Tipos de plantas trepadoras

Hiedra

Hace algunas semanas estaba a la búsqueda de una planta trepadora para mi balcón. Tenía varios requisitos en mente: quería que tuviese hojas todo el año pero que al mismo tiempo las hojas fueran suaves y no atrajeran a las avispas.

Comencé entonces a investigar y me encontré con un gran número de especies que pueden dividirse en diferentes grupos.

Generalidades de las trepadoras

Parra virgen

Lo primero a saber es que las trepadoras son plantas que se caracterizan por tener tallos que pueden ascender y posarse sobre paredes, muros, pérgolas o vallas. Van enganchándose a ellas y así permanecen sujetas sin caerse. Hay dos tipos de enredaderas, dependiendo de si tienen tallos leñosos o herbáceos: trepadoras arbustivas y herbáceas.

Las trepadoras son grandes aliadas a la hora de cubrir muros pues ofrecen un hermoso verdor que lo cubre todo. Son atractivas a la vista y decorativas. Tienen varios usos ornamentales además de que ayudan a crear zonas de intimidad. Dependiendo de la especie puede usárselas como setos o bien como pérgolas aunque también es común recurrir a ellas cuando se quieren disimular estructuras que no queremos que queden a la vista.

Tipos de trepadoras

Buganvilla

Dentro de la familia de enredaderas hay diferentes grupos que se definen por sus características. Las trepadoras con raíces aéreas son aquéllas plantas que, justamente, cuentan con raíces aéreas, para adherirse a la superficie vertical y así pueden subir varios metros de altura.

El mejor ejemplo es la Hiedra, una de las plantas trepadoras más populares, que es muy elegida por su fortaleza debido a que resiste las heladas y puede crecer en un suelo pobre. La hidra es un arbusto de hoja perenne y crecimiento rápido que se vuelve una gran opción debido a que no presenta mayores dificultades de cuidado.

Un segundo grupo corresponde a las trepadoras con zarcillos que se añaden a la pared gracias a que algunas de sus hojas se transforman en filamentos que funcionan a modo de ventosas para así sujetarse. La Parra virgen pertenece a este grupo, es un arbusto de hoja caduca y de grandes hojas de un color verde claro. Su crecimiento es rápido y exige un nivel medio de mantenimiento. Si bien hay que tener en cuenta que las hojas se caen una vez entrada la temporada fría es una hermosa enredadera para tener debido a sus colores, que mutan a medida que cambian las temporadas, pasando del verde claro al amarillo, dorado, púrpura y rojo.

Las trepadoras sarmentosas son un tercer grupo y se caracterizan por presentar tallos finos, largos y flexibles que se entrelazan y así pueden quedar unidos a pérgolas, rejas y otras estructuras. En este caso, no hablamos de trepadoras que tienen la capacidad de trepar por sí solas y por eso hay que guiarlas para que de a poco y a medida que crecen vayan enrollándose a las estructuras. Un ejemplo de este tipo de trepadoras es la Glicina.

Por último, tenemos las trepadoras con espinas que no son otra cosa que plantas que cuentan con estructuras rígidas a través de las cuales logran engancharse en paredes y soportes verticales. Es el caso de la Buganvilla, un arbusto de hoja semi caduca y coloridas flores que soporta las heladas suaves y los suelos pobres.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Trepadoras

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *