¿Cómo recuperar una ruda seca?

La ruda es una planta de fácil cultivo

Imagen – Wikimedia/Plenuska

La ruda es una planta herbácea que se usa tanto en la cocina como en la medicina tradicional. De hecho, tanto puedes usarla para elaborar salsas, como hacer una infusión con sus hojas secas para aliviar los síntomas de las hemorroides o el dolor de estómago por ejemplo, aunque es importante no abusar ya que en dosis altas resulta tóxica.

Por eso, es una hierba que puede ser una estupenda aliada para la salud, pero… ¿qué ocurre cuando nuestra querida ruda se seca? ¿Hay algo que podamos hacer para recuperarla?

¿Por qué se seca la ruda? La realidad es que hay varias posibles causas. Desde un mal riego, hasta un exceso de abono, pasando por una exposición brusca al sol. A continuación, hablaremos de todas ellas:

Exceso de riego

La ruda necesita agua de vez en cuando

Cuando se riega mucho, las raíces de la ruda llega un momento en que se ahogan. A partir de entonces, las hojas y tallos empiezan a secarse, primero las hojas más viejas (es decir, las inferiores), y después el resto. Además de eso, también notaremos que la tierra está muy húmeda al tacto, e incluso puede aparecer verdina o, aún peor, moho (polvo blanco o gris), un signo claro de que los hongos ya están ahí.

¿Qué hacer? Ante esta situación, lo que debemos hacer es suspender los riegos de forma temporal, y tratar la planta con fungicida polivalente en spray (puedes comprarlo aquí) cada 15 días. Asimismo, si está en maceta, la sacaremos de ahí y envolveremos el cepellón o pan de tierra con papel absorbente, y lo dejaremos así una noche en un lugar seco y protegida del sol y de la lluvia.

Falta de riego

Si la ruda no recibe agua, se seca, y si está en maceta lo hará aún más rápido que si está plantada en el suelo, puesto que la cantidad de tierra de la que dispone es mucho menor, pierde la humedad en menos tiempo. De ahí que tengamos que ajustar la frecuencia de riego a medida que van cambiando las temperaturas.

¿Cómo saber si la planta se está deshidratando? Veremos que las hojas nuevas se ponen amarillas y luego marrones, y que la tierra se ve seca, incluso puede que agrietada.

Para recuperarla, tenemos que regar. Si está en maceta, la meteremos en un recipiente con agua durante unos veinte minutos, y si está en el suelo, echaremos unos 2 o 3 litros de agua, dependiendo del tamaño de la planta (cuanto más grande sea, más habrá que echar). A partir de entonces, la regaremos más seguido para que no se vuelva a secar.

Dosis alta de abono

La ruda seca no produce flores

Imagen – Wikimedia/Petruss

Es muy recomendable abonar las plantas, pero si se va a hacer, hay que seguir siempre las indicaciones de uso del fabricante que encontraremos en el envase del producto. Es un error pensar que si se echa más cantidad se conseguirán mejores resultados, puesto que lo ocurre es justo lo contrario: las raíces sufren, y con ellas, también las hojas.

Para saber cierto si nuestra ruda tiene este problema, veremos que sus hojas tienen manchas marrones y/o rojizas, o que incluso se vuelven amarillas. Debemos de actuar lo antes posible si queremos recuperarla, regándola para que el exceso de abono se vaya hacia abajo, alejándose de las raíces.

Sol directo sin previa aclimatación

La ruda es una planta que debe de estar en un lugar soleado desde su juventud. Pero si por ejemplo la tenemos dentro de casa siempre y en un momento dado la sacamos fuera, se quemará ya que nuestra planta no está acostumbrada todavía a la exposición solar directa. Lo mismo ocurriría si compramos una de un vivero donde la tenían protegida, y nosotros nada más llegar la dejamos en un lugar soleado.

Por suerte, este es un problema que tiene fácil solución: simplemente tenemos que cambiarla de sitio, y empezar a acostumbrarla al sol poco a poco. ¿Cómo se hace eso? Dejándola expuesta a los rayos del astro rey entre 30 y 60 minutos cada día, e ir aumentando el tiempo de exposición a medida que pasen las semanas.

Plagas

Es muy resistente, pero cuando no se riega con la frecuencia adecuada, se debilita mucho y pueden atacarla ácaros como la araña roja y mosca blanca. Ambos son insectos que se alimentan de la savia de las hojas, en especial de las tiernas; además, la araña roja fabrica telarañas las cuales le sirven para desplazarse de una parte de la planta a otra.

¿Qué hacer? Si vemos alguna plaga en la ruda, podemos combatirla con algún remedio ecológico, como el aceite de neem o la tierra de diatomeas (puedes comprarla aquí), de la cual te dejamos un vídeo:

Como hemos podido ver, hay varias causas por las que la ruda se puede secar. Por eso, es importante que se le proporcionen los cuidados adecuados, pues así se reduce el riesgo de que tenga problemas serios.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)