Skimmia japonica: cuidados

Skimmia japónica cuidados

Una de las plantas rústicas que puedes encontrarte en cualquier estación del año, bastante fácil de cuidar, es, sin duda, la Skimmia japónica. Sus cuidados son mínimos y aumenta su presencia de cara a la Navidad porque se la relaciona con esta.

Pero, ¿qué es la Skimmia japónica? ¿Qué cuidados necesita? A continuación te hablamos de ella.

Características de la Skimmia japónica

Características de la Skimmia japónica

La Skimmia japónica es una planta arbustiva, o arbusto dioico, es decir, que tiene ejemplares que son machos y ejemplares hembra. Se caracteriza por formar pequeñas matas redondas de entre 25 centímetros y 1,5 metros de altura. En cuanto a las hojas, estas son de un verde muy profundo en el haz, mientras que en el envés son más claritas. Su forma es ovalada o elíptica, y miden entre 8-10 centímetros de largo. Además, desprenden olor, sobre todo cuando las frotas.

Pero lo más bello de esta planta no son sus hojas, sino las pequeñas flores y bayas que tiene. Dependiendo de que se tenga una masculina o femenina se comporta de maneras diferentes.

Si es masculina, las flores van a salir en invierno, en panículas con botones rojos muy pequeños pero decorativos. En primavera, estos dan paso a flores blancas llenas de perfume.

¿Y en las femeninas? Pues tendrá en otoño unos ramilletes de bayas rojas, que mantiene durante bastante tiempo. Eso sí, hay que saber que son tóxicas. Las flores, por su parte, no son tan bonitas como en los machos.

Este género es oriundo de Asia tropical, pero lo cierto es que se adapta bien a vivir en semisombra y sombra completa.

Cuidados de la Skimmia japónica

Cuidados de la Skimmia japónica

Ahora que conoces un poco más a fondo la planta, es hora de que te digamos cuáles son los cuidados de la Skimmia japónica. Como te dijimos al principio, no es una planta que necesite mucho, pero sí algunas cosas como por ejemplo las siguientes:

Ubicación

La Skimmia japónica se cultiva muy bien en sombra o semisombra. Si se vive en un clima fresco o muy fresco sí que se podría plantar a pleno sol, pero es importante que, si se hace, se mantenga la humedad del suelo ya que, de lo contrario, sufrirá bastante la planta y podría hasta morir.

En este caso, la Skimmia japónica puede estar plantada en el suelo (se utiliza sobre todo para bordear caminos o para cubrir muros o paredes de los jardines), o bien plantada en maceta. Al ser de crecimiento lento aguanta bien en espacios más limitados.

Temperatura

A pesar de esa necesidad de una ubicación concreta, lo cierto es que suele resistir las temperaturas altas así como las bajas. De hecho, es capaz de aguantar las heladas y temperaturas que caigan hasta los -12ºC.

En cuanto a las altas temperaturas, si bien no son el ideal para estas plantas (porque provienen de una temperatura templada), puede tolerarlas si están en sombra. No es recomendable que se pongan directamente al sol y que los rayos incidan sobre ella, porque la quemaría. Por eso, si se coloca en semisombra, es mejor hacerlo para que le dé el sol de primera hora de la mañana.

Tierra

Este arbusto necesita un tipo de sustrato que sea ácido, blando y que esté bien aireado. Los mejores en este caso suelen ser la turba, la tierra de páramo, perlita o las agujas de pino. Si la plantas en una tierra caliza, notarás que algo no va bien porque se le empezarán a caer las hojas y a amarillearse.

La Skimmia japónica también puede estar en maceta y se recomienda que la trasplantes solo cuando las raíces ocupen todo el espacio, nunca antes.

Por supuesto, ni que decir tiene que necesita un suelo que drene bien y que mantenga la humedad pero sin acumularse el agua.

Riego

Esta planta requiere un riego regular, que no en exceso. Y es que necesita que la tierra esté húmeda para sentirse bien.

En cuanto al agua, sí es un poco «especial». Y es que requiere que el agua no tenga demasiada cal. Si eso pasa, entonces lo mejor es usar agua pluvial o desmineralizada. Otra opción, que además le va muy bien, es usar el agua del grifo pero hervirla con unas gotas de vinagre. Así se elimina por completo el vinagre.

A la hora de regarla es mucho mejor que lo hagas en la base, es decir, que no le caiga agua a las hojas o a las bayas. El motivo es que el agua puede quedarse acumulada y sería una gran fuente para que proliferaran los hongos y otros problemas de salud, además de que, si está en semisombra, podría quemarle las hojas. Otro de los problemas de esto es que pudriría las bayas y hojas si el agua se mantiene depositada en esa zona constantemente.

Cuidados de la esquimia

Poda, de los cuidados de la Skimmia japónica que menos se hacen

En cuanto a la poda debes saber que la Skimmia japónica no es una planta que debas podar, porque lo que forma son arbustos redondeados y muy densos. Sin embargo, sí te puedes encontrar con que algunas ramas se secan o directamente se mueren y no vendría mal sanearla un poco cuando crece demasiado.

Así, podrías quitarle aquellas ramas que se ven secas, en mal estado, etc. De esa forma ayudarás a que haya una mayor oxigenación de toda la planta.

Eso sí, ten en cuenta que es una planta de crecimiento lento, así que no tendrás que estar podándola todos los años, pueden pasar varios antes de hacerlo.

Multiplicación

La multiplicación de la planta puede hacerse de dos formas diferentes:

  • Por un lado, puede ser por semillas, la forma más habitual. Sin embargo, puede tardar tiempo en que se conviertan en ejemplares adultos.
  • Por otro lado, a través de esquejes. Es importante que, en este caso, cojas siempre esquejes de madera semimadura, es decir, de brotes jóvenes pero no demasiado. La mejor época para hacerlo siempre es a final del verano.

Como ves, de la Skimmia japónica los cuidados no son nada del otro mundo. Debido a que tarda en crecer y en desarrollarse eso permite ir más tranquilos en cuanto a las necesidades. Lo que sí debes tener en cuenta es que esta planta, por su toxicidad en las bayas, no es la más recomendable en casa si tienes hijos o mascotas porque estos pueden coger esos frutos y comérselos, provocándose problemas. ¿Tienes más dudas sobre este arbusto? Coméntanos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.