¿Qué tipos de bonsái existen?

¿Sabías que hay distintos tipos de bonsáis? Aunque todos nos parezcan, en principio, más o menos iguales, la realidad es que estos arbolitos cultivados en bandeja se clasifican de varias maneras, siendo unas de las principales por el tamaño y por el estilo.

Conocer estas clasificaciones es muy interesante, además de necesario si vas a trabajar plantas para hacerlas bonsái, ya que incluso antes de empezar los trabajos tienes que haber decidido cuánto medirá, y tener también más o menos una idea de qué diseño le darás. Así que vamos allá 🙂 .

Los bonsáis son árboles o arbustos que, tras años de trabajo, tienen un estilo bien definido, un estilo que siempre intenta ser una representación de una planta que podemos encontrar en la naturaleza. Y es que la flora, independientemente del tipo que sea, se adapta lo mejor que puede a vivir en su hábitat, cada uno en el suyo, y por el proceso puede limitar su crecimiento, puede desarrollar ramas solo en un lado, puede retorcerse o crecer por el suelo en vez de erguirse, o puede, en definitiva, ignorar un poco lo que dice su genética para sobrevivir.

Aquellas personas a las que les gustan los bonsáis deben de saber que no cualquier planta cultivada en una bandeja será un bonsái. Esta debe de cumplir con ciertas normas que vimos en este artículo. Pero además, es importante tener en cuenta que hay que tratar de imitar a la naturaleza, respetando el árbol y sus ciclos. Si no lo hacemos así, si queremos ”imponernos” y obligarle a que sea él el que se adapte a nosotros, ya te adelanto que más tarde o más temprano lo perderemos. Dicho esto, sepamos cómo se clasifican los bonsáis 🙂 .

¿Qué tipos de bonsái hay?

Clasificación según el tamaño

Shito o Keshitsubu

Es la categoría de bonsáis más pequeña que existe. El árbol o arbusto mide menos de 5 centímetros de altura, que es algo que se consigue sembrando la semilla directamente en la maceta -macetita más bien 🙂 – e ir podando la plántula.

Por una cuestión de tamaño y de falta de espacio, por lo general solo tiene una o dos ramas muy cortas y algunas pocas hojas.

Mame

Imagen – Flickr/Gustavo Girard

El bonsái mame mide entre 5 y 15 centímetros. Para conseguir tener una planta sana, también se puede optar por sembrar la semilla en la maceta, o bien en conseguir un esqueje que nos parezca bonito y plantarlo ahí.

Su mantenimiento consiste en ir pinzando las ramitas, y en regarlo muy a menudo para que no se seque.

Shohin

Imagen – Wikimedia/Micro

Los Shohin son bonsáis que miden entre los 15 y los 25 centímetros. Suelen ser los más fáciles de encontrar, ya que este es un tamaño muy atractivo, y que además, como las raíces tienen una bandeja algo más grande, pueden conseguir los nutrientes que necesitan para que el árbol sea una planta relativamente sencilla de cuidar.

Por todo ello, son los más adecuados para los principiantes.

Komono o Kotate Mochi

Estos bonsáis miden entre los 15 y los 31 centímetros. Al igual que los Shohin, no son muy difíciles de mantener. Con este tamaño recomiendo mucho darles un estilo de bosque que ahora veremos, o los azotados por el viento, pero debes saber que cualquiera puede quedar bien -respetando el árbol, eso sí-.

Si los compramos ya hechos, el precio suele ser alto, por lo que si no tenemos mucha prisa podemos conseguir plantones en cualquier vivero y trabajarlos poco a poco.

Chumono

Son los que tienen una altura de entre los 30 y los 60 centímetros. Estos ya empiezan a ser bonsáis pesados, motivo por el que no se ven mucho en las colecciones de los aficionados. Así y todo, llaman mucho la atención, no solo por su tamaño, si no también por su belleza.

Conseguir uno es sencillo, pero solo si vas a un vivero especializado en bonsáis.

Omono

Estos son los que miden entre los 60 y los 120 centímetros, como un arbusto creciendo en una maceta normal. Son ideales para tener en el centro de un patio donde tengamos nuestra colección de bonsáis por ejemplo, o colocados a ambos lados de una puerta.

Cuidarlos no tiene mucho misterio, pero para trasplantarlos se podrían necesitar las manos de dos personas.

Hachi-Uye

Son los más grandes de todos, los que tienen una altura de más de 130 centímetros. Si los Omono llamaban mucho la atención, estos ya… ni te cuento 🙂 . Quedan muy bien en patios y terrazas, ya sea junto con otros bonsáis de distintos tamaños o con otros tipos de plantas.

Por su alto precio, no se suelen comercializar mucho, pero si tienes oportunidad de conseguir uno seguro que disfrutarás.

Clasificación según su estilo

Chokkan

Imagen – Wikimedia/Sailko

El Chokkan es el estilo de bonsái más común y más fácil de hacer. Se caracteriza por su tronco recto y unas ramas colocadas de tal manera que, si vemos a la planta desde una cierta distancia, distinguimos una silueta triangular.

Moyogi

Imagen – Wikimedia/Sailko

Es muy similar al anterior, pero con la diferencia de que el tronco no es recto, sino sinuoso. También es muy fácil de conseguir, pues son muchos los árboles que se adaptan a este estilo, como las coníferas.

Shakan

Imagen – Wikimedia/Sailko

Se trata de un árbol o arbusto cuyo tronco se ha trabajado inclinándolo no más de 45º. Su copa es triangular.

Kengai

Imagen – Flickr/Boyan

Es uno de los estilos más curiosos. Kengai, o cascada, es un estilo en el que el ápice del tronco se encuentra por debajo del borde de la maceta. 

Han Kengai

Imagen – Wikimedia/Sailko

O semi-cascada. Parecido al Kengai, pero el ápice se encuentra por debajo del borde de la maceta pero por encima de la base de la misma.

Fukinagashi

Imagen – Flickr/darknesschildsin

O barrido por el viento. Este estilo intenta imitar a los árboles que viven en zonas donde el viento sopla con tanta fuerza y regularidad que impide que crezcan ramas en algún lateral de la planta. El tronco se encuentra inclinado también, en la misma dirección que siguen las ramas.

Neagari

Imagen – Wikimedia/Keinmy

Este es un estilo que exige tener conocimientos y bastante experiencia en el cultivo de bonsáis, pues de lo contrario será difícil mantenerlo. Estas plantas crecen con las raíces expuestas, generalmente sobre una roca.

Bunjin o Literati

Imagen – Wikimedia/Sage Ross

Es un estilo de origen chino, que busca simular la caligrafía oriental. Estas plantas apenas tienen ramas, solo en el ápice de las mismas, y un tronco muy esbelto.

Sokan

Imagen – Wikimedia/Dake

Es un árbol con doble tronco, o ”padre-hijo”. Juntos deben de formar una especie de triángulo.

Ikadabuki

Imagen – Wikimedia/Sage Ross

Es el estilo balsa, en el que varias ramas surgen de un mismo tronco que se encuentra semi-enterrado en el suelo de manera longitudinal. Se trabaja como si fueran un grupo de árboles.

Yose-Ue

Imagen – Wikimedia/Ragesoss

Se plantan, siempre en número impar, una serie de árboles que, tanto en conjunto como de forma individual, deben de respetar las reglas de la triangularidad.

Kabudachi

Imagen – Wikimedia/Sailko

Es un bonsái de tronco múltiple que brota de un solo nebari. Así y todo, se trabaja como si fuera un bosque.

Hokidachi

Imagen – Wikimedia/Sage Ross

Es el estilo ”en escoba”. Es uno de los más frecuentes de ver en bonsáis o proyectos de bonsái que venden en los viveros. Las ramas brotan de un mismo punto del tronco, y se disponen en abanico hacia arriba.

Sekijoju

Imagen – Flickr/darknesschildsin

Es un árbol o grupo de árboles que se plantan en las oquedades de una roca.

¿Dónde comprar bonsáis?

Los bonsáis propiamente dichos solo se venden en tiendas y viveros especializados. La realidad es que los que se venden en los viveros convencionales o centros de jardinería son proyectos de bonsáis, o ni siquiera eso: esquejes recién enraizados. Eso no significa que sean malos para empezar; lo cierto es que son los mejores para iniciarse en este mundo: son baratos, ya tienen un estilo definido, y si se escoge la especie bien (evitando los tropicales o los mal llamados ”de interior”) es seguro que vas a disfrutar mucho.

Pero si no tienes dinero, o si quieres empezar desde más al principio, no dudes en comprar un plantón y en trabajarlo tú mismo.

Y con esto terminamos. Espero que hayas aprendido mucho de los bonsáis 🙂 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar