Tipos de Aloe vera

El Aloe vera es una suculenta pequeña

El Aloe vera es una de las plantas crasas más conocidas del mundo. ¿Quién no se ha animado alguna vez a tener un ejemplar en su casa o patio? Teniendo en cuenta sus múltiples beneficios para la salud, y lo fácil que es cuidarlo, es fácil caer en la tentación de comprarlo, ya que además sus flores son muy vistosas.

Pero, a pesar de que se cultiva con frecuencia, es posible confundirlo con otras especies de áloes o sábilas. De hecho, se tiene la creencia de que hay varios tipos de Aloe vera, pero en realidad solo hay uno. Y a continuación te diremos cómo diferenciarlo de otros.

¿Por qué se dice que hay distintos tipos de Aloe vera?

El género Aloe, que es el grupo donde se incluye la especie Aloe vera, está compuesto por unas 525 variedades distintas, las cuales son originarias de África, Madagascar y Oriente Próximo. Viven en regiones secas y cálidas, a menudo expuestas directamente al sol, el cual en esos lugares es muy fuerte.

Como consecuencia de vivir en esas condiciones, han evolucionado convirtiendo sus hojas en almacenes de agua, motivo por el que son carnosas, y en aprovechar la energía para el crecimiento solo cuando el calor no es tan intenso. Pero al hacerlo, y como están genéticamente emparentadas, hay muchas especies de áloes que se parecen. En realidad, todas ellas tienen las mismas características:

  • Hojas carnosas, con forma más o menos triangular, y más o menos anchas y gruesas.
  • Flores en espiga, de color amarillo, rojo-anaranjado o rojo.
  • Muchas de ellas son acaules (carecen de tallo), aunque hay algunas que sí desarrollan un tallo muy corto, como es el caso del Aloe vera. Es importante decir que hasta el año 2013 se incluían especies arbóreas, es decir, con tronco verdadero, pero ahora estas forman parte del género Aloidendron. Por ejemplo, Aloe dichotoma ahora es Aloidendron dichotomum.
  • Producción de hijuelos. Además lo hacen desde temprana edad y en gran número. Esto les permite ‘’apropiarse’’ de áreas más rápidamente que otras. No es que sean invasoras de por sí, ya que necesitan un clima cálido para vivir, suelo bien drenado y recibir agua de vez en cuando. Pero si se les presenta la oportunidad, sí que pueden tener potencial invasor, como el Aloe maculata en la región mediterránea.

Entonces, ¿qué variedades de Aloe vera existen?

Bueno, si nos centramos solo en esta especie, durante mucho tiempo se ha creído que Aloe vera Barbadensis, o  que el Aloe vera Barbadensis Miller eran una subespecie del áloe vera común. Pero nada más lejos de la realidad. Veamos por qué:

  • Aloe vera ‘Barbadensis’: fue el nombre científico que le dio el horticultor Philip Miller en el año 1768. Hoy en día está en desuso.
  • Aloe vera Barbadensis Miller: es un nombre incorrecto, puesto que Miller es el apellido de la persona que le nombró por primera vez hace ya más de dos siglos.

Pero si queremos indagar más en la taxonomía, veremos que esta planta también ha sido llamada:

  • Aloe chinensis, en el 1877.
  • Aloe indica, en el 1839.
  • Aloe perfoliata var. barbadensis, en el 1789.
  • Aloe rubescens, en el 1799.
  • Aloe vulgaris, en el 1783.

Incluso Aloe maculata y Aloe variegata, dos nombres científicos que hoy corresponden a dos tipos de plantas similares pero no idénticas al Aloe vera, tal y como podrás ver más abajo.

¿Qué pasa con las manchas blancas de las hojas?

El Aloe vera es una suculenta que puede tener puntos blancos

Imagen – Wikimedia/Praneethpjv

Las manchas o puntitos blancos que tienen a veces las hojas de la sábila es lo que a menudo nos trae de cabeza. ¿Significa que un ejemplar con puntos no es un Aloe vera?, ¿o si lo es pero es otra variedad? ¿Tiene más propiedades el que no tiene puntos, o el que sí los tiene?

Bueno, todas estas preguntas se responden con una respuesta: el Aloe vera durante su juventud sí que suele tener puntos blancos, pero a medida que envejece deja de tenerlos. Sus propiedades son las mismas, porque son la misma planta.

Y, ¿qué propiedades son esas? Las siguientes:

  • Es un antiséptico natural
  • Hidrata la piel y el cabello
  • Reduce el estreñimiento
  • Es antiinflamatorio

Puedes usarlo de manera tópica, en geles o cremas, o si lo prefieres bebiendo el agua de áloe vera, el cual recomendamos comprarlo ya preparado pues este tiene un sabor un poco menos amargo.

Para más información, recomendamos la lectura de este artículo:

Artículo relacionado:
¿Cómo distinguir el verdadero Aloe vera?

Tipos de Aloe vera

Como hemos comentado, no hay distintos tipos de Aloe vera: solo uno. Pero vamos a ver cuáles son algunas especies que pueden confundirse con él:

  • Aloe arborescens: es una variedad de porte arbustivo, que alcanza una altura de 1 a 4 metros, y que presenta hojas verde-glaucas. Las flores son espigas rojas. Ver ficha.
  • Aloe ciliaris: el áloe trepador es una variedad que alcanza una altura de 10 metros. Presenta hojas verdes y crecen en espiral. Sus flores son anaranjadas. Ver ficha.
  • Aloe humilis: es una especie que crece hasta los 10 centímetros de altura. Forma grupos de hasta 30 centímetros de diámetro. Sus hojas son delgadas, de color verde, y produce flores rojas.
  • Aloe juvenna: es una variedad pequeña, de unos 5-7 centímetros de altura, que produce hojas con puntitos blancos por ambas caras y con el margen amardo con dientes.
  • Aloe maculata/Aloe saponaria: es una planta que alcanza una altura aproximada de 40 centímetros. Tiene hojas verdes con puntos blancos, y sus flores son de color rojo. Ver ficha.
  • Aloe perfoliata: es un tipo de aloe que alcanza los 75 centímetros de altura. Crece formando grupos de rosetas compuestas por hojas verdes y los márgenes dentados. Sus flores son rojas. Ver ficha.
  • Aloe striata: el áloe coral es una planta que tiene hojas de color verde azulado, con los márgenes simples de color rosado. Las flores que produce son de color rojo coral.
  • Aloe variegata: se trata de una variedad que alcanza una altura máxima de 30 centímetros, y que tiene hojas carnosas, de color verde oscuro con franjas blancas. Sus flores son naranjas. Ver ficha.

Esperamos que ahora sepas identificar al Aloe vera con facilidad. En caso de duda, si tienes oportunidad compara tu planta con otras que creas que se le parezcan, y fíjate en los detalles: tamaño, color y forma de la hoja, color y forma de las flores, el porte. Así, podrás distinguir la sábila de otras especies de Aloe.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.