Tilo silvestre (Tilia cordata)

La Tilia cordata es una especie de tilo, una de las más comunes y, ¿por qué no decirlo? bonita. Si bien es un árbol que necesita mucho espacio para poder tener un buen desarrollo, eso no quita que sea muy interesante.

Y es que, no solo tiene un porte elegante, sino que además sus hojas son de un color precioso tanto en primavera y verano, como en otoño antes de caer.

Origen y características

Imagen – Wikimedia/Waugsberg

Conocida como tilo silvestre, tilo norteño o tilo de hoja pequeña, es un árbol caducifolio originario de Europa, así como de Siria, Turquía y Líbano. Alcanza una altura de 20 a 30 metros, con un tronco más o menos recto de entre 1 a 1,5 metros de grosor en su base. Su copa es redondeada, amplia, de 6-7 metros, compuesta por hojas acorazonadas de hasta 8 centímetros, de color verde excepto en otoño que se vuelven amarillas antes de caer.

Florece en primavera/verano. Las flores son pequeñas, de color amarillo y verde. Son polinizadas por las abejas, y una vez lo hacen, el árbol comienza a producir sus frutos que son redondeados, de hasta 8mm de diámetro que contienen una semilla igualmente pequeña.

Se suele hibridar con la Tilia platyphyllos, dando lugar a la Tilia x vulgaris.

Te recomendamos:Tilo, un árbol imponente y muy hermoso

¿Cuáles son sus cuidados?

Imagen – Wikimedia/Sten Porse

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

El tilo silvestre es un árbol que tiene que estar en el exterior, ya sea a pleno sol o en semisombra. Ahora bien, si vives en una zona con una gran insolación (como el mediterráneo por ejemplo) es mejor que lo tengas protegido del astro rey para evitar que sus hojas se quemen.

Si lo vas a tener en el suelo, plántalo a una distancia mínima de 10 metros de paredes, muros, tuberías y demás, no tanto por sus raíces (que también) sino para que pueda desarrollarse con total libertad.

Tierra

Depende:

  • Jardín: la tierra debe de ser fértil, con buen drenaje, y de preferencia ácida aunque tolera los suelos neutros.
  • Maceta: usa sustrato de cultivo para plantas ácidas (en venta aquí) mezclada con un 30% de perlita (en venta aquí). Pero si vives en el Mediterráneo te recomiendo más mezclar akadama con un 30% de kanuma para que sus raíces estén más aireadas. Tienes información sobre estos dos últimos sustratos aquí.

Riego

El riego ha de ser frecuente, sobretodo durante los veranos calurosos y secos. No resiste la sequía, pero ojo, tampoco el encharcamiento. Para evitar problemas es recomendable comprobar la humedad de la tierra, así si está muy húmeda sabrás que habrá que esperar unos días más a regar. ¿Cómo se hace eso? Bueno, hay varias maneras:

  • introduciendo un palo delgado de madera: si al extraerlo sale con mucha tierra adherida, no riegues;
  • con un medidor de humedad digital: te indicará al instante cuán húmeda está la tierra que ha entrado en contacto con él;
  • si lo tienes en maceta, pesándola una vez regada y de nuevo al cabo de unos días: como no pesará igual, sabrás que cuando pese poco es cuando tienes que regar.

Usa a ser posible agua de lluvia o sin cal. Si no puedes conseguirla, rellena un barreño o un cubo con agua del grifo y déjala reposar una noche. Al día siguiente podrás usarla pero teniendo cuidado de no coger la de la mitad inferior del recipiente, pues es donde estarán los residuos pesados como la cal.

Abonado

Imagen – Flickr/Andreas Rockstein

Desde comienzos de primavera hasta finales de verano es recomendable abonar a la Tilia cordata para que tenga un buen crecimiento y un mejor desarrollo. Para eso, hay que usar abonos orgánicos, pues aunque los compuestos (químicos) suelen tener una eficacia más rápida, también son peligrosos para el medio ambiente si no se usan bien.

Te recomendamos:5 fertilizantes caseros para tus plantas

Así que para que no tengas problemas puedes usar compost, mantillo, cáscaras de huevo y/o de plátano, entre otros como el estiércol de vaca. Eso sí, ten en cuenta que si la tienes en maceta es preferible que uses abonos líquidos, ya que de esta manera el sustrato podrá seguir filtrando y drenando el agua correctamente.

Poda

No la necesita. Quizás quitar las ramas secas, enfermas, débiles o rotas a finales de invierno, pero nada más.

Época de plantación o trasplante

A finales de invierno, cuando las temperaturas mínimas empiecen a ser agradables, de unos 15ºC o algo más.

Si lo tienes en maceta, plántalo en otra mayor cada dos o tres años.

Multiplicación

La Tilia cordata se multiplica por semillas en otoño o primavera, las cuales se tienen que sembrar en macetas individuales son sustrato para plantas ácidas, y colocadas en el exterior, en semisombra.

Así germinarán en un alrededor de un mes.

Rusticidad

Resiste hasta los -18ºC, pero no puede vivir en climas tropicales (como mínimo, la temperatura debe de bajar de los 0 grados).

¿Qué usos se le da?

Imagen – Wikimedia/GartenAkademie

Ornamental

El tilo silvestre o de hoja pequeña es un árbol muy decorativo, ideal para tener como ejemplar aislado o en alineaciones. Da buena sombra y no requiere de mucho mantenimiento si se cultiva en climas templados.

Culinarios y medicinales

Las flores son melíferas, lo que significa que producen miel. Además, son sedantes, antiespasmódicas, sudoríficas y se usan también para fortalecer el sistema inmune.

Madera

La madera del tilo es muy apreciada para trabajos de carpintería.

¿Qué te ha parecido este árbol?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar