Descubre a la planta llamada Selaginella

arbusto con hojas parecidas al helecho, llamado Selaginella

El nombre científico de la Selaginella consiste en un diminutivo de Selago, término usado como una antigua denominación para numerosas especies de licopodios, siendo las más pequeñas normalmente confundida con el musgo. Pero si te interesa saber más sobre esta planta antes de animarte a plantarla, te recomendamos darle un vistazo a nuestro post para que logres descubrir todo lo necesario.

Esta planta es parte de la familia compuesta por las Selagineláceas, las cuales suponen un género que destaca por contar con alrededor de 700 especies que se encuentran extendidas no solo en América tropical y Australia, sino también dentro del sur de África; aunque podemos señalar que en España existen un par de especies naturales.

Características de la Selaginella

 

La Selaginella es un planta rastrera y anual que posee tallos reptantes, aplanados y tapizantes, los cuales pueden tener una longitud de alrededor de 20cm, siendo en ocasiones ramificados o libres de raíces y hojas. Sus raíces pueden ser  divididas o simples, filiformes, y con una distancia que no supera el 1cm desde el tallo.

Por su parte, posee hojas ovadas cuyo extremo es apiculado y agudo, las mismas cuentan con un margen finamente denticulado, estando formadas en un par tanto de hileras como de pisos; sus inferiores y laterales suelen ser de mayor tamaño y alcanzar los 3mm, mientras que las superiores o dorsales miden unos 2mm.

A causa de las características únicas con las que cuenta, la Selaginella necesita recibir un cuidado especial, dentro del cual se incluyen determinadas clases no solo de suelos, sino también de programas de riego. También podemos señalar que de forma externa, esta planta suele tener un aspecto bastante similar tanto al musgo como al helecho.

Cuidados

Esta planta tiene la capacidad de desarrollarse sin problema con todo tipo de exposición al sol, aunque suele preferir los espacios con sombra, especialmente a lo largo del verano. Durante el invierno no puede encontrarse expuesta a temperaturas menores a los 14-16°C y debe contar con una buena exposición al sol.

Tienen una alta necesidad de humedad ambiental, aunque sus riegos deben ser moderados; por lo que en caso de estar en ambientes con climas demasiado calurosos será preciso asegurarse de pulverizar sus hojas cada día.

En caso de mantenerla en interiores, suele ser conveniente incrementar la humedad que existe a su alrededor asegurándose de colocarla junto a otras plantas, debido a que este se trata de un modo natural de producir y brindarle un mayor nivel de humedad. De forma alternativa, es igualmente posible rociarla con un poco de agua o ubicarla dentro de una bandeja de guijarros.

Asimismo, los humidificadores se presentan como una gran herramienta para aumentar el nivel de humedad, pero debes tener en cuenta que los mismos incrementaran al mismo tiempo la humedad dentro de la habitación y no únicamente en torno a la planta.

Plagas y enfermedades

especie de Selaginella con pequenas ramitas

Las plagas que suelen afectar con mayor frecuencia a la Selaginella, consisten en las cochinillas y los ácaros; y es posible evitar estos últimos, asegurándose de proporcionarle a la panta un elevado nivel de humedad.

Por su parte, es posible evitar la presencia de las cochinillas cerciorándose de disminuir la frecuencia con la que se aplica el fertilizante, ya que esta plaga suelen preferir los suelos que poseen un elevado porcentaje de nitrógeno.

En caso de percibir cualquier problema de plagas en la Selaginella, es recomendable que de forma inmediata te asegures de rociarla con una gran cantidad de agua a fin de lograr deshacerte físicamente de dichas plagas y rápidamente deberás aplicarle un poco de aceite de neem orgánico.

Como ya señalamos, existen más de 700 especies de esta planta, las cuales se desarrollan de manera nativa dentro de numerosas regiones a nivel global. Aunque suelen ser mayormente plantas perennes, lo cierto es que según su variedad, es posible que sean enredaderas, trepadoras e incluso plantas de arrastre; unas suelen crecer en montículos pequeños y otras cuentan con una reducida dispersión por lo que son perfectas como coberturas para el suelo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.