Tipos de abono para la tierra

Abono orgánico sobre el suelo

Si queremos tener un jardín que cumpla con las tres B, es decir, que sea bueno, bonito y barato, una de las cosas más importantes que tenemos que hacer es cuidar la tierra. En plena naturaleza, ésta iría abonándose constantemente a medida que la materia orgánica se fuera descomponiendo, pero en nuestro terreno esto pasa pero a mucha menor escala, tan pequeña que, si lo dejáramos, acabaríamos teniendo un suelo mucho más pobre del que podríamos llegar a tener.

La manera de evitarlo es, efectivamente, ir echando materia orgánica de tanto en cuando. Así que si no sabes qué tipos de abono para la tierra existen, no te preocupes. Pronto lo sabrás. 😉

Tierra de diatomeas

Tierra de diatomeas

La tierra de diatomeas es una maravilla. Nos permite tener unas plantas libres de plagas al mismo tiempo que bien alimentadas. Además, neutraliza los elementos tóxicos y el exceso de acidez de la tierra, manteniendo los nutrientes disponibles para que las raíces puedan absorberlos, y por si fuera poco, les brinda la capacidad de almacenamiento y distribución de carbohidratos a través de una mejor fotosíntesis.

El modo de aplicación es echando directamente sobre suelo mojado, una o dos veces al mes como mínimo. No es tóxico para el medioambiente ni para las personas, pero sí para los parásitos, de ahí que se use también como antiparasitario.

Estiércol de animales herbívoros

Estiércol de caballo

Los deshechos de los herbívoros son unos de los mejores abonos que recibe la tierra. Los más populares son el estiércol de caballo y el de vaca, pero en realidad si podemos adquirir el estiércol de cualquier otro herbívoro, seguro que nuestro jardín se verá mucho más bonito.

Lo único, es que si lo conseguimos fresco es muy aconsejable dejarlo secar al sol durante, como mínimo, una semana. Si necesitas más información, haz clic aquí.

Posos de café

Posos de café

Imagen – Agenciasinc.es

¿Cuántas veces hemos tirado los restos del café a la basura? Muchas, ¿verdad? Pues ahora no tendremos por qué hacerlo. De hecho, lo más idóneo sería echarlos a la tierra. Al ser ricos en nitrógeno, fósforo y potasio, les serán de mucha ayuda a las plantas para poder crecer y verse bonitas.

Así que ya sabes, guarda esos restos en un bote y ve echándolos a tu jardín 😉 .

Cáscaras de huevo o de plátano

Cáscaras de huevo

Con las cáscaras de huevo y de plátano nos ocurre lo mismo que con los restos del café. Hacemos mal en desecharlos 🙂 . Las de huevo son ricas en calcio, mientras que las de plátano contienen mucho potasio. Ambos nutrientes son esenciales para que las plantas puedan realizar sus funciones correctamente, pudiendo aprovechar su energía para que tanto el crecimiento como la formación de flores y frutos pueda hacerse bien.

Compost

Compost, un abono orgánico

Si eres de los que le gusta hacer su propia tierra de cultivo o su propio abono, o si tienes pensado hacerlo, debes de saber que el compost es excelente. Es un poderoso abono que proporciona todo los nutrientes que necesita la tierra, volviéndola mucho más fértil y esponjosa.

Puedes mezclarlo con la tierra unas dos o tres veces al mes, e incluso te aconsejo que la mezcles a partes iguales con la que extraigas de los agujeros de plantación.

¿Conoces otros tipos de abono para la tierra?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *