en verano, ya que es cuando las temperaturas son más altas. Por lo general, hay que hacerlo entre 2 y 4 veces por semana en esa estación, pero todo dependerá del clima de la zona y del grado de insolación, puesto que la tierra no se seca igual de rápido en Córdoba con 45ºC, que en Asturias donde la temperatura máxima difícilmente supera los 30ºC.

Para estar seguros, recomendamos el uso de un medidor como este. Al introducirlo en la tierra, nos indicará si está seca o húmeda, y con esta información podremos saber qué hacer a continuación, si regar o esperar unos días más.

El resto del año hay que espaciar más los riegos. De hecho, se ha de regar 1 o 2 veces por semana, e incluso menos si llueve.

Abonado

El Rhus coriaria se ha de abonar regularmente durante los meses cálidos del año. Es interesante hacerlo para que la planta pueda crecer con salud, y se vea siempre muy bonita. Para ello, aconsejamos abonarlo con abonos de origen orgánico, como el guano, el humus de lombriz o el estiércol de animales herbívoros, ya que están autorizados para la agricultura ecológica al respetar a la fauna y flora.

Multiplicación

Se multiplica por semillas, las cuales se han de sembrar en otoño o invierno. Y es que para germinar necesitan estar expuestas a las bajas temperaturas, de lo contrario no van a poder brotar.

Por eso, puedes sembrarlas en macetas, poniendo dos en cada una. Trátalas con fungicida que lleve cobre (como este) para que los hongos no las dañen, y así puedan crecer sin dificultad.

Rusticidad

Este es un tipo de Rhus capaz de soportar muy bien el frío. También resiste las heladas de hasta los -5ºC siempre que sean de corta duración. Si el ejemplar es joven o de reciente adquisición, se aconseja proteger con un acolchado durante los primeros inviernos que esté con nosotros.

El Rhus coriaria se vuelve rojo en otoño

¿Qué te parece el Rhus coriaria?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.