Tipos de bambú

Pasarela en bosque de bambú, las gramíneas que alcanzan mayor tamaño.

Entre las gramíneas (familia Poaceae) encontramos el césped, la grama, el carrizo… y por supuesto, el bambú. Los bambúes son unas plantas que no dejan a nadie indiferente, ya sea porque te transportan a Japón, a un clima tropical o simplemente porque te llama la atención ver una hierba que supera en altura a muchos árboles. Algo muy interesante de estas plantas es que hay muchísimos tipos de bambú, de todos los tamaños, formas y colores. Entre ellos se encuentran las plantas herbáceas de mayor tamaño.

Muchas personas creen que no pueden tener bambú en su parcela porque se hacen demasiado grandes o son demasiado invasivos. Esto no es para nada cierto, puesto que hay especies que no superan los 10cm de altura y otras que no se mueven de donde las plantas. Sigue leyendo para encontrar el bambú que mejor se adapte a lo que buscas.

Tipos de bambú por la morfología del rizoma.

Tipos de bambú por el tipo de rizoma

Imagen – Lewisbamboo

Esta es la diferenciación principal de estas plantas, y la que siempre va a ser igual dentro de los géneros. Es decir, un Phyllostachys siempre va a tener rizoma leptomorfo y una Bambusa siempre paquimorfo, aunque dependiendo de la especie variarán el resto de características. El conocer el rizoma no nos dice necesariamente cómo va a crecer la planta (aunque nos da pistas), pero sí cómo reproducirla.

Para reproducir vegetativamente un leptomorfo necesitamos trozos largos de rizoma, mientras que para un paquimorfo, con la base de una caña o con esquejes de la propia caña suele ser suficiente. Los leptomorfos son completamente incapaces de formar rizoma desde las cañas, de ahí que sí o sí necesitemos rizoma para reproducirlos de esta manera.

Bambúes de rizoma leptomorfo (running) Rizoma leptomorfo

Estos bambúes presentan un rizoma horizontal que crece siempre bajo tierra, y de cuyas yemas laterales salen las cañas (o más rizomas). Esto provoca que muchas especies desarrollen una gran red de rizomas de la que unos años después aparecen cientos de cañas por todas partes. También pueden alargarlos varios metros sin producir cañas, saliendo estas eventualmente en la otra punta del jardín. Esto provoca que mucha gente tenga miedo a plantarlos y sienta un rechazo por el bambú. Lo cierto es que no todos los leptomorfos hacen eso, pero es difícil asegurarse de que no lo hagan, así que si no quieres arriesgarte, no compres de este tipo. Es el mismo tipo de rizoma que tiene el carrizo (Phragmites australis). Algo muy interesante de este tipo de bambú es que todos ellos son muy resistentes al frío.

Los géneros más comunes con este tipo de rizoma son:

  • Phyllostachys
  • Semiarundinaria
  • Sasa
  • Pseudosasa
  • Indocalamus

Bambúes de rizoma paquimorfo (clumping)

Rizoma paquimorfo de Fargesia robusta

Imagen – shweeashbamboo

Estos bambúes tienen un rizoma vertical (con una parte horizontal) que se alarga hasta formar las cañas, produciendo de las yemas laterales más rizomas o cañas finas si las principales se ven dañadas. Esto hace que incluso en las especies invasivas, veas claramente por dónde está creciendo la planta y puedas controlarla. Es el mismo tipo de rizoma que tiene la caña común (Arundo donax). En general estos bambúes no van a ocupar una zona superior a un par de metros cuadrados, pero algunas especies tropicales y americanas rompen esa regla. Aun así, si tiene un rizoma de este tipo, sabes que con un poco de control la planta nunca se te va a ir de las manos.

Los géneros más comunes con este tipo de rizoma son:

  • Bambusa
  • Fargesia
  • Dendrocalamus
  • Chusquea
  • Guadua

Tipos de bambú por el desarrollo del rizoma.

Aquí sí vamos a diferenciar los invasivos de los que no lo son, pero no es tan fácil como puede parecer. El motivo de esto es que lo que para algunos es invasivo, para otros puede no serlo. Es innegable que una Fargesia robusta no es invasiva y que un Phyllostachys aureosulcata sí lo es, pero Chusquea gigantea se podría colocar en cualquiera de los dos grupos.

Bambúes invasivos

Aquí vamos a considerar invasivos los que en un solo año pueden mandar rizomas a más de 1m de distancia. La gran mayoría son leptomorfos, pero lo bueno de esto es que las cañas las producen todas de golpe en la misma época y sus rizomas son muy superficiales, así que su control es bastante sencillo. Los paquimorfos invasivos son bastante más difíciles de controlar por producir cañas durante todo el año, pero prácticamente todos son tropicales y no se suelen cultivar. Estos bambúes pueden llegar a formar bosques, como en el caso de Phyllostachys edulis. No se desarrollan bien en macetas.

Phyllostachys

En general, todos los bambúes de este género son invasivos, pero solo si se dan las condiciones adecuadas. Las dos especies más manejables por ser las menos vigorosas son Phyllostachys aurea y Phyllostachys nigra. Estas dos se pueden colocar en cualquier jardín, siempre y cuando nos encarguemos de eliminar las cañas (y a poder ser los rizomas) que produzcan donde no queramos, que por suerte no serán muchos. Phyllostachys edulis y Phyllostachys aureosulcata son casi incontrolables y solo los recomiendo para jardines grandes. Phyllostachys bisseti es de los más comunes, pero es también muy vigoroso, así que necesitará más control que un P. aurea.

Semiarundinaria

Semiarundinaria fastuosa, un bambú invasivo muy utilizado como cortavientos

La más común es Semiarundinaria fastuosa. Son bastante invasivas, pero puesto que las cañas las producen muy juntas, es muy fácil ver por dónde van los rizomas y controlarlos. Eso, sumado a que sus cañas son muy verticales (y bastante altas, de más de 5m), los convierte en una excelente pantalla cortaviento o seto para dar privacidad.

Pseudosasa japonica

Pseudosasa japonica, un bambú invasivo de hojas grandes

Muy invasiva y difícil de controlar debido a lo pequeños que son los rizomas. Por sus grandes hojas quedan muy bien como planta de sotobosque, sobre todo mezcladas con otros bambúes invasivos, pero si tienes poco sitio, hay otras especies muy similares que no son invasivas.

Guadua

Guadua angustifolia, uno de los pocos bambúes invasivos con rizoma paquimorfo.

El primero que me viene a la mente al pensar en paquimorfos invasivos es Guadua angustifolia, una especie que habita las selvas de Centroamérica y el norte de Sudamérica. Es bastante buscado en climas sin heladas por sus usos en construcción y su llamativo aspecto, pero necesitas mucho espacio para que se desarrolle bien. En climas con heladas es perfectamente manejable puesto que su tamaño será muchísimo menor.

Pleiobastus

Pleiobastus pygmaeus, un pequeño bambú invasivo que más bien parece grama

Se trata de unos bambúes enanos que no suelen pasar del medio metro de alto, aunque algunas especies pueden llegar a 2m. Forman unas masas compactas de cañas, de forma similar a la grama, y producen muchísimos rizomas finos que pueden ser difíciles de eliminar. Aun así, son muy recomendables para encespedar zonas sombrías donde no vayamos a pisar, y su pequeño tamaño permite tenerlo en jardines pequeños siempre y cuando se controle.

Bambúes no invasivos o cespitosos

Aquí incluimos todos los que nunca se van a ir de las manos, debido a que sabremos claramente por dónde van los rizomas y por lo tanto, de dónde saldrán las cañas nuevas. Que no sean invasivos no quiere decir que los podamos plantar donde sea, ya que aquí se encentran los bambúes más grandes del mundo, así como los más pequeños. La mayoría tienen rizoma paquimorfo.

Bambusa Bambusa, un género de grandes bambúes no invasivos

El género más típico de bambúes grandes no invasivos. Son los que suelen recomendar los viveros para zonas sin heladas o al menos sin heladas fuertes. Aunque sus cañas crecen amontonadas, siempre hay alguna que otra que se separa más. Aun así, es raro que ocupen más que unos 3 o 4 metros cuadrados. La más común es Bambusa oldhamii, la cual mucha gente no se espera que se haga un monstruo de más de 10m de alto y unos 20cm de diámetro de caña en unos pocos años (si vives en una zona donde no sufra daños en invierno). Otra bastante común pero cara es Bambusa ventricosa, el bambú barriga de buda, que si bien no se hace tan grande, sus cañas aparecen más separadas, por lo que ocupa mucha más superficie, y no tolera nada bien las heladas.

Fargesia

Fargesia un bambú nada invasivo

Se trata de un género de bambúes que raramente pasan de los dos metros de alto y que no son nada invasivos. Normalmente su anchura máxima será la de la maceta en la que lo compres, independientemente de si lo pones en suelo o no. Son muy resistentes al frío, por lo que los suelen recomendar en todas las zonas de España con heladas fuertes, pero lo que no te cuentan es que no toleran el calor ni la falta de humedad ambiental. Esto hace que o lo pones a la sombra, donde no crece, o se te achicharra. También necesitan un pH neutro o ácido y agua sin cal. En el norte se dan muy bien, pero no lo recomiendo para el resto del país, lo cual es una pena porque hay especies con cañas de color azul.

IndocalamusIndocalamus tessellatus, el bambú no tropical de hojas más grandes.

Estos son los bambúes no tropicales con las hojas de mayor tamaño. Tienen rizoma leptomorfo, pero son muy poco vigorosos y no invaden nada. La especie Indocalamus latifolius es tan poco invasivo como una Fargesia. Indocalamus tessellatus dentro de que puede invadir un poco más, es muy fácilmente controlable y no suele pasar del medio metro de altura.

Dendrocalamus

Dendrocalamus giganteus, el bambú más grande del mundo

Bambúes tropicales de gran tamaño, con algunas especies como Dendrocalamus giganteus (el bambú más grande del mundo), que pueden superar los 20m de alto y 40cm de grosor de caña. Esta especie tiende a echar unas cañas directamente pegadas a las otras, por lo que aparentemente son controlables. Pero si tenemos en cuenta que para cortarlas necesitarás una motosierra… más te vale tener espacio para que crezca. Ahora bien, solo crecerá tanto en climas tropicales. En un clima mediterráneo, incluso sin heladas, raro será que llegue a los 5m, y en uno con heladas no pasará del metro de altura. Otras especies como Dendrocalamus strictus sí crecen bien en climas mediterráneos, pero aunque adquieren tamaños más manejables, sus cañas siguen siendo durísimas, por lo que puede ser un problema podarlos.

Sasa

Sasa veitchii, un bambú enano muy llamativo

Se trata de unos bambúes generalmente enanos, con hojas más grandes que las cañas. Tienen rizoma leptomorfo y en su clima pueden cubrir bosques enteros. Sin embargo, en cultivo fuera de su clima crecen demasiado lentas como para ser un problema. Generalmente ocuparán una zona de poco más de 1 metro cuadrado, y aunque salga de ahí, produce pocos rizomas por lo que son fáciles de controlar.

Chusquea

Chusquea couleou

Son unos bambúes americanos de cañas sólidas. No son demasiado invasivos, pero sí más que la mayoría de los que hemos incluido aquí, así que hay que tener cuidado con ellos. Las cañas pueden aparecer a más de medio metro de distancia entre sí, pero esto solo en buenas condiciones. En España generalmente las especies de este género no se dan bien y crecen enanizadas, echando pequeñas cañas amontonadas.

Tipos de bambú por el tamaño.

Bambúes gigantes

Esto es algo en lo que mucha gente se fija para decidir qué especies comprar, pero lo cierto es que no es nada fiable. Depende completamente del clima en el que vivas y de los cuidados que les des. Como hemos dicho antes, el bambú más grande del mundo solo lo es en un clima tropical, mientras que teniéndolo en uno con heladas, un simple Phyllostachys aurea lo podrá superar. Esto hace que realizar estas listas sea complicado, puesto que se suelen juntar tamaños máximos en hábitat con tamaños típicos en cultivo…

Gigantes (>10m)

  • Dendrocalamus giganteus (hasta unos 20m en climas tropicales, lo que lo hace el bambú más grande del mundo)
  • Dendrocalamus asper (hasta unos 17m en climas tropicales)
  • Phyllostachys edulis (15m si crece en buenas condiciones, lo que lo hace el bambú de rizoma leptomorfo de mayor tamaño. En climas mediterráneos raramente pasa de unos 5m de altura)
  • Bambusa oldhamii (15m)
  • Guadua angustifolia (15m)
  • Phyllostachys viridis (13m)
  • Bambusa vulgaris (11m)
  • Phyllostachys bambusoides (10m)
  • Phyllostachys nigra ‘Boryana’ (10m)

Grandes (5-10m)

  • Semiarundinaria fastuosa (8m)
  • Chusquea gigantea (7m)
  • Phyllostachys aureosulcata (7m)
  • Phyllostachys bisseti (7m)
  • Phyllostachys aurea (6m, aunque en climas mediterráneos no suele pasar de unos 3m)

Medianos (3-5m)

  • Chimonobambusa quadrangularis (5m)
  • Phyllostachys nigra (5m)
  • Hibanobambusa tranquillans (3,5m)
  • Chusquea couleou (4m)
  • Pleiobastus gramineus (4m)
  • Fargesia papyrifera (4m)
  • Pseudosasa japonica (4m)

Pequeños (0,5-3m)

  • Indocalamus latifolius (3m)
  • Bambusa multiplex (3m)
  • Fargesia robusta (3m)
  • Pleiobastus chino (2m)
  • Sasa kurilensis (2m)
  • Fargesia rufa (2m)
  • Sasaella masamuneana (1,5m)
  • Indocalamus tessellatus (1m)

Enanos (<0,5m)

  • Sasa veitchii (0,5m)
  • Pleiobastus pygmaeus (0,4m)
  • Pleioblastus auricomus (0,3m)
  • Pleiobastus pumilus (0,2m)

Tipos de bambú por el clima del que proceden

Aunque por norma general todos los bambúes van a aguantar un par de grados bajo cero, saber de dónde vienen nos ayuda a tener una idea sobre cuánto se acercarán a su tamaño máximo. Esto es debido a que los de climas fríos no crecen bien en zonas con veranos calurosos y los tropicales aunque soporten las heladas, si pierden parte del follaje suelen emplear gran parte del año en recuperarlo y no emplean su energía en producir cañas nuevas, por lo que quedan enanizados. Aquí los hemos dividido en estas tres categorías:

Tropicales

Bambusa ventricosa, un bambú tropical muy llamativo

Nos referimos con bambúes tropicales a todos aquellos que proceden de climas tropicales o subtropicales y que aunque puedan aguantar heladas, sufrirán daños que impedirán que broten con fuerza. Todos los de esta categoría tienen rizoma paquimorfo y cañas de gran tamaño. Con suficiente protección se pueden cultivar en cualquier clima, aunque cuanto más frío menor será su tamaño máximo. Cuando se les hiela toda la parte aérea, estos bambúes rebrotan en cuanto vuelve el calor con numerosas cañas muy pequeñas desde las yemas secundarias del rizoma.

  • Bambusa: la mayoría de especies aguantan hasta unos -5ºC, aunque perdiendo toda la parte aérea. La más resistente al frío es Bambusa oldhamii, cuyo rizoma aguanta hasta unos -10ºC. Su mayor problema es que varias heladas ligeras seguidas le quemarán las hojas y las yemas, por lo que tampoco producirá cañas nuevas esa primavera, solo rebrotes. Aun así, esta especie llega a alcanzar grandes tamaños incluso en esos casos, simplemente tarda mucho más.
  • Dendrocalamus: la mayoría resistentes hasta unos -3ºC siempre y cuando se les coloque un buen acolchado, pero normalmente cualquier helada mantenida les hiela las cañas y provoca que el año siguiente no crezcan bien. Curiosamente, el más resistente al frío parece ser Dendrocalamus giganteus, pero puesto que su principal atractivo es su tamaño y en climas fríos nunca podremos disfrutarlo… no es una planta que se comercialice.
  • Guadua: es difícil determinar su resistencia al frío puesto que no se suele cultivar fuera de áreas tropicales de Sudamérica. Probablemente ronde los -2 o -3ºC, muriendo la parte aérea con cualquier helada.

Resistentes al frío y al calor

Varios bambúes resistentes al frío y al calor

Aquí incluimos todos los bambúes de climas templados que toleran el sol, la humedad ambiental baja y el calor, además del frío. La gran mayoría de estos bambúes sobreviven a temperaturas cercanas a los -20ºC, aunque muchos tirarán las hojas por debajo de unos -5ºC y perderán la parte aérea por debajo de unos -10ºC. Lo bueno es que aunque pierdan la parte aérea, se recuperarán en primavera como si nada hubiera pasado. Aquí encontramos principalmente leptomorfos de mediano tamaño. Los bambúes de este grupo se pueden cultivar en casi cualquier parte, siempre y cuando les demos los cuidados necesarios.

  • Phyllostachys: En general todo el género Phyllostachys se puede incluir aquí, con una excepción que veremos a continuación. Todos los más comunes aguantan sin problemas el frío y el calor, así que son una elección segura. Eso sí, en climas frescos crecen mucho mejor.
  • Pseudosasa japonica: Prefiere algo de sombra, pero dándole eso, aguanta lo que sea. Hay otras especies del género Pseudosasa, pero no se cultivan.
  • Semiarundinaria: muy resistentes a todo y muy llamativas.

Intolerantes del calor

Bosque de Phyllostachys edulis

En este grupo encontramos bambúes que por proceder de climas muy fríos o húmedos, o por formar el sotobosque de bosques densos, no son capaces de crecer en climas cálidos, donde el aire seco les quema las hojas. Encontramos principalmente paquimorfos y leptomorfos de pequeño tamaño, pero también se incluye aquí al bambú moso. Todos estos bambúes aguantan perfectamente el frío (hasta entre -20 y -30ºC), pero no el calor (no se recomiendan en zonas con temperaturas superiores a los 30ºC).

  • Phyllostachys edulis: El bambú moso, el bambú invasivo de cañas más grandes y uno de los más bonitos, capaz de crear un bosque de un solo individuo. Tristemente no vamos a ver esos bosques en un clima mediterráneo, puesto que cualquier ola de calor lo dejará para el arrastre. Es una verdadera pena, puesto que es uno de los bambúes más espectaculares, con sus gigantescas cañas grises aterciopeladas y sus hojas diminutas, colocadas sobre ramas que forman planos horizontales…
  • Sasa, Pleiobastus e Indocalamus: Son bambúes de sotobosque, es decir, que suelen crecer bajo árboles. Esto hace que no toleren bien crecer fuera de bosques a no ser que sean climas frescos, como el del norte de España. Algunas especies de estos géneros forman praderas en Rusia.
  • Chusquea: Solo aptas para climas frescos, puesto que necesitan pleno sol pero no les gusta el calor.
  • Fargesia: Estos bambúes son algunos de los no invasivos que se suelen recomendar para climas con inviernos fríos, pero necesitan algo de sol y el calor los quema. Suelen ser capaces de sobrevivir en climas cálidos, pero no crecen y tienen un estado lamentable.

Tipos de bambú por la floración

Algo con lo que la gente no cuenta es con que la mayoría de bambúes mueren tras florecer, o mejor dicho, una vez empiezan a florecer, no paran hasta que agotan toda su energía acumulada y mueren. Muchos de ellos se pueden salvar si en cuanto empiezan a florecer eliminamos todas las cañas con flor, dividimos los rizomas y cortamos todas las cañas nuevas con signos de ir a florecer. Lo malo es que aunque lo salvemos y acabemos con varias plantas, será como volver a empezar, puesto que serán numerosas plantas de pequeño tamaño. Si los dejamos fructificar, obtendremos miles de pequeñas plantas que tardarán años en crecer a un tamaño mínimamente decente.

Lo bueno es que suelen florecer cada 50 o 100 años, tratando de coincidir todos los de una misma especie, así que con suerte, no verás florecer al tuyo (y con mala suerte florecerá a los pocos años). Los dos tipos son:

Monocárpicos

Bambusa floreciendo, tras lo cual morirá

Son los que mueren tras florecer, es decir, los que en condiciones normales cuando empiezan a florecer dejan de desarrollar los rizomas y solo producen cañas de flor, llenándose enteros de flores. Aquí se incluyen la gran mayoría de bambúes, a excepción de los más grandes y de los más pequeños. El motivo de esto es que al morir, permiten que llegue luz a los que germinan de sus semillas, dejándoles crecer. Por ello los más pequeños no mueren (o no dan mucha sombra o directamente crece a la sombra), y los más grandes consiguen dispersar las semillas lo suficientemente lejos como para no tener que competir con ellos. Aunque esto no está del todo claro.

Policárpicos

Pleiobastus pumilus en flor

Imagen – gardenplantsonline

Aquí incluimos los que tras empezar a florecer siguen desarrollando rizomas y cañas nuevas con normalidad, produciendo solo unas pocas flores cada vez. El único que parece estar totalmente claro que es policárpico es Phyllostachys edulis. Esto podemos verlo por las semillas, que siempre se encuentran a la venta, mientras que del resto de especies aparecen muy esporádicamente. Sasa y Pleiobastus también parecen ser policárpicos, produciendo las espigas típicas de otras gramíneas. Dendrocalamus giganteus parece haber discusión sobre si lo es o no, puesto que produce semillas durante muchos años, pero puesto que acaba muriendo, yo lo consideraría monocárpico.

¿Qué te han parecido los distintos tipos de bambú? Se pueden organizar incluso de más formas, como por los usos que se les dan o el color de las cañas, pero en lo que tiene relación con sus cuidados, estas son las agrupaciones más importantes. Espero que este artículo os haya servido para aprender algo sobre estas fantásticas plantas y os invito a que plantéis bambúes en vuestro jardín.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.