Todo lo que debes saber sobre setas venenosas

las setas pueden ser tan venenosas que pueden provocar la muerte

Cuando uno va al campo de excursión o va a realizar una recolecta de setas debe de estar bien atento a determinados indicadores que nos van a decir si la seta en cuestión es venenosa o no. Existen muchas especies de setas venenosas en el mundo que pueden llevar a la persona que lo ingiere hasta la muerte. Es por eso que es de vital importancia tener mucho cuidado con qué tipo de setas estamos manejando.

Para poder conocer si una seta es venenosa o no, primero debemos de analizarla bien y a partir de ahí, conocer qué tipo de seta es y qué grado de toxicidad tiene. ¿Quieres saber identificar las setas venenosas y cuáles son las setas más venenosas de España?

Cómo saber si una seta es venenosa o no

Lo primero es analizar la seta que tenemos en la mano. Muchas veces es mejor no cogerlas por posible contagio posterior. Para saber si una seta es venenosa o no tenemos que fijarnos en:

  • El tipo de himenio que tiene. El himenio es la parte fértil de la seta en la que se van formando las esporas sexuales que emplear para reproducirse. Ese himenio puede ser de distintas formas y, en función del tipo, podremos saber si es venenosa o no. Este himenio puede tener forma de láminas, tubos separables, pliegues y aguijones. Entre estas formas mencionadas, las setas venenosas y más peligrosas suelen presentar el himenio con forma de láminas. Con esto no quiere decir que todas las setas que tengan el himenio en forma de lámina sea venenosa, pero sí es el primer indicador de ello.

Los tipos de himenio nos indican si una seta es venenosa o no

  • La forma en la que se rompe la carne. Cuando cogemos la seta y la rompemos se pueden observar distintas estructuras. Pueden ser de estructura fibrosa (similar a la madera) o con una rotura granuda (similar a la tiza). La mayor parte de las setas que son venenosas se suelen romper y dar lugar a estructuras con fibras. Es lo mismo que lo anterior, no quiere decir que todas las setas con estructura fibrosa vayan a ser venenosas.
  • El color que tienen las esporas. Cuando observamos las láminas del himenio tenemos que darnos cuenta de qué color tienen. Existen muchos colores pero casi siempre sintetizando los cuatro colores básicos: blanco, rosa, pardo y negro. Si las láminas del himenio presentan un color pardo y rosa es muy probable que la seta sea tóxica o simplemente no tenga ningún interés gastronómico.
  • La inserción de las láminas. Como he mencionado antes, el primer indicador es si el himenio de la seta tiene forma de lámina. Si la lámina es rosa o parda y ahora, tenemos que ver la forma en la que las láminas llegan hasta el pie de la seta. Esto es importante a la hora de distinguirlas. Algunas de ellas llegan hasta por debajo del pie y otras suben hasta la parte superior del pie.

las láminas de una seta pueden decirnos si son venenosas o no

  • Resto de velos. Los velos de las setas pueden reflejarse de distinta manera. Pueden tomar forma de volva en la base del pie, de verrugas en el sombrero, forma de anillo o de cortina en el pie. Las más venenosas suelen ser las de anillo, volva y verruga. Por ejemplo, nos encontramos con la Amanita phalloides, la seta más peligrosa que podemos encontrar en Navarra.

¿Qué hacer cuando se quiere recoger setas?

es importante que las cestas de las setas estén bien aireadas

Es importante ir bien preparados cuando vamos a recoger setas y, sobretodo, estar alerta para no equivocarnos e intoxicarnos. Es muy útil llevar una cesta con nosotros que sea permeable para poder transportar las setas. Esto es importante debido a que conseguimos que las setas estén aireadas y de esta forma, no puedan diseminarse.

Cuando comenzamos nuestra recolección y tenemos algunas setas ya en la cesta y encontramos una de la que tenemos duda, es mejor no echarlas a la cesta, puesto que podría contaminar al resto y producirnos una intoxicación al consumir las otras. Debemos de emplear un cuchillo, pero no cortar la base ya que nos puede servir de indicador del grado de toxicidad. Si cortamos las setas desde la base, perderemos esos indicadores que no puedan decir si son venenosas o no. También debemos de evitar coger aquellas setas que aún no están bien desarrolladas ya que es mejor dejarlas que se hagan adultas y se reproduzcan. Si queremos realizar una recolección sostenible, debemos de aplicar la misma acción que con los peces.

Setas más venenosas de España

En España existen numerosas especies de setas venenosas. Nos vamos a centrar en las más extendidas y famosas.

Amanita phalloides

Amanita phalloides

Esta seta se puede reconocer porque tiene la cicuta verde. Su toxicidad es bastante alta debido a que es la mayor responsable de los casos de investigación en nuestro país. El veneno es muy tóxico y puede causar la muerte tras comer un solo ejemplar.

Esta seta crece durante toda la estación micológica, que suele ser entre los meses de septiembre a febrero. Además, su área de distribución abarca todo tipo de bosques de toda la península, tanto en costa como en montaña.

El veneno de esta seta ataca sobre las células del sistema nervioso central, hígado o músculos destruyéndolas. Una vez ingerida tetemos entre seis y doce horas para que su efecto comience. Los síntomas más frecuentes que podemos tener tras ingerirla son náuseas, vómitos, diarrea sanguinolenta, cólicos…Lo importante de este veneno es que cuando aparecen estos síntomas es porque algunos órganos ya han sido dañados, por lo tanto es crucial para la supervivencia de la persona acudir a un hospital cuanto antes.

Amanita muscaria

amanita muscaria

Esta seta es conocida como la matamoscas ya que tiene la capacidad de poder paralizar a los insectos que entran en contacto con ella. Es una seta bastante llamativa y de color fuerte, por lo que nos debe de indicar ya de por sí que no es comestible. En la naturaleza los animales y plantas venenosos suelen ser más llamativos para que los depredadores ni siquiera intenten darles caza, ya que, aunque en el caso en el que puedan llegar a sobrevivir de una emboscada gracias a su veneno, recibirán daño por parte del depredador.

Es por eso, que de por sí, es mejor no acercarse a las setas muy llamativas. Esta seta crece en entornos muy variados y a todas las cotas de altura. Está asociada a las raíces de los árboles que, normalmente, suelen ser hayas, pinos negros o abedules. Comienzan a aparecer a finales de verano y a principio de otoño en nuestro país.

En cuanto a su veneno, tenemos que decir que principalmente es neurotóxico con consecuencias bastante graves, pero no tiene por qué causar la muerte. También tienen propiedades alucinógenas y suele atacar al intestino y el hígado. Los síntomas se manifiestan a las dos horas tras su ingesta y suelen ser síntomas gastrointestinales como vómitos y cólicos.

Boletus satanas

Boletus satanas

Esta seta tiene dimensiones bastante grandes aunque no es demasiado tóxica tal y como sugiere su nombre. Suele crecer en los claros de los bosques junto a las raíces de las encinas, hayas y robles. No suele ser muy común pero siempre suele crecer en las mismas zonas. Estas zonas suelen ser a media altura de montaña o en la parte más altas de las tierras más bajas.

El veneno de esta seta es mucho más tóxico si se consume cruda. Si se toma cocinada, es tóxico pero muchísimo más leve. Produce trastornos gastrointestinales con vómitos y diarreas, que se manifiestan poco después de su consumo.

Lactarius torminosus

Lactarius torminosus

Su toxicidad es bastante baja, puesto que sólo provoca pequeños trastornos grastrointestinales. Crece cerca de los abedules y sus síntomas ocurren entre 15 minutos y 3 horas tras haberlas consumido.

Cortinarius

Cortinarius

Estas setas son menos comunes y crecen en los bosques de hoja caduca o en pinares. Estas son fáciles de identificar a simple vista, por lo que es difícil confundirlas con especies que no sean comestibles. Es fácil identificarlas porque no tienen buen sabor. Son bastante tóxicas y muy frecuentemente mortales. Sus síntomas se manifiestan días después de su consumo, incluso semanas. Provocan cansancio, sed intensa y sequedad de boca, pérdida de apetito, dolor de cabeza y alteraciones renales y hepáticas.

Russula emética

Russula emética

Esta seta se encuentra en las zonas de bosques más húmedas y ricas en musgos. Está muy extendida por toda España y es morfológicamente muy variada. Si se consumen, provocan trastornos leves a nivel gastroentérico en un periodo breve, de media hora a dos horas, tras su consumo. Es tóxica sólo en grandes cantidades y un único ejemplar, cocinado con otras especies, es inocuo.

Setas comestibles en España

champiñones

Para ayudar aún más a la identificación de las setas venenosas, os voy a decir cuáles son las setas que si se pueden comer: los boletus, champiñones, los níscalos o el rebozuelo son algunas de las setas que son comestibles, más extendidas y recolectadas en España. Se suelen emplear en la cocina para hacer platos increíblemente ricos ya que tienen delicados sabores y dulces olores.

Con estas pautas podremos hacer una buena recolección sin intoxicarnos por equivocación. Tenéis que pensar que es importante estar atentos a todas las especies de setas ya que de ello podría depender nuestra vida.

¿Conoces más setas que tengamos que añadir a la lista? No dudes en dejar un comentario !!!

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Botánica

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales por Universidad de Málaga. Dedicado a la educación ambiental. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *