Tierra vegetal: qué es y cómo se prepara

La tierra vegetal también se conoce como sustrato vegetal

Durante los meses más fríos del año, en invierno, los jardines entran en un tipo de hibernación. Es entonces cuando debemos ir preparando el terreno para la próxima temporada cuando comienza a cesar el frío. Un buen método para recuperar la vivacidad y fertilizar el suelo de nuestro huerto o jardín es mediante el uso de la tierra vegetal.

¿No sabes qué es? En este caso te recomiendo que sigas leyendo este artículo, pues explicaremos qué es la tierra vegetal, para qué sirve y cómo podemos prepararla nosotros mismos en casa.

¿Qué es la tierra vegetal y para qué sirve?

La tierra vegetal sirve para alimentar a las plantas

Cuando hablamos de tierra vegetal, también conocida como sustrato vegetal, nos referimos a la parte del biotopo en la cual ciertos seres vivos llevan a cabo sus funciones vitales. Esta sirve como base de nutrición para otros organismos. Normalmente, la tierra vegetal es una mezcla entre tierra natural, arena y compost vegetal. Este mix suele estar completamente adaptado para cualquier tipo de cultivo o plantación que tengamos en nuestro huerto o jardín.

Entre las características de la tierra vegetal destaca sobre todo la parte húmica que resulta fundamental para que una planta puede crecer correctamente. Además, este tipo de sustrato ayuda a generar consistencia para los vegetales. Habitualmente se recomienda el uso de la tierra vegetal especialmente en zonas en las cuales se encuentran plantaciones de arbustos o árboles, entre otros.

A parte de los beneficios que hemos mencionado hasta ahora, la tierra vegetal también permite un buen drenaje del agua a la vez que tiene una mayor capacidad para retener la humedad. Otro aspecto a destacar es la buena aireación del suelo que aporta este sustrato. Tampoco podemos olvidarnos de que se trata de una tierra muy rica tanto en materia orgánica como en minerales. Mediante los nutrientes que contiene, la tierra vegetal aporta la alimentación necesaria para que las plantas puedan crecer y desarrollarse correctamente.

¿Cuánto cuesta la tierra vegetal?

Cuando toca decidir si queremos añadir este sustrato vegetal tan nutritivo al suelo de nuestro huerto o jardín, siempre nos acabamos planteando cuánto puede llegar a costar este tipo de tierra. Obviamente, el precio puede variar según la cantidad, la marca y el lugar de adquisición. Tanta es la diferencia que los precios pueden llegar a oscilar entre los 20€ y los 50€ por cada 50 litros de tierra vegetal. En el caso de que nos parezca demasiado caro o no queramos gastar tanto dinero en tierra, siempre tenemos la opción de preparar tierra vegetal por nuestra cuenta.

¿Cómo se prepara tierra vegetal?

Podemos preparar tierra vegetal en casa

A la hora de preparar tierra vegetal en casa, debemos saber qué lleva este tipo sustrato y cuáles son la proporciones. Para realizar esta tarea, nos harán falta hojas secas, yerba mate, restos vegetales que no hayan sido cocidos, té, pequeñas ramas y cáscara de cítricos. De estos ingredientes, el más importante son los restos de poda, raíces, hojas y ramas. Para conseguir una proporción adecuada, dos partes del total deben ser hojas secas y una parte desechos frescos. Además, podemos incluir pasto recién cortado, pero este no debe contener flores ni semillas.

En la naturaleza también existe tierra vegetal. Suele ser la capa superior del suelo, que es de origen vegetal. Esta se crea mediante la degradación de la materia orgánica que se acaba acumulando en el suelo. Habitualmente ocupa los diez centímetros superiores de la tierra. Como los componentes de este sustrato son desechos vegetales, el suelo acaba siendo muy fértil y rico. Para conseguir grandes cantidades de hojas, podemos esperar al otoño, que es cuando los árboles las pierden y acaban cubriendo el suelo.

Artículo relacionado:
¿Qué es el suelo y por qué es importante para las plantas?

¿Cuánto se tarda en preparar el sustrato vegetal?

Debido a que la descomposición de materias orgánicas es lenta, todo este proceso puede demorarse hasta un año. Para poder utilizar este sustrato vegetal a lo largo de todo el año, lo más recomendable es guardar partes en diferentes recipientes. Estos recipientes deberían tener orificios para que la pila de desechos se pueda airear.

Una vez hayamos conseguido el sustrato vegetal, podemos pasarlo por un tamiz para que sea más fino. El tamiz es básicamente un utensilio cuyo fin es separar las partes más gruesas de las más finas. Una vez finalizado el proceso, el sustrato vegetal puede ser usado tanto para sembrar como para mezclarlo con otros componentes como, por ejemplo, perlita, turba, etc.

Existen algunos truquitos para acelerar el proceso de descomposición. Si vamos mojando la pila de desechos periódicamente, podemos conseguir sustrato vegetal en menos de un año. Suele bastar con dejarlo la pila de desechos al aire libre y que se vaya mojando con las lluvias. También existe la posibilidad de utilizar aceleradores químicos, como podría ser por ejemplo el sulfato de amonio.

El sustrato vegetal es, sin lugar a dudas, una de las mejores opciones para alimentar nuestras plantas, y resulta muy sencillo de preparar, sólo requiere un poco de paciencia.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.