Tipos de cactus de interior

Los cactus en interior son plantas exigentes

¿Los cactus pueden utilizarse para decorar una habitación? Pienso que es importante hacerse esta pregunta, porque hablamos de plantas muy demandantes de luz, algo que no siempre pueden tener en el hogar. De hecho, este es un problema que causa el rápido deterioro de su salud, pues hace que, como mínimo, vayan perdiendo su color natural y por consiguiente que la producción de clorofila, indispensable para realizar la fotosíntesis, disminuya.

Pero no seré yo la que te diga que no puedes tenerlos dentro de casa. Es más, sí que es posible disfrutarlos ahí, pero es conveniente elegir las especies adecuadas y proporcionarles una serie de cuidados que voy a explicarte en este artículo. Eso sí, antes vamos a ver cuáles son los tipos de cactus de interior que mejor se adaptarán a las condiciones del hogar.

Selección de cactus de interior

Los cactus en una casa pueden hacer mucho bien. Son plantas exóticas, con flores que a menudo tienen un valor ornamental muy alto, y que además no requieren un mantenimiento demasiado alto. Pero teniendo en cuenta sus necesidades, voy a recomendarte estas especies, pues son las que pueden crecer mejor en una habitación:

Cleistocactus colademononis (Cactus cola de mono)

El cactus conocido como cola de mono es una planta epífita o colgante con tallos cilíndricos y peludos que llegan a medir 2 metros de largo. Sus flores son rojas y brotan en el extremo de dichos tallos, a lo largo de la primavera.

Disocactus flagelliformis (Cactus cola de rata)

El cactus cola de rata es una planta epífita que puedes usar como colgante. Sus tallos son cilíndricos, protegidos por espinas de 4-7 milímetros de largo. Las flores brotan en primavera, son rosas o rojas, y miden aproximadamente cuatro centímetros de diámetro.

Epiphyllum oxypetalum (Cactus orquídea)

El cactus orquídea es una planta cactácea epífita que produce una de las flores más grandes y bonitas de todos los cactus: miden hasta 25 centímetros de diámetro, son de color blanco y además desprenden un aroma delicioso. El inconveniente es que solo duran una noche. Florece en verano, así que estate atento.

Echinopsis chamaecereus (Cactus cacahuete)

Este es un cactus que antes tenía otro nombre científico, Chamaecereus silvestrii. Es una planta que produce muchos tallos cilíndricos que crecen primero en vertical pero que con el tiempo se inclinan hacia el suelo. Mide aproximadamente 10 centímetros de alto por unos 30 centímetros de ancho, y sus flores, de color rojo, surgen en primavera.

Gymnocalycium mihanovichii (Cactus chin)

El Gymnocalycium mihanovichii es un cactus esférico, de color verde rojizo que alcanza una altura de unos 3 centímetros y un diámetro de 6 centímetros. Es, por lo tanto, una planta pequeña, que además florece en verano produciendo pequeñas flores rosadas de 1-2 centímetros. A menudo se injerta sobre otros cactus, como Hylocereus, adoptando así el color rojo o amarillo que tanto llama la atención.

Hatiora gaertneri (Cactus de Pascua)

El cactus de Pascua es una planta epífita muy ramificada con tallos aplanados y de color verde. Sus flores brotan en primavera, son de color escarlata, y miden unos 5-7 centímetros de diámetro.

Rhipsalis baccifera (Ripsalis o disciplinaria de Cuba)

El ripsalis es un cactus epífito que presenta tallos delgados y muy delgados y de color verde que llegan a medir alrededor de un metro de largo. Florece en primavera-verano, y lo hace produciendo flores blancas.

Schlumbergera truncata (Cactus de Navidad)

El cactus de Navidad es una planta cactácea colgante, con tallos prácticamente planos y de color verde que crecen unos 60 centímetros de largo. Hacia finales de año y hasta comienzos de primavera produce flores blancas, rojas, rosas o púrpuras.

¿Cómo cuidar un cactus de interior?

Cuidar un cactus de interior puede ser una tarea sencilla, pero hay que tener en cuenta varias cosas para que no surjan imprevistos:

Luz

Son plantas que necesitan mucha, mucha luz natural. Es importante que se coloquen en una habitación en la que haya ventanas por las que entre la luz del sol, o en las que haya un techo de cristal. Pero eso sí, no les tiene que dar la luz de forma directa, ni siquiera a través de las ventanas, pues se quemarían. Asimismo, has de ir rotando la maceta todos los días para que reciba la misma cantidad de luz por todos lados.

Riego

El riego de los cactus de interior ha ser muy escaso. Hay que regar solo cuando la tierra esté seca. Si tienes dudas, puedes hacer un par de cosas para comprobar la humedad:

  • Pesar la maceta antes de regar y después: la tierra húmeda pesa más que la seca, con lo cual esta diferencia en el peso te será de mucha ayuda.
  • Utilizar un medidor digital de humedad: es práctico si lo introduces en distintos puntos (más cerca del borde de la maceta, más lejos). Nada más hacerlo verás cómo de húmeda está la tierra.

Asimismo, es mejor no ponerles un plato debajo. Piensa que el agua que sobre queda estancada ahí, cerca de las raíces, y si se mantiene el plato lleno las plantas se pudren. Si quieres ponérselo, acuérdate de escurrirlo después de regar.

Tierra para cactus

Los cactus de interior pueden ser exigentes

Imagen – Flickr/José María Escolano

Las raíces de los cactus no toleran el exceso de agua, pero también se pudren si la humedad del ambiente es alta. Por consiguiente, es necesario que la tierra que le pongas sea ligera y que drene bien el agua, como esta. La mezcla estándar es turba negra con perlita a partes iguales, pero si vives en una isla o cerca del mar o de algún río te recomiendo plantarlos en, simplemente, pómice (en venta aquí) para que la humedad no les perjudique.

Trasplante

Los cactus crecen lentamente, por eso es normal que de un año a otro apenas notes cambios. Pero al cabo de 2 o 3 años tendrás que plantarlos en una maceta unos tres o cuatro centímetros más ancha y profunda que tenga agujeros en su base.

Abono

El abonado es especialmente importante si optas por plantarlos solo en pómice, pues este sustrato no tiene nutrientes. Los tienes que abonar durante la primavera y el verano, con abonos líquidos específicos para cactus (en venta aquí) siguiendo siempre las indicaciones del envase. Así verás que crece con normalidad y que incluso llega a florecer.

¿Qué te han parecido estos cactus de interior? Estos son plantas suculentas, como las crasas, pero a diferencia de estas presentan areolas y, a menudo, espinas. Si quieres saber más, te invito a leer este artículo:

Artículo relacionado:
Todo lo que tienes que saber sobre las plantas suculentas

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.