Secuoya roja (Sequoia sempervirens)

Vista de Sequoia sempervirens en su hábitat

Imagen – Wikimedia/Everson José de Freitas Pereira

La Sequoia sempervirens puede presumir de ser una de las plantas más altas del mundo; de hecho, se encontró un ejemplar que mide ni más ni menos que 115,55 metros de altura, por lo que no es sin duda una conífera ideal para jardines pequeños, no. Pero admirarla es una maravilla.

Conocer sus características, e incluso sus cuidados, ayudará a entender mejor a esta especie que es tan grande, que puede llegar a ocupar un volumen de 1203,5 metros.

Origen y características

El tronco del Sequoia sempervirens es muy grueso

Imagen – Wikimedia/Allie_Caulfield

Cualquier humano a su lado, incluso los que llegan a medir dos metros, se ve muy pequeño a su lado. Y es que si se quiere abrazar el tronco, se necesitan por lo menos treinta personas… y aún así diría que faltarían algunas más. Esta conífera, cuyo nombre científico es Sequoia sempervirens, es la única especie del género (Sequoia), y se la conoce por los nombres de secuoya roja o secuoya de California.

Tiene un ritmo de crecimiento lento, pero lo compensa con una esperanza de vida larga: como mínimo, de 600 años, aunque si las condiciones son las adecuadas puede llegar a los 3200. Sus hojas son perennes; es decir, se mantienen en la planta por varios meses (quizás años) antes de ser renovadas, y son de color verde, de un tamaño que oscila entre los 15 y los 25mm.

El fruto es un cono ovoidal, de 15 a 32mm de largo, con 15-25 escamas que se disponen en espiral. Necesita un promedio de ocho meses en madurar tras la polinización, que se realiza a finales de invierno, y contiene 3-7 semillas de unos 3-4mm de largo por 0,5mm ancho cada una.

Para poder verla crecer en estado natural tenemos que irnos al oeste de los Estados Unidos, concretamente vive desde Oregón hasta California central. Pero también en Europa (en España tenemos en el Cortijo de la Losa, en Puebla de Don Fadrique (Granada), y en Cantabria en lo que fue declarado Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón, que ocupa una superficie de 2.467 hectáreas). Además, en México cuentan con el Parque Las Sequoias, en el municipio de Jilotepec.

¿Cuáles son sus cuidados?

Vista del Sequoia sempervirens en hábitat

Imagen – Wikimedia/Goldblattster

Si te gustaría saber qué es lo que necesita esta imponente planta para crecer en buenas condiciones, a continuación te vamos a dar unos cuantos consejos 🙂 :

Clima

Cuando se va a adquirir una planta es muy importante saber si va a vivir bien en nuestra zona o no. En el caso de la secuoya roja hay que tener en cuenta que agradece el clima templado con heladas débiles, húmedo y con poco viento. Por eso, es una especie perfecta para jardines de montaña o que estén en zonas frescas pero protegidas.

Ubicación

Por supuesto, ha de estar en el exterior. ¿Dónde exactamente? Para que tenga un buen desarrollo, lo ideal es que esté en semisombra de joven, y que él solo, a medida que vaya creciendo y cogiendo altura, se vaya exponiendo cada vez más al sol directo.

Tierra

Depende de dónde lo vayas a tener:

  • Maceta: usa sustrato de cultivo para plantas ácidas (en venta aquí) pero añade primero una capa de pómice (en venta aquí), o arlita (en venta aquí).
  • Jardín: crece en suelos ligeramente ácidos, frescos, ligeros y profundos.

Riego

La Sequoia sempervirens necesita riegos frecuentes, pero evitando en todo momento el encharcamiento. Por eso, para que no tenga problemas es aconsejable comprobar la humedad de la tierra antes de regar, ya sea con un palo fino de madera o con un medidor de humedad digital.

En el caso de que lo tengas en maceta, podrás saber cuándo le toca si la pesas una vez regada y de nuevo al cabo de unos días, ya que la tierra húmeda pesa algo más que la que está seca 🙂 .

Abonado

El Sequoya sempervirens es una planta muy grande

Imagen – Flickr/brewbooks

Tan importante como regar es abonar. Ninguna planta puede vivir únicamente con agua. Por este motivo, desde comienzos de primavera hasta finales del verano se debe de abonar con abonos orgánicos, utilizando líquidos si se tiene en recipiente siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Poda

No la necesita. Solo se han de quitar las ramas secas, enfermas, débiles o rotas.

Época de plantación o trasplante

Tanto si quieres plantarla en el jardín como pasarla a una maceta mayor -algo que por cierto tienes que hacer cada 2 o 3 años, dependiendo del ritmo de crecimiento que lleve- has de hacerlo en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.

Multiplicación

La Sequoia sempervirens se multiplica por semillas en invierno, pues necesita pasar frío para germinar. El paso a paso a seguir es el siguiente:

Fase 1 – Estratificación

  1. Primero, se rellena un tupperware -con tapa- con vermiculita previamente humedecida.
  2. Luego, se espolvorea azufre para que los hongos no proliferen.
  3. Después, se echan las semillas y se cubren con un poco de vermiculita.
  4. Por último, se cierra el tupperware y se introduce en la nevera por tres meses.

Una vez por semana hay que sacarlo y quitarle la tapa para que se renueve el aire.

Fase 2 – Siembra en semillero

Pasado el invierno, hay que sembrarlas en bandejas forestales o en macetas individuales poniendo un máximo de dos semillas en cada una, con sustrato para plantas ácidas.

Es importante cubrirlas con una muy fina capa de sustrato ya que no pueden quedar expuestas, y si se entierran demasiado o no germinarán o lo harán muy débilmente.

Con todo, germinarán a lo largo de la primavera.

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -10ºC.

¿Cuál es la secuoya más grande del mundo?

La secuoya más alta pertenece a la especie Sequoia sempervirens, y se encuentra en el Parque Nacional Redwood, en el norte de San Francisco (California). Su nombre es Hiperion, y mide ni más ni menos que 115,55 metros de altura. Pero no es la única.

En el mismo parque que ella hay dos ejemplares más que le siguen muy cerca. Uno es Helios, con 114,58 metros de altura, y el otro es Icarus, con 113,14m.

¿Qué usos se le da?

El Sequoya sempervirens es una conífera de lento crecimiento

Imagen – Wikimedia/Allie_Caulfield

Ornamental

La secuoya roja es una conífera de gran valor ornamental, perfecta para cultivar en jardines espaciosos ya sea en alineaciones o en grupos. Además, también se puede trabajar como bonsái.

Madera

La madera, al ser de color rojiza y muy resistente, es muy apreciada para la construcción de muebles.

¿Qué te ha parecido la Sequoia sempervirens?

¿Sabes cómo regar las plantas durante el verano?
Apunta nuestros consejos y trucos para poder disfrutar de una estación llena de vida y color
Riego de las plantas durante el verano

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.