Salvia Canaria (Salvia canariensis)

arbusto con ramas muy finas y flores de color lila

La Salvia canariensis es un arbusto herbáceo perenne perteneciente a la familia Lamiaceae, conocida comúnmente con los nombres de Salvia Canaria o Salvia morisca. Es de rápido crecimiento y puede alcanzar los 2,5 metros de altura.

Su textura relativamente fina la diferencia de otras especies de jardín con follaje menos refinado, lo que la hace una opción interesante para plantar en jardines. Su nombre Salvia, deriva del latin “salvo” que significa saludable, en clara referencia a las propiedades medicinales que se le atribuye a este género.

Origen y hábitat

arbusto con ramas muy finas y flores de color lila

Es endémico de las Islas Canarias. Es una planta de clima templado que crece muy bien en jardines secos y rocosos, arbustos y también  bordes mixtos.

Características de la Salvia canariensis

La Salvia canariensis es una planta de hojas similares a la punta de una lanza y  de  tonalidad verde. Posee pelos espesos en el envés de sus hojas y tallos que le ayudan a almacenar la humedad, opuestas, sésiles y presentan lóbulos desarrollados en la base.

Sus particulares flores muestran un color púrpura y rosa oscuro, que emergen en panículas durante la primavera, hermafroditas, corola y cáliz bilabiado, son una buena opción para el corte y ofrecen una fragancia que atrae a distintos polinizadores.  El follaje es un atractivo blanco grisáceo presente durante todo el año. Desde el punto de vista ornamental, su fruto no es significativo.

Plantación

La Salvia Canaria en su madurez alcanza poco más de 90 centímetros de altura y gracias a sus flores puede llegar a extender su longitud hasta 1,5 metros. Si se desea plantar en masa o como planta de cama, debes procurar conservar una distancia de separación de un metro aproximadamente entre las plantas. Si bien, no es una auténtica planta anual, durante el invierno puede comportarse como tal al aire libre.

Con relación a la luz, se aconseja la cultives a pleno sol. Preferible los espacios secos y sin exceso de humedad. En cuanto al pH, este resulta indistinto para la planta, tolera bien la contaminación de la  urbe y las temperaturas a -6º C.

Requiere de la poda para ayudar a conservar tamaños más pequeños. No obstante, debes evitar el contacto con pelos en hojas y tallos. Es mejor que efectúes la poda antes de que comiencen los brotes; sea a mediados de la primavera en las zonas cálidas o principios del verano en las zonas frías.

Si la tierra es arcillosa será necesario que acondiciones el drenaje de la misma, mezclando puzolana o grava y la cultivas a lo alto para que facilites el drenaje. También puedes sembrar en suelos calcáreos.

Ahora y si el suelo de tu jardín no es el adecuado para la Salvia, entonces  puedes plantar en macetas o contenedores. Para ello, debes preparar la capa de tierra de forma apropiada. Esta especie tiene la particularidad que sirve para ahuyentar algunas plagas del jardín.

Mantenimiento

arbusto llamado Salvia canariensis

Riega con moderación, recuerda que la especie no tolera el exceso de humedad y sobre todo en invierno. Puedes colocar un mantillo que restringa el crecimiento de la maleza alrededor de la planta y protegerla del frío durante el periodo invernal. Igualmente no olvides podar a finales del invierno, esta práctica ayuda a conservar el buen semblante de la Salvia, al tiempo que promueve la aparición de los nuevos brotes.

Renueva las plántulas aproximadamente cada cinco años, debido a que esta planta es de corta vida y eventualmente tiende a agotarse. Igual la puedes dividir, lo que dará vigor y podrás plantar donde lo desees. Durante la primavera agrega un buen compost, el cual puedes colocar cerca de sus raíces y añadirlo a la tierra levemente. Ahora, si prefieres la maceta, entonces agrega un poco de fertilizante.

En cuanto su recolección, está la puedes realizar desde la primavera hasta el otoño. Jamás retires el follaje inmediatamente después de plantar. Si deseas disfrutar a lo máximo su agradable aroma, es mejor recogerlos por la mañana y antes de la floración y elegir las hojas jóvenes.

Enfermedades

Si bien la Salvia canariensis generalmente no se considera una planta de alto mantenimiento, pueden sufrir episodios ocasionales de enfermedades fúngicas e infestaciones de áfidos o trips. Algunas especies también son víctimas de babosas y caracoles.

¿Sabes cómo regar las plantas durante el verano?
Apunta nuestros consejos y trucos para poder disfrutar de una estación llena de vida y color
Riego de las plantas durante el verano

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.