Roble (Quercus)

Cuando hablamos del roble hacemos referencia a diversas especies del género Quercus que tienen características y necesidades muy similares. Por lo general, son plantas con un ritmo de crecimiento más bien lento pero que, sin embargo, pueden disfrutar de una vida bastante larga.

Con ellas cabe la posibilidad de tener un jardín espectacular, de esos antiguos en los que era muy fácil desconectar de la rutina y tener contacto casi directo con la naturaleza. ¿Quieres saber todo sobre el magnífico árbol de roble? 

Origen y características

El roble son una serie de árboles caducifolios distribuidos por América, Asia y Europa, encontrándose desde los 0 hasta los 2000 metros sobre el nivel del mar, creciendo sobre terrenos a menudo libres de cal. Sus hojas son grandes, de hasta 18cm de largo, con los márgenes muy dentados, de color verde excepto en otoño que se vuelven amarillentas o rojizas antes de caer.

Un bosque de estas plantas se conoce como robleda, robledo o robledal. Las especies que se llaman así son:

  • Quercus faginea: conocido como roble carrasqueño, roble valenciano o quejigo, es un árbol caducifolio originario de la región mediterránea. Alcanza los 20 metros de altura, y florece entre abril y mayo, antes que la encina. Ver ficha.
  • Quercus humilis: conocido como roble pubescente, es un árbol caducifolio que alcanza normalmente los 10-15 metros, aunque puede llegar a los 25m. Es originario del centro y sur de Europa, Turquía y Crimea, pero está en peligro de extinción por pérdida de hábitat. Florece en primavera.
  • Quercus petraea: conocido como roble albar o roble del invierno, es un árbol caducifolio originario de las montañas de Europa, encontrándose en bosques de hayas, abedules, pinos albar y/u otros robles. Sus flores brotan sobre abril-mayo.
  • Quercus pyrenaica: conocido como melojo o rebollo, es un árbol caducifolio originario de la península ibérica, norte de África y Francia que alcanza los 25 metros de altura. En Andalucía (España) es una especie protegida por la ley. Ver ficha.
  • Quercus robur: conocido como roble común, roble carballo, cajiga o roble fresnal, es un árbol caducifolio originario de Europa, encontrándose en asociación con hayas o robles. Es el árbol nacional de Alemania y Letonia. Ver ficha.
  • Quercus rubra: conocido como roble rojo americano, roble boreal rojo americano o roble rojo del Norte, es un árbol caducifolio originario del noreste de Estados Unidos, sureste de Canadá y noreste de México. Alcanza los 35-40 metros de altura, y es una de las especies más bonitas, pues en otoño sus hojas se tornan rojas. Ve la ficha (y déjate enamorar 😉 ).

Su esperanza de vida puede ser desde los 200 hasta los 1600 años, mucho más que cualquier animal.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar de roble, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Clima

El clima que le es favorable es el de tipo templado. Necesita sentir el paso de las estaciones; es decir, para que pueda crecer bien es imprescindible que en verano haga calor (sin llegar a los extremos de los 40ºC, eso sí), y que en invierno la temperatura baje de los 0º.

Ubicación

Al ser una planta grande, necesita mucho espacio para crecer. Por ello, se debe de plantar en un jardín espacioso, a una distancia de unos 10 metros de tuberías, muros, etc., así como de otras plantas altas.

Tierra

  • Jardín: crece en suelos fértiles, sueltos,  ricos en materia orgánica y a menudo frescos.
  • Maceta: no se recomienda su cultivo en recipiente, aunque durante sus primeros años de juventud es posible mantenerlo ahí con sustrato para plantas ácidas.

Riego

El roble es una planta que no resiste la sequía, pero tampoco le gusta demasiado el encharcamiento. Por esto, es muy recomendable comprobar la humedad antes de cada riego, por ejemplo introduciendo un palo delgado de madera (si al extraerlo sale con mucha tierra adherida, no regaremos).

Otras opciones son introducir un medidor de humedad digital, o si se tiene en maceta, pesarla una vez regado y de nuevo al cabo de unos días.

Hay que usar agua de lluvia o sin cal.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano es aconsejable abonarlo con guano (en venta aquí), estiércol u otros abonos caseros una vez al mes. En caso de tenerlo en maceta, usa abonos líquidos, como este para plantas ácidas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Poda

No es necesaria. Solo quítale las ramas secas, enfermas, débiles o rotas que vaya teniendo.

Multiplicación

El roble se multiplica por semillas en invierno, puesto que necesita pasar frío antes de germinar. La manera de proceder es la siguiente:

  1. Lo primero que hay que hacer es rellenar un tupperware que tenga tapa con vermiculita previamente humedecida.
  2. Luego, se siembran las semillas y se espolvorea cobre o azufre para evitar la aparición de hongos.
  3. A continuación, se cubren con una capa de vermiculita -también humedecida-, y se tapa el tupperware.
  4. Después, se introduce el tupperware en la nevera, en la zona de embutidos y demás por tres meses.
  5. Una vez por semana, se sacará y se abrirá para que se renueve el aire.
  6. Pasadas esas doce semanas, se sembrarán las semillas en macetas de unos 10,5cm de diámetro con sustrato para plantas ácidas.

Así, germinarán en 2-3 semanas.

Rusticidad

En general, resiste heladas de hasta los -18ºC y no le afectan las tardías, pero no podría vivir en climas tropicales ni subtropicales. Yo misma -vivo en el sur de Mallorca, temperaturas anuales de -1’5ºC de mínima y 38ºC de máxima- tengo un carballo y apenas crece.

¿Qué usos tiene?

Ornamental

Sin duda, su valor decorativo es muy alto. Como ejemplar aislado es espectacular. Además, da muy buena sombra.

También es válido como bonsái.

Alimento para ganado

Las bellotas que producen se suelen dar para alimentar a los animales de ganado.

Madera de roble

Es duradera, y fácil de trabajar y de cortar. Se utiliza mucho en construcción, así como para decoración interior. Con ella se hacen ruedas, carros, escaleras, puentes, traviesas para ferrocarril, vagones, y un largo etcétera.

Y hasta aquí el roble 🙂 . ¿Qué te han parecido estos árboles? ¿Tienes alguno?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.