Salvia mexicana azul (Salvia chamaedryoides)

La salvia mexicana azul resiste la sequía

Imagen – Flickr/peganum

¿Llueve poco en tu zona? Entonces tendrás que elegir plantas que resistan la sequía, y una de ellas es la Salvia chamaedryoides, conocida por el nombre de salvia mexicana azul. Esta es una especie que no crece mucho más que unos cincuenta centímetros, y como además es perennifolia, es idónea para usar, por ejemplo, como seto bajo, además de por supuesto como planta en maceta.

Sus hojas son mucho más pequeñas que las de otras salvias, puesto que vive en un lugar donde llueve menos. Por lo tanto, el tener un follaje de un menor tamaño hace que no necesite tanta agua.

¿Cuál es el origen de la Salvia chamaedryoides?

La salvia chamedryoides es perenne

Imagen – Wikimedia/Stan Shebs

Esta es una planta perenne crece silvestre en México. Para ser más exactos, vive en la Sierra Madre Oriental, en las regiones áridas y semi-áridas de la zona, y a una altitud sobre el nivel de mar muy elevada, puesto la encontraremos entre los 2100 y los 2800 metros. Esto es muy interesante, porque cuando una planta crece a unas altitudes tan grandes, tiene que ser capaz de resistir no solo el frío, sino también las temperaturas bajo cero.

Y en el caso de nuestra protagonista, sin duda es así, ya que soporta las heladas de hasta los -14ºC. Por lo tanto, no solo es interesante cultivarla en el exterior todo el año, sino que además es lo más recomendable ya que dentro de casa podría tener problemas debido a que las temperaturas se mantienen más o menos estables siempre.

¿Cómo es?

La Salvia chamaedryoides es una planta que puede medir, como máximo, 60 centímetros de altura por aproximadamente lo mismo de ancho. Las hojas son pequeñas, de un centímetro de largo más o menos, y de color verde grisáceo. Sus flores son de color azul-lila, miden unos 2 centímetros, y brotan sobretodo en verano y en otoño, aunque pueden hacerlo también en primavera.

Tiene cierto parecido con los Teucrium; de hecho se parecen tanto que pertenecen a la familia botánica: Lamiaceae. Pero su origen es distinto: nuestra protagonista es autóctona solo de México, pero los Teucrium crecen en muchas partes del mundo, incluyendo América y Europa.

¿Cuáles son los cuidados de la Salvia chamaedryoides?

La Salvia chamaedryoides es una planta de hojas verdes

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

La salvia mexicana azul es una planta apta para principiantes, ya que como decíamos, no quiere mucha agua. Pero de todas formas, es importante que hablemos de ellos, de cómo podemos mantenerla sana para que produzca sus preciosas flores.

Ubicación

Es un tipo de salvia que pondremos en la intemperie y a pleno sol. Así, podrá crecer sin ningún problema; es decir, sin que sus tallos tengan que desarrollarse en exceso y debilitarse en un intento de captar más luz, que es lo que ocurriría si se pusiera en sombra o dentro de casa.

Puede estar en maceta o en el suelo, pero sí es necesario que la tierra esté suelta y sea ligera. Recordemos que su hábitat natural son los desiertos, donde el suelo es arenoso; así que no podemos plantarlo en una tierra muy compacta o morirá.

Si va a estar en maceta, le pondremos una mezcla de turba con perlita, o un sustrato universal de calidad como el de Flower por ejemplo que puedes comprar desde aquí.

Riego

El riego de la Salvia chamaedryoides tiene que ser más bien escaso. Como es una planta que resiste la sequía pero no el exceso de agua, es importante que la reguemos casi como si fuese un cactus. Si a los cactus se les riega únicamente cuando la tierra está seca, con nuestra protagonista habrá que hacer más o menos lo mismo, con la diferencia de que hay que evitar que se seque del todo.

O dicho de otra manera: si al introducir un palito de madera en la tierra vemos que sale prácticamente igual que como entró, es decir, casi limpio, entonces regaremos. Pero lo que no podemos hacer es esperar a que se seque tanto que se »despegue» de los bordes de la maceta, o que se agriete.

Abonado

Puedes abonarlo durante los meses de primavera y verano, que es cuando está creciendo. Además, será una forma de conseguir que crezca un poco más rápido, y que tenga más energía que podrá gastar en producir más flores. Pero eso sí, es muy importante que se abone tal y como se indique en el envase del producto, puesto que no por echar más vamos a lograr que esté mejor, sino más bien al contrario: podríamos quedarnos sin planta.

Usa abonos ecológicos, especialmente si tienes tu planta en el suelo, como el estiércol o el compost. De este modo, la fauna autóctona (insectos y demás) no se verá perjudicada.

Época de plantación

Las flores de la Salvia chamaedryoides son azules

Imagen – Wikimedia/Stickpen

El momento idóneo para plantar la Salvia chamaedryoides en el suelo o en un recipiente más grande será cuando el invierno haya terminado, y no solo eso, sino que el riesgo de heladas tiene que haber pasado también.

Rusticidad

Soporta el frío de hasta los -14ºC, así como las nevadas.

¿Habías oído hablar de la Salvia chamaedryoides? ¿Qué te parece?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.