Semillas de marihuana: tipos, siembra y más

Las semillas de marihuana pueden ser de varios tipos

La marihuana es una planta que puede ser odiada, y también adorada. Pero lo que nadie puede discutir es que se reproduce por semillas, unas semillas que se obtienen mediante la polinización, es decir, del traspaso del polen de unas flores masculinas o femeninas a otras de distinto género. Esto es lo que se conoce como reproducción sexual, un método que se originó cuando aparecieron las primeras plantas con flores hace unos 140-150 millones de años.

Se ha ido perfeccionando a medida que surgían nuevos candidatos a polinizadores… entre los que nos encontramos nosotros 😉 . De hecho, los humanos hemos ido más allá: hemos conseguido aprovechar mucho mejor la temporada gracias a los distintos tipos de semillas de marihuana que existen.

¿Cómo se reproduce la marihuana?

Las semillas de marihuana pueden ser fotodependientes o autoflorecientes

La marihuana es una planta herbácea de ciclo anual (germina, crece, florece, da semillas y muere en el transcurso de un año) perteneciente a la gran familia de las angiospermas, y como tal, produce flores. Estas se agrupan en inflorescencias cimosas, pequeñas, dioicas (femeninas o masculinas) o monoicas. ¿Qué conlleva esto a la hora de reproducirse?

Flores dioicas

Resulta que las flores dioicas son aquellas que necesitan, sí o sí, conseguir de algún modo que el polen de otra flor las fertilice. En su hábitat natural, el Cannabis sativa se ayuda del viento, por lo que se dice que es una planta anemófila; pero este es un sistema que en cultivo no saldría a cuenta, ya que es difícil tenerlo controlado. Aun así, una de las cosas que se hace mucho es el de poner ejemplares masculinos y otros femeninos muy cerca, para que se polinicen de manera natural.

Ahora bien, si te quieres asegurar de que vas a obtener semillas de marihuana, te recomendamos más el método de la polinización cruzada. ¿En qué consiste la polinización cruzada? Como su propio nombre indica, de lo que se trata es de cruzar el polen de una flor con el de otra. Una manera muy sencilla de hacerlo es con un pincel de los pequeños. Lo pasas primero por una flor, e inmediatamente después por la otra. Así durante varios días, hasta que veas que se forma el fruto.

Flores monoicas

Las flores monoicas son aquellas que tienen los órganos masculinos y femeninos en una misma flor. En el caso concreto de la marihuana, estas son, para ser más específicos, diclinas monoicas, lo cual significa que el androceo (propio de las flores masculinas) y el gineceo (propio de las femeninas) están en flores distintas en la misma planta.

Por lo tanto, para conseguir semillas tan solo tenemos que hacer una cosa: cuidarlas y asegurarnos de que no les falta de nada. Ellas solas harán el resto.

¿Qué tipos de semillas de marihuana existen?

Las semillas de marihuana son pequeñas

A la hora de cultivar marihuana desde semilla, es importante conocer los distintos tipos que hay, pues su mantenimiento va a diferir un poco entre un tipo y otro. Así pues, has de saber que existen las semillas fotodependientes y las autoflorecientes. Sepamos cuáles son las características de cada:

Semillas fotodependientes

Son aquellas que necesitan recibir una buena cantidad de horas de luz para poder florecer (unas 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad cuando están creciendo, y 12 horas de luz y otras 12 horas de oscuridad durante la floración). A su vez, se distinguen dos variedades:

Regulares fotodependientes

Se obtienen de manera regular polinizando las flores de plantas femeninas con el de las masculinas. Tienen sobretodo una ventaja principal, y es que la diversidad genética es mucho mayor, y por lo tanto, te será más sencillo conseguir tus propios híbridos.

Feminizadas fotodependientes

Se obtienen cruzando un ejemplar masculino revertido (que no es más que una hembra convertida en macho, algo que se logra con tiosulfato de plata) con uno femenino.

Estas tienen mayores ventajas. Por ejemplo, te permitirán tener un cultivo mejor optimizado, pues al obtener solo ejemplares femeninos, no tendrás que desechar a los masculinos. Además, todo el tiempo invertido en su cultivo será realmente útil, ya que podrás controlar el tamaño de las plantas en función de las horas de luz que les des, siempre teniendo en cuenta, y esto es muy importante, que sepas que en aproximadamente un mes llegarán a la edad adulta.

Semillas autoflorecientes

Los ejemplares de marihuana autoflorecientes son sin duda unas de las más demandadas; no en vano, si tienes alguno te será más sencillo conseguir semillas en cualquier época del año si las condiciones climatológicas lo permiten.

Se obtienen de distintas maneras:

  • Polinizando flores de autoflorecientes con otras que también sean autoflorecientes.
  • Cruzando el polen de autoflorecientes con otras fotodependientes.
  • Cruzando fotodependientes con la variedad Cannabis rudelaris, la cual florece cuando sus hormonas maduran, y no de cuando empieza a recibir poca o mucha luz.

En cuanto a sus ventajas, tenemos que hablar de plantas relativamente pequeñas, que alcanzan una altura máxima de 100 centímetros… y en tan solo 2-4 semanas. Esto hace además que sean variedades menos expuestas a las plagas y a los microorganismos que causan enfermedades, de modo que el gasto en tratamientos fitosanitarios sea menor.

Por último, pueden florecer hasta tres veces al año, con lo que podrás aprovechar mejor la temporada.

¿Cómo elegirlas?

Las semillas de marihuana maduran en primavera-verano

Elegir un tipo de semilla de marihuana va a depender mucho de las condiciones de cultivo que vayas a proporcionarle:

Semillas regulares

Como hemos comentado, estas semillas son las que se obtienen cruzando plantas de distintos géneros. Por lo tanto, son las ideales para lograr nuevas variedades. El único inconveniente es que necesitan bastante espacio y luz, de manera que se recomienda más su cultivo en exterior.

Semillas autoflorecientes

Las autoflorecientes son muy interesantes cuando se quiere tener cosecha durante todo el año, o cuando no se dispone de mucho espacio para cultivar. Además, se adaptan muy bien al cultivo en interior, pues no dependen tanto de la luz para florecer como las regulares.

Paso a paso de siembra de semillas de marihuana

Para ir terminando, ahora es buen momento para saber cómo sembrar las semillas. Así que si tienes dudas, vamos a intentar resolvértelas a continuación:

  1. Lo primero que hay que hacer es elegir un semillero. Con el fin de poder controlar mejor la germinación, es muy aconsejable utilizar bandejas de semillero, a ser posible de tipo forestal, aunque también te servirán las que se usan para sembrar semillas de especies de huerto, que tienen menos profundidad.
  2. Después, rellénalo con fibra de coco previamente humedecido con agua.
  3. A continuación, coloca una o dos semillas en cada alvéolo, y cúbrelas con más fibra de coco.
  4. El último paso es poner la bandeja de semillero en el exterior, a pleno sol; o bien en el interior con mucha luz.

Si se mantiene el sustrato húmedo, germinarán en los próximos 5 a 10 días a una temperatura superior de 15ºC.

La marihuana es una planta anual que produce semillas redondeadas

Esperamos que te haya sido de utilidad 🙂 .


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.