Salvia (Salvia lavandulifolia)

campo lleno de flores aromaticas de color lila

La Salvia lavandulifolia es del género Salvia y pertenece a la gran familia Lamiaceae, constituida por más de 900 especies. Es utilizada con fines terapéuticos, alimenticios o simplemente como planta ornamental.

Es una especie original del Mediterráneo y está presente en gran parte del territorio español, por lo que se conoce con el nombre de lavanda española. Es probablemente lo que los antiguos griegos y romanos usaban para perfumar el agua de su baño, de hecho, la palabra lavanda proviene del latín lavare (para lavar).

Características

pequenas flores con forma de trompeta de color lila

La Salvia lavanduifolia es una planta de hoja perenne que puede alcanzar 60 cm de altura, muy resistente a las sequías y temperaturas bajas, es unisexual y su polinización ocurre a través de los insectos. Sus hojas y flores son comestibles y ofrecen un aroma muy agradable. Su floración ocurre durante la primavera y es una especie que se adapta a todo tipo de suelos, especialmente, los drenados.

Propagación y cuidados

En los invernaderos, las simientes se plantan entre marzo y abril, comúnmente la germinación acontece dos semanas después aproximadamente. Después de asegurarte que han alcanzado el tamaño adecuado para su manipulación y para saber cómo plantar la salvia, lo primero es cortar las plántulas y proceder a su plantación en macetas individuales. Lo mejor es plantar en invernadero en su primer invierno y a la intemperie a finales de la primavera del siguiente año. Con relación a los esquejes de madera, estos funcionan muy bien en cualquier periodo de su desarrollo.

Artículo relacionado:
Cómo plantar salvia

Para su plantación son preferibles los suelos ligeros, calizos, secos o bien drenados y en exposición soleada. De pH adecuado, suelos ácidos, neutros y alcalinos. La Salvia tolera las heladas y se puede cultivar sin problema alguno en suelo drenado. Realiza la siembra de esta planta a principios del periodo de primavera y también en otoño; cuando la siembres recuerda dejar un espacio de 60 centímetros entre plantas.

Por tratarse de plantas resistentes a temperaturas muy bajas y viento, pueden permanecer a la intemperie durante todo el año. La tierra ha de ser porosa, debido a que el exceso de humedad es perjudicial para esta especie, por lo que se recomienda que evites aquellos lugares donde la humedad resulte estancada. Recuerda siempre que soportan bien la sequía, pero no la humedad en abundancia. A esta Salvia le basta con el riego que ofrece la lluvia y para su cultivo no es necesario utilizar fertilizantes.

Recolección

Las partes que se utilizan de la Salvia lavandulifolia después de su recolección son sus hojas y flores. Es una planta resistente a las variaciones climáticas, al viento y al sol, por lo que se puede recolectar en cualquier época del año. Sin embargo, se recomienda que recolectes sus hojas al inicio del verano debido a que en este período, exactamente antes de la floración, su aroma está en el mejor punto. El secado de las hojas cosechadas es el mejor procedimiento para conservar la agradable fragancia, al punto que hasta lo engrandece.

arbusto lleno de pequenas flores color lila o morada

El tamaño y grosor de las hojas hace que el proceso de secado se torne difícil, incluso más que en el caso de otras plantas. Para esto debes poner un alambre en lo alto y tender las hojas en el mismo. Al hacer esto, no coloques muchas hojas para que estas no se pudran. Después, debes proceder al secado de las hojas de manera lenta, así conservarás toda su fragancia. Una vez culminado el proceso, desmenuza las hojas y almacénalas en un lugar sellado.

Uso culinario

La Salvia lavandulifolia tiene múltiples usos culinarios, especialmente, debido a su agradable aroma. Además, sus flores sirven para decorar los platos inclusive, para preparar ricas ensaladas e infusiones aromáticas. Sus hojas son utilizadas en la cocina para aromatizar todo tipo de carnes como las de cerdo, pollo, cordero, pescado.

Es magnífica para acompañar verduras y vegetales, o si lo prefieres con pastas, tortillas, embutidos y hasta salsas elaboradas con vinos. Por si esto fuera poco, también puedes decorar las sopas. La Salvia da un rico olor a lácteos como el requesón, la mantilla y hasta al vinagre, sirve también para dar aroma a las bebidas. Por todas estas ventajas, es un ingrediente que va unido a la cocina mediterránea.

Plagas y enfermedades

La Salvia lavandulifolia es proclive a padecer un sinnúmero de plagas y enfermedades, hasta tal punto que contradice su nombre, ya que este deriva del latín salus que significa salud. Además, parece una paradoja que una planta que tiene tantas propiedades medicinales no sea fuerte y resistente a las enfermedades. Sin embargo y para evitarlo, solo tienes que prestar un poco de atención a su cuidado para así continuar disfrutando de su aroma y propiedades medicinales.

Si la planta presenta una especie de polvo blanco en sus hojas es síntoma inequívoco de que ha sido atacada por el hongo oídio, una especie muy perjudicial que debe ser eliminada lo más pronto posible. Por lo general, la infección se presenta en ambas caras de la hoja. El ataque de este hongo ocurre con más frecuencia durante el verano.

Ahora bien, si tu planta presenta manchas negras en las hojas, es signo de que ha sido atacada por pulgones, unos insectos que son atraídos por lo dulce de la planta. Las manchas negras aparecen generalmente en la parte superior de la hoja, es decir, que en su haz y en su envés se puede ver una especie de polvo de color blanco.

Si la planta no progresa y sus hojas se vuelven amarillentas, esto se debe a la podredumbre que puede estar afectando a las raíces de tu planta. Entre las posibles causas de esta enfermedad se encuentran los Pythium splendens, patógeno vegetal que afecta particularmente a las plantas de interior y Rizocthonia violacea, que es un hongo que envuelve a las raíces de las plantas afectadas con una capa purpúrea o violácea.

Si observas que las hojas de tu planta se vuelven amarillas y caen, esto ocurre por la presencia de nematodos, que son unos gusanos pequeños que atacan a los organismos alimentándose de sustancias vitales, por lo que la planta enferma y se deteriora. ¿Notas que las hojas se pliegan y muestran telarañas? Esto significa que la planta ha sido infectada por un ácaro conocido como la araña roja, este insecto se alimenta de la savia. Cuando la telaraña se encuentra en el envés de la hoja, es síntoma de que la infección se encuentra en una etapa avanzada.

Uso medicinal

flores secas para uso medicinal

Las virtudes medicinales son conocidas desde hace cientos de años. Mucho se ha hablado del preparado de sus hojas y flores como tónico para la ansiedad nerviosa, la circulación sanguínea, trastornos gástricos, regulación del ciclo menstrual, además, que facilita la digestión

También sirve para combatir y tratar el resfriado común, amigdalitis y los estados gripales. Es utilizado como antidepresivo, antihistamínico y recomendado para la fatiga intelectual que tanto aqueja a profesionales y estudiantes.Sirve también para preparar enjuagues bucales, utilizando para esto las hojas de la Salvia para esos pequeños problemas orales que a veces aparecen. También se utiliza para purificar la habitación del enfermo, para esto se quema la salvia.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.