Qué son, tipos y cultivo de las hortalizas

El mundo de la gastronomía se encuentra conformado por un sinfín de elementos que hoy en día forman parte de las culturas de muchas naciones. Los alimentos pueden consumirse por razones culturales, medicinales o por razones de gusto.

Sea cual sea el caso, los alimentos gozan además, de múltiples categorías que le permiten al consumidor escoger entre una amplia gama de exquisiteces. Así pues, parece ser que actualmente, el menú de muchos países goza de grandes opciones para todos los gustos, necesidades y costumbres, de tal manera que el consumidor pueda seleccionar entre todos los elementos, aquellos que más se ajusten a sus preferencias.

¿Qué son y por qué consumir hortalizas?

consumir hortalizas

Principalmente, existen múltiples categorías que hoy en día se delimitan en base a una serie de características bien sean físicas, visuales, nutritivas-medicinales, etc.

Hoy hablaremos de las hortalizas y os daremos información sobre sus principales características, algunos datos importantes, así como también contenido sobre su clasificación y su cultivo.

En principio, las hortalizas comprenden aquellos alimentos del mundo vegetal que pueden ser consumidos bajo un determinado estado obtenido después de haber sido procesado o en su forma cruda. Entre tantas opciones, las hortalizas comprenden toda clase plantas que pueden consumirse en cualquier estado.

Constitución de las hortalizas

Su composición responde en gran parte a un 80% de agua, mientras que el resto viene está constituido por nutrientes y en función de lo anterior, es sencillo suponer que las hortalizas ofrecen hidratación para el cuerpo al cuerpo, así como también grandes aportes nutricionales.

Su información nutricional comprende un sinfín de sustratos, dentro de los cuales podemos mencionar fibras, vitaminas, minerales, azúcares y almidón. Así mismo, parte de su información nutricional goza en pequeñas porciones de antioxidantes.

En este sentido, podemos darnos cuenta de la importancia que las hortalizas desempeñan en la salud del consumidor, así como también en la manutención del estado de hidratación del individuo y sus sistemas de protección contra organismos hostiles presentes en el ambiente.

Las hortalizas comprenden un sinfín de elementos de consumo que a su vez implican grandes características y en consecuencia, esto ha dado lugar a múltiples modalidades de consumo, cultivo y riego, de tal manera que cada una de las características de estas hortalizas hará de cada una de ellas elementos necesariamente particulares.

Cultivar hortalizas

tipos diferentes de hortalizas

Generalmente, el cultivo de las hortalizas no necesita nada más que suelos densos y de climas serenos.

La gran mayoría de estos no requieren grandes cantidades de abono al mes, sin embargo, pueden existir algunas excepciones, razón por la cual se procederá a explicar cada uno de los procesos de cultivo y abono de las hortalizas, tomando en consideración la taxonomía más típica, ofreciéndole al usuario la posibilidad de conocer cuáles son las ventajas y desventajas de cada una de ellas.

Así mismo, se presentarán algunos ejemplos correspondientes a cada clasificación, de tal manera que la idea que el autor lleve a su cabeza pueda verse más concreta en función de elementos visuales que refuercen la comprensión y asociación de la información.

Así pues, son muchas las consideraciones que se toman en cuenta al momento de realizar la clasificación de las hortalizas, por tal razón, he aquí los tipos de hortalizas.

Tipos de hortalizas

De fruto

hortaliza de fruto

Como su nombre indica, esta clase de hortalizas ofrecen grandes aportes nutricionales sobre la fruta que la determinada planta ofrezca.

Las frutas pueden ser cosechadas en momentos precisos del año o en algunos casos, pueden extraerse en cualquier estación del año según sea el caso y entre algunas hortalizas de fruto tenemos a la sandía, el tomate, los pepinos, el melón, la berenjena, el calabacín, etc.

Su cultivo necesita de cierto tipo de consideraciones y es que los suelos deben responder a ciertos estados de humedad, así como también el mantenimiento de una consistencia media. Debe abonarse constantemente, sobre todo, cuando el fruto arroja sus primeras capas, momento en el cual debemos añadir potasio a las dosis de abono a la cual estemos sometiendo a la planta.

De hoja

hortaliza de hoja

Se encuentran en la zona foliar de la planta, es decir, en sus hojas. Necesitan en algunos casos, ser bien limpiados antes de ser consumidos, ya que podrían haber sido expuestos a aguas no potables.

Así mismo, estas hortalizas tienden a incluirse en muchas ensaladas y en algunos casos, se emplean como complemento para guisos y sopas, gracias a su variedad, que es muy amplia y es que pueden presentar múltiples tamaños, colores y texturas y entre algunos ejemplos podemos encontrar la lechuga, la acelga y la espinaca.

Su cultivo se realiza bajo las siguientes condiciones, ya que sus suelos deben ser frescos y ser de consistencia ligera. Además, debe evitarse la acumulación de agua de manera potencial (Charcos).

La humedad de sus suelos debe ser sutil y precavida y en lo que respecta a su abono, debe saberse que no necesitan de abono alguno. El riego debe ser constante en sus primeros días de desarrollo, para después y una vez atravesadas ciertas directrices durante su desarrollo, solo bastará con mantener fresco el suelo en los cuales estas hortalizas crezcan.

De raíz

hortaliza de raiz

La zanahoria viene formando parte de esta clasificación, ya que las raíces de este tipo de hortalizas es muy blanda y sus raíces, es decir, su alimento, se presenta en grandes proporciones, por lo cual, esta clase de hortaliza goza de grandes aportes nutricionales. Su cultivo es aparentemente sencillo y es que basta con generar un suelo despejado de objetos duros como lo pueden ser las piedras u otros.

En cuanto al clima, su suelo solo debe ser tierra normal para sembrar, acompañada constantemente de dosis de abono. Existen además algunas consideraciones puntuales para el cultivo de cada hortaliza de raíz, la cual dependerá del tipo de producto que éstas generen.

De Semilla

hortaliza de semilla

Como su nombre lo indica, son las semillas los elementos a consumir sobre esta hortaliza y es que generalmente, estas semillas pueden ser de fácil consumo, así como también de fácil apertura.

Algunos casos necesitan de algún tipo de procesamiento antes de ser consumidos por el usuario y entre algunos ejemplos podemos mencionar los guisantes, las habas y las arvejas.

Gracias a su tamaño, su cultivo no necesita de grandes espacios para desarrollarse efectivamente. Su abono es muy sencillo y se realiza de forma semanal dado que el consumo del mismo es considerablemente lento.

De tallo

hortaliza de tallo

Estas hortalizas abundan en contenido fibroso, lo cual implica un consumo prácticamente necesario en la cadena alimenticia.

Así pues, entre algunos ejemplos de esta clase de hortaliza tenemos a los espárragos y al cardo. Su siembra puede soportar casi toda clase de climas, lo cual es indicador de que se adaptan fácilmente a varios escenarios sin comprometer su producto final, siendo su abono muy similar al de las plantas de raíz, por lo cual, no necesitan muchos cuidados como tal.

En definitiva, las hortalizas abundan en cada uno de nuestros menús. Su consumo puede responder a múltiples razones, así como también su cultivo.

Su gran taxonomía ha dado lugar a múltiples ofertas al mercado gastronómico, lo cual le permite a los comerciantes la posibilidad de escoger entre múltiples elementos, tomando en consideración las necesidades de la población, así como también las posibilidades de siembra y cultivo de la zona, lo cual le permitirá estimar el nivel de demanda que pueda presentar dicha hortaliza.

De flor

Coliflor

Dentro de la categoría hortalizas de flor podemos encontrar a la coliflor, a las coles, brócoli y alcachofas y es que bien y como su nombre indica, son aquellas hortalizas en las que se come la parte de la flor.

Lo genial si tienes una huerta con este tipo de hortaliza, es recolectarla cuando la flor aún esta cerrada, ya que cuando abra, esta habrá perdido todos sus beneficios.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Huerto

Lurdes sarmiento

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *