Suculentas blancas: tipos y cuidados

Hay varios tipos de suculentas blancas

Las suculentas blancas puras, realmente, son muy escasas. Pero hay muchas especies que están recubiertas de una cera que es lo que hace que se vean así. Esta cera es importante para ellas ya que les protege de la radiación solar, la cual puede ser muy intensa en sus lugares de origen.

Pero, ¿cuáles son sus nombres? Porque, claro, saberlos nos ayudará a saber más sobre ellas, y por lo tanto, a cuidarlas mejor. Pues bien, a continuación vamos a presentártelas.

Selección o tipos de suculentas blancas

Si quieres decorar tu hogar con unas plantas suculentas blancas, has de saber hay varias con las que podrás disfrutar mucho. Estas son:

Caputia tomentosa

La Caputia tomentosa es una suculenta blanca

Imagen – Flickr/Arthur Chapman

La Caputia tomentosa es una suculenta conocida como senecio lanudo, suculenta de nieve o por su anterior nombre científico, Senecio haworthii. Es una planta nativa de El Cabo, en Sudáfrica, que tiene hojas carnosas, delgadas, que crecen casi en vertical y cubiertas de cera. Alcanza una altura de 10-25 centímetros, y aunque florece sus flores son del mismo color que la planta, por lo que pueden pasar desapercibidas.

Cotyledon orbiculata

El Cotyledon orbiculata es una suculenta blanca arbustiva

Imagen – Wikimedia/JMK

El Cotyledon orbiculata es un arbusto suculento que puede alcanzar 1,5 metros de altura. Es endémico de Sudáfrica, y desarrolla un tallo ramificado del cual brotan hojas verde glaucas con el margen rojo. Tanto su follaje como el tallo están recubiertos de cera blanca. Florece en primavera, produciendo flores con forma de campana de color naranja o amarillo las cuales surgen de un tallo de 60 centímetros de alto.

Cotyledon undulata

El Cotyledon undulata es una planta crasa blanca

Imagen – Flickr/Zruda

El Cotyledon undulata es una planta que podría etiquetarse como suculenta blanca. Es un pequeño arbusto originario de África que alcanza una altura de 50 centímetros cubierto por cera blanquecina. Ramifica desde la base, y tiene hojas con forma de vieira, que es un tipo de almeja marina. Es muy curiosa esta especie, porque cuanto mayor es la radiación solar, más rojizas se vuelven sus hojas, empezando por los bordes, y después por el envés de las hojas pues es lo que queda más expuesto. Sus flores son naranjas o amarillas.

Dudleya brittonii

La Dudleya brittonii es una planta blanca

Imagen – Wikimedia/Zruda

La Dudleya brittonii es una suculenta nativa de México que forma rosetas de hojas carnosas, con forma más o menos triangular, cubiertas de cera blanquecina. Puede alcanzar una altura de hasta 1 metro, pero es difícil que supere los 30 centímetros. Las flores surgen de un tallo de 30-35 centímetros de alto, y son verdosas.

Dudleya farinosa

La Dudleya farinosa es una crasa pequeña y blanca

Imagen – Flickr/John Rusk

La Dudleya farinosa es una suculenta no cactácea nativa de Oregón y California. Crece formando una roseta de hojas de color verde muy claro, con un diámetro de hasta 6 centímetros y una altura aproximada de 5 centímetros. Tiene flores amarillas, pequeñas, pero muy numerosas.

Echeveria cante

La Echeveria cante es una suculenta blanca y preciosa

Imagen – Wikimedia/Marco Wentzel

La Echeveria cante es una suculenta blanca de buen tamaño, que alcanza un diámetro de 30 centímetros por 50 centímetros de altura. En realidad, más que blanca es de color verde glauco, pero dependiendo de la cantidad de cera que tenga en sus hojas se verá más o menos blanquecina. Sus flores brotan en primavera, y son rosas.

Echeveria laui

La Echeveria laui es una suculenta pequeña

Imagen – Wikimedia/Roland zh

La Echeveria laui es una planta a la que llaman roseta, nativa de México, que crece hasta los 30 centímetros de diámetro por unos 5-7 centímetros de altura. Sus hojas son carnosas, de color verde oscuro, cubiertas de una cera casi blanca. Florece en primavera produciendo un tallo floral de unos 10 centímetros, en cuyo extremo brotan flores también suculentas de color rosado.

Senecio candicans ‘Angel Wings’

El Senecio candicas es una suculenta de hojas blancas

Imagen – Ruedes Boulets

A veces llamado simplemente Senecio ‘Angel Wings’, es una planta que alcanza una altura de 1 metro, si bien se puede tener más baja si se poda. Es una variedad con hojas verdes cubiertas de cera o polvo blanco por ambas caras, con el margen algo dentado. Sus flores, de color amarillo anaranjado, brotan en invierno.

¿Cómo se cuidan?

Las suculentas blancas necesitan una serie de cuidados que, si bien no son complicados, sí que es conveniente conocer:

Ubicación

La Echeveria laui es una crasa de hojas blancas

Imagen – Wikimedia/Jim Evans

En primer lugar, hablaremos de la ubicación, es decir, de dónde hay que ponerlas. Lo más recomendable es que estén en un lugar en el que haya mucha luz natural, pero también se pueden acostumbrar y aclimatar poco a poco y de forma gradual a la exposición solar directa.

El proceso de aclimatación se ha de hacer en primavera o en otoño, pues es cuando la radiación del sol es menos intensa. Consistirá en ponerlas una hora, ya sea por la mañana temprano o a última hora de la tarde, expuestas al astro rey directamente, e ir aumentando el tiempo de exposición en una hora durante las próximas semanas.

Son muy interesantes para tener en jardines con suculentas, donde aportarán color y exotismo a la zona.

¿Se pueden tener en casa?

Hay quien las tiene como plantas de interior. Pero las suculentas blancas necesitan mucha luz, de ahí que se aconseje cultivarlas en balcones, terrazas, patios, o como poco en una habitación en la que haya ventanas por las que los rayos del sol entren sin dificultad.

Eso sí, si en tu zona hay heladas, sí que tendrás que protegerlas en casa.

Tierra o sustrato

  • Maceta: se ha de llenar con una mezcla de turba con perlita (en venta aquí) al 50%, o bien con tierra para cactus y crasas (en venta aquí). Es importante que la maceta tenga agujeros en su base para que las raíces no se pudran.
  • Jardín: se pueden plantar en el suelo siempre que la tierra sea ligera y no se encharque.

Riego

El riego de suculentas es lo más complicado y, a la vez, lo más fácil ya que hay que regarlas cuando la tierra esté completamente seca. Para saberlo, puede ser muy útil usar un medidor de humedad, el cual al introducirlo en la tierra nos indicará cuán húmeda o seca está.

Otra forma de saberlo, si las tenemos en macetas, es cogiéndola nada más regarlas y de nuevo pasados unos días. Dado que la tierra para cactus pesa poco, cuando esté seca notaremos que la maceta casi no pesa.

Abonado

Es recomendable abonar las suculentas blancas durante la primavera y el verano. Para ello se usarán abonos específicos para cactus y crasas (como este).

Trasplante

Las suculentas blancas necesitan sol

Imagen – Flickr/cultivar413

Se han de cambiar de maceta cada 2 o 3 años aproximadamente. La época ideal para ello es la primavera.  Y si quieres plantarlas en el suelo, has de hacerlo cuando las temperaturas superen los 18ºC.

Rusticidad

Todas las que hemos visto soportan el calor de hasta 40ºC, así como el frío. Pero las heladas pueden perjudicarlas, por eso es aconsejable tenerlas en casa si las temperaturas bajan de los -2ºC.

¿Conocías a las suculentas blancas? ¿Qué te han parecido?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.