Tejo (Taxus)

Vista de las hojas del Taxus cuspidata var. cuspidata

Taxus cuspidata var. cuspidata // Imagen – Flickr/harum.koh

El tejo es una conífera que realmente no crece mucho (no si la comparamos con lo que pueden llegar a crecer otras), y de la que además hay tantas variedades y cultivares que incluso se puede cultivar en jardines pequeños y/o en macetas.

Por si fuera poco, es muy resistente al frío y puede vivir sin problemas en terrenos calizos. Así que si andas buscando una planta con esas características, a continuación vas a descubrir cómo se cuida.

Origen y características

Vista del Taxus baccata

Imagen – Wikimedia/Philipp Guttmann

El tejo es un término que hace referencia a las coníferas del género botánico Taxus, el cual está compuesto por unas 22 especies clasificadas en cuatro grupos (Baccata, Cuspidata y Sumatrana). Asimismo, hay dos híbridos muy cultivados también, que son el Taxus x media (fruto del cruce entre Taxus baccata x Taxus cuspidata), y el Taxus x hunnewelliana (Taxus cuspidata x Taxus canadensis). Es originario de Eurasia y América.

Puede alcanzar una altura de hasta 20 metros, aunque dependiendo de la especie y de las condiciones donde viva puede crecer menos. Su copa es piramidal normalmente, con gran cantidad de ramas brotando del tronco principal de manera horizontal. El tronco suele ser grueso, de hasta 1,5m de diámetro, con la corteza delgada y de color pardo.

Las hojas miden de 10 a 30mm de largo, y se disponen en hileras opuestas. Su color es el verde oscuro por el haz y amarillento o glabro por el envés. Son perennes, pero que no te cause confusión la palabra: esto significa que se mantienen en la planta por mucho tiempo, pero que llega un momento en el que se caen para dejar paso a hojas nuevas.

Es dioico, con ejemplares masculinos y femeninos. El fruto es una baya que se puede consumir, pero solo una vez retirada la semilla.

Todas sus partes (a excepción del fruto, como hemos dicho) son tóxicas, pudiendo causar la muerte a los pocos minutos. Su esperanza de vida es muy larga, de más de mil años. En España, de hecho, tenemos en Bermiego (Asturias) a un ejemplar llamado el Tejo de Bermiego con una edad estimada de unos 2.000 años, considerado el tejo más antiguo del país y uno de los más viejos de Europa.

Principales especies

Las más populares son:

Taxus baccata

Vista de un Taxus baccata joven

Imagen – Wikimedia/Jerzy Opioła

Es conocido como el tejo común o tejo negro, y es una especie que empezó su evolución durante el Jurásico (hace más de 145 millones de años). Crece en Europa occidental, central y meridional, y alcanza una altura máxima de 28 metros con un diámetro de tronco de hasta 4m.

Si todo le va bien, puede alcanzar los 5000 años de edad.

Taxus brevifolia

Vista del tejo del Pacífico

Imagen – Wikimedia/Walter Siegmund (talk)

Es una especie nativa del noroeste del Pacífico, en América del Norte. Se la conoce en inglés como ”Pacific Yew” o tejo del Pacífico. Alcanza los 10-15 metros de altura con un tronco de hasta 50cm de diámetro.

Su ritmo de crecimiento es muy, muy lento.

Taxus cuspidata

Vista del Taxus cuspidata

Imagen – Wikimedia/Norm~commonswiki

Es un árbol nativo de Corea, Japón, China y Rusia conocido como tejo japonés. Alcanza una altura de hasta 18 metros, con un diámetro de tronco de hasta 60cm.

Su esperanza de vida es de unos mil años.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar te tejo, te recomendamos cuidarlo de la siguiente manera:

Ubicación

Es una planta que ha de estar en el exterior, a pleno sol o en semisombra. Para que tenga un buen desarrollo es recomendable plantarlo en el suelo, a una distancia de unos 5-6 metros de muros, tuberías, etc. así como de otras plantas altas.

Tierra

  • Maceta: usa sustratos con un pH neutro o alcalino (pH de 7). Si no sabes cuáles son, no te preocupes: el sustrato universal ”de toda la vida” te servirá, pero mejora su drenaje añadiendo un 30% de perlita o arlita. Puedes comprarlo aquí.
  • Jardín: crece en suelos alcalinos, y se puede adaptar a los que son ligeramente ácidos (pH de 6,5). Es importante que tengan buen drenaje para que el agua no permanezca estancada durante demasiado tiempo.

Riego

Unas 3-4 veces por semana en verano, y cada 4-5 días el resto del año. Pero ojo, esto es una media, no una regla fija. Por ejemplo, si llueve mucho en tu zona durante la temporada más cálida del año, la frecuencia de riego será mucho menor.

En función de las condiciones climáticas de tu zona, tendrás que regar más, o menos.

Abonado

Vista de las hojas del Taxus floridana

Taxus floridana // Imagen – Wikimedia/MPF

Es aconsejable abonar en primavera y verano con abonos ecológicos, como el guano o el compost. Echa una capa de unos 4cm de grosor alrededor del tronco, mézclala con la superficie de la tierra, y riega.

En el caso de que lo tengas en maceta, usa abonos líquidos siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Poda

No la necesita, aunque se puede podar a finales de invierno para quitarle las ramas secas, enfermas, débiles o rotas, y también para darle forma.

Multiplicación

El tejo se multiplica por semillas y por esquejes. Veamos cómo proceder en cada caso:

Semillas (en otoño/invierno)

  1. Lo primero que hay que hacer es quitarles la envoltura carnosa y lavarlas con agua.
  2. Después, se siembran en un tupperware con vermiculita previamente humedecida con agua, y se mete este en la nevera por tres meses.
  3. Una vez a la semana, se saca el tupperware y se le quita la tapa para que se renueve el aire y para comprobar la humedad de la vermiculita, la cual debe de estar siempre húmeda.
  4. Pasado ese tiempo, se procederá a sembrar en macetas con sustrato de cultivo universal.

Para que los hongos no hagan de las suyas, es muy recomendable espolvorear cobre o azufre tanto en el tupperware como en la maceta.

La germinación es lenta e irregular, pero si todo va bien germinarán en unos 3-4 meses.

Esquejes (en invierno, tras las heladas)

Para multiplicarlo por esquejes se cortan trozos de ramas de unos 20-25cm de longitud, que tengan en su base algo de madera vieja. Luego, se impregna la base con enraizantes caseros y se plantan en macetas con arena volcánica (pómice o akadama por ejemplo), en semisombra.

Así emitirá sus propias raíces en un mes más o menos.

Plagas y enfermedades

Es muy resistente, tanto que la única plaga que le puede causar algunos daños es la cochinilla, la cual se trata con parafinas o con insecticidas anti-cochinillas.

Y en cuanto a las enfermedades, los hongos causan el amarilleo y la desecación de las hojas, pero no es grave y de hecho no se suele tratar. De todos modos, si te preocupa puedes tratar a tu planta con fungicidas en spray.

Rusticidad

Resiste sin problemas hasta los -18ºC.

¿Para qué se usa?

Ornamental

Bonsái de Taxus con estilo de bosque

El tejo es una conífera muy ornamental, ideal para tener como ejemplar aislado, en alineaciones o en grupos. Además, a menudo se trabaja como bonsái.

Comestible

Las cáscaras de los frutos se pueden consumir una vez que se les haya extraído la semilla, por lo que son interesantes para calmar un poco el estómago hasta que llegue la hora de comer 😉 .

Madera

La madera de muchas especies de tejos se ha utilizado y se utiliza en carpintería y ebanistería, ya que resiste las condiciones del exterior.

¿Qué te ha parecido este árbol?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.