¿Qué es la topiaria?

La topiaria es un arte

La topiaria es para muchos un arte, ya que como todos los tipos de arte que hay, se requieren unos conocimientos mínimos para realizar una obra espléndida. Quizás por eso llame tanto la atención, porque en lo que a poda ornamental se refiere, hay muy pocos límites: solo las características propias de las plantas, y la imaginación que tenga el artista.

Si bien este es un arte que te obliga a estar muy pendiente de su topiaria para que esta se mantenga en la forma deseada, ninguna podría sobrevivir si dicho artista no conociera bien la planta que está trabajando. De hecho, si esto no se cumpliera, por muchas ganas e ilusión que se tuviera, sería un poco complicado realizar un buen trabajo. Por eso, te vamos a decir en qué consiste la topiaria.

¿Qué es la topiaria?

Un perro en topiario del Museo de Guggenheim

La topiaria es una práctica llevada a cabo por los jardineros o paisajistas ornamentales la cual consiste en dar formas artísticas a las plantas, sean cuales sean, aunque se usan más las leñosas (árboles y arbustos). Por ejemplo, André Le Notre, diseñador de los jardines de Versalles en el año 1662, optó por las formas cónicas y piramidales; en cambio, en la Inglaterra del siglo XIX, las que más se utilizaron fueron rombos, mariposas, corazones, arcos y medias lunas.

En la actualidad, hay topiarias incluso con forma de animales, como el famoso perro diseñado por Jeff Koons, que se puede admirar en el Museo Guggenheim de Bilbao (España), o el dragón del Parque Tao Dan, en la ciudad Ho Chi Minh (Vietnam).

¿Cómo hacer un topiario?

Con mucha, mucha, mucha paciencia. El arte topiario necesita que la persona que vaya a realizarlo sea muy paciente, puesto que de lo contrario se frustrará y no llegará a alcanzar su objetivo. Pero además, debe ser constante, puesto que si no lo fuera, cualquier descuido podría retrasar mucho el trabajo.

Si reúnes estas dos características principales, puedes ponerte manos a la obra. Para ello, deberás de seguir estos pasos generales:

Elige la ubicación y el diseño de tu topiario

Este es el primer paso, y el más importante ya que será a partir de él cuando todos los demás se podrán llevar a cabo. Por eso, no dudes en mirar imágenes de arte topiario, sea en Internet y/o en libros de paisajismo y decide dónde vas a ponerlo en función del tamaño que quieres que tenga.

Para que te resulte algo más sencillo tomar esa decisión, marca con cuerdas, piedras, tablones, o con lo que tengas más a mano, el espacio que quieres que ocupe.

Prepara las herramientas

Ahora que sabes qué forma va a tener tu topiario, es momento de preparar las herramientas, a parte de unas buenas tijeras de podar. Estas variarán dependiendo de cómo va a ser. Por ejemplo, si va a tener formas rectas puedes necesitar un marco de listones de madera, cuerdas resistentes y/o bridas.

En el caso de que optes por darle una forma de fantasía, precisarás de un molde con malla metálica. Colocado en su sitio, se llena de plantas y se recorta aquello que no ha de estar.

Consigue las plantas para hacer topiarios que más te gusten

Las plantas que mejor se prestan para este arte son aquellas leñosas, con hojas pequeñas y perennes, y un tamaño más bien compacto, como por ejemplo estas:

Árboles

  • Acebo (Ilex aquifolium)
  • Ciprés común (Cupressus sempervirens)
  • Ficus de hoja pequeña (Ficus benjamina)
  • Tejo (Taxus baccata)

Arbustos

  • Boj (Buxus sempervirens)
  • Evónimo (Euonymous japonicum)
  • Pitosporo (Pittosporum tobira)
  • Teucrio (Teucrium fruticans)

De todas formas, has de saber que también puedes usar plantas de flores perennes, como los geranios (Pelargonium), gazanias (Gazania rigens), dimorfotecas (Dimorphoteca) o claveles (Dianthus caryophyllus). Hasta incluso con plantas crasas podrías conseguir un topiario espectacular, pero eso sí, pequeño y de muy bajo mantenimiento.

Da vida a tu topiario

Las podas son regulares para que la topiaria sea un éxito

Imagen – Wikimedia/Hans Bernhard (Schnobby)

El último paso, por ahora, es el de hacer el topiario; es decir, plantar las plantas. Es muy importante que los árboles y arbustos escogidos tengan un tamaño considerable, puesto que no se puede trabajar con ejemplares jóvenes. Por eso, es preferible adquirirlas con al menos 2 metros de altura, y con un grosor de tronco de unos 4 centímetros mínimo.

Luego, solo tendrás que plantarlas en su sitio, y darles la forma que hayas decidido antes de empezar a finales de invierno o comienzos de primavera, que será cuando las plantas empezarán a salir de su letargo invernal. Las podas de mantenimiento, esto es, aquellas que consisten en recortar un poco los tallos, se han de ir haciendo a lo largo de todo el año, motivo por el que la obra nunca estará acabada del todo.

Fotos de topiarios

Si necesitas inspirarte, aquí te dejamos algunas fotos de topiarios muy interesantes:

La topiaria es un arte que llama mucho la atención. En el pasado, era propia de los jardines formales que disfrutaban especialmente la familia real, pero a día de hoy lo cierto es que queda genial en cualquiera. Y a ti, ¿qué te ha parecido?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.