¿Cómo salvar a un tronco de Brasil con hojas amarillas?

El tronco de Brasil puede tener las hojas amarillas por varios motivos

Imagen – Flickr/Forest and Kim Starr

El tronco de Brasil, una planta a la que también llamamos palo de agua, se utiliza mucho para decorar el interior de una vivienda, puesto que a pesar de que puede llegar a hacerse muy alta, ocupa muy poco espacio. Sin embargo, a veces es difícil saber qué es lo que necesita y/o cuándo, por lo que no nos ha de extrañar que un día sus hojas empiecen a amarillear.

Las hojas son la parte más vulnerable, y por lo tanto una de las primeras -a menudo, después de que las raíces ya hayan sido atacadas o dañadas de algún modo- en mostrar síntomas de que algo malo le está pasando a la planta. Por eso, vamos a explicarle cómo recuperar un tronco de brasil con hojas amarillas, y lo haremos hablando de las posibles causas y de su tratamiento.

Las raíces se ahogan, literalmente

Las raíces del palo de agua no soportan el exceso de agua

Imagen – Flordeplanta.com.ar

Llevo desde el 2013 escribiendo en este blog, y más de una vez alguien ha dicho cosas como que tenía su tronco de Brasil en agua, o en una maceta sin agujeros. Esto es un problema, porque el tronco de Brasil no es una planta acuática; es decir, no podemos ponerla, por ejemplo, en un recipiente sin orificios y esperar que se ponga preciosa porque eso no va a ocurrir. Las raíces no están preparadas para vivir en un medio acuático.

Tampoco debemos caer en el error de plantarlo en una maceta con agujeros, y meter esta en un macetero o bien ponerle un plato debajo y mantenérselo siempre lleno de agua, pues el resultado sería el mismo: la muerte del sistema radicular.

Pero ahora imaginemos que lo tenemos en una maceta adecuada, y que procuramos que la tierra no esté siempre húmeda; en este caso, ¿cómo podemos identificar que lo está pasando mal? Bueno, lo que veremos serán los síntomas típicos de exceso de agua, a saber:

  • Las hojas empezarán a volverse amarillas, empezando por las inferiores.
  • Los tallos (falsos troncos) pueden ablandarse e incluso pudrirse.
  • La planta deja de crecer.
  • El sustrato (tierra de la maceta) se ve y se nota muy húmedo.

Entonces, ¿cómo se puede recuperar un tronco de Brasil que tiene las hojas amarillas por exceso de agua? Bueno, no es fácil, pero podemos intentarlo. Y para ello lo que tenemos que hacer primero es sacarla de la maceta y envolver el pan de tierra (cepellón) con papel absorbente. Si se humedece muy rápido, lo quitaremos y pondremos otro. Después, dejaremos la planta en un lugar seco y protegido durante una noche.

Al día siguiente, rociaremos la planta, y en especial las raíces, con un fungicida sistémico. Nos pondremos guantes de goma para no tener contacto directo con el producto para que no surjan problemas. Luego, la plantaremos en una maceta nueva -o al menos, limpia- con sustrato nuevo de calidad, como el sustrato universal de Fertiberia o Flower.

Y por último, regaremos.

A partir de aquí, ¿qué podemos esperar? Las hojas amarillas terminarán secándose y podremos quitarlas, pero si hemos detectado el problema a tiempo, brotarán nuevas. Ahora bien, es importante reducir la frecuencia de riego para que no vuelva a pasar por esto.

La planta está pasando sed

Otra posible causa de que tu planta tenga la hojas amarillas es de que esté pasando sed, y esto puede ser debido a que se riega poco, se le echa poca agua, o bien que la tierra no absorbe bien dicha agua. En cualquiera de estos tres casos, veremos que las hojas que sufren primero son las más nuevas.

¿Cómo salvar al tronco de Brasil? ¿Es posible hacerlo? Por suerte, si nuestra planta está pasando sed, lo único que tenemos que hacer es regarla. Pero claro, si la tierra no la absorbe, es decir, si vemos que al regar el agua se dirige rápidamente hacia el espacio que hay entre la tierra y la maceta, y sale por los agujeros de la misma rápidamente, no conseguiremos que el tronco de Brasil se hidrate. En este caso, lo que haremos será coger la maceta y sumergirla -ojo: solo la maceta, no la planta- en un recipiente, como un barreño, lleno de agua durante al menos media hora.

Por otro lado, si al regar le echamos poca agua, las raíces que están más abajo tampoco podrán saciar su sed. Así pues, cada vez que lo hagamos, tendremos echarle agua hasta que salga por los agujeros de la misma.

La cuestión que queda por resolver ahora es cada cuánto hay que regarlo, y eso va a depender de si lo tenemos en casa o fuera y del clima que haya. Pero en general, es importante tener en cuenta que cuanto más calor haga, menos va a tardar la tierra en secarse, por lo que la frecuencia de riego será mayor en verano y menor en invierno.

Baja humedad ambiental – Exposición a las corrientes de aire

A veces es bueno pulverizar las plantas con agua

Estas dos causas, aunque son diferentes, a veces están muy relacionadas, ya que aunque la humedad ambiental de una vivienda sea alta, si tenemos el tronco de Brasil cerca del ventilador o del aire acondicionado, dicha humedad bajará. Y esto es un problema, porque obliga a la planta a transportar agua más rápido desde las raíces hasta las hojas, en un intento de mantenerlas hidratadas. Un intento que, por desgracia, es en vano, pues las corrientes de aire si son fuertes y/o constantes poco a poco van resecando el ambiente.

Por ello, si tenemos nuestra planta expuesta a las corrientes de aire y vemos que las puntas de las hojas se vuelven amarillas, lo que haremos será cambiarla de sitio.

Ahora bien, puede ocurrir que el único problema sea que la humedad es muy baja. En ese caso, bastará con pulverizar sus hojas con agua -a  ser posible de lluvia, o una que sea apta para consumo- todos los días, con el fin de que se mantengan hidratadas.

Necesita más espacio para seguir creciendo

Este es un tema que parece que no se le da demasiada importancia, pero cuando tenemos plantas en macetas debemos de tener presente que, más tarde o más temprano vamos a tener que plantarlas en otras algo más grandes para que puedan seguir creciendo, sobretodo si dichas plantas pueden llegar a hacerse muy grandes, como es el caso de nuestro protagonista.

Y es que si mantenemos un palo de Brasil en un mismo recipiente durante años, vamos a reducir su esperanza de vida de forma drástica, puesto que va a llegar un momento en el que se va a quedar sin espacio y sin nutrientes. Por lo tanto, si sospechamos que lo que le ocurre a nuestra planta es precisamente eso, veremos que aparentemente está bien, pero las hojas empiezan a amarillear.

Daphne odora
Artículo relacionado:
Trasplantar plantas

Además, las raíces pueden asomar por los agujeros de drenaje de la maceta, e incluso podríamos ver que la tierra está muy gastada. Para evitar que se debilite, tendremos que plantarla en una maceta que mida unos diez centímetros de diámetro y profundidad más de lo que mide la que tiene en estos momentos, cada 3 o 4 años.

Las hojas se están quemando

El tronco de Brasil es una planta delicada

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Otra posible causa es que tengamos la planta cerca de una ventana por ejemplo, y de que se esté quemando. Este es un problema fácil de identificar y, también, fácil de solucionar, ya que las hojas dañadas serán solo aquellas que están más expuestas. Y para evitar que empeore, simplemente tendremos que llevar al tronco de Brasil a un sitio más protegido.

No conseguiremos que las hojas amarillas vuelvan a tener su color original, pero sí que podremos lograr que las hojas nuevas salgan bien, sanas y verdes.

El tronco de Brasil tiene frío

Las bajas temperaturas suponen un riesgo para la vida del tronco de Brasil. Al ser una planta tropical, no debemos dejarla en el exterior si en invierno el termómetro cae por debajo de los 15ºC, pues de lo contrario sufrirá daños que pueden ser más o menos importantes dependiendo del frío que llegue a hacer.

De hecho, ese es uno de los motivos principales por los que se considera una planta de interior en España, así como las demás regiones templadas del mundo, así que no dudes en meterla dentro de casa en cuanto llegue el otoño.

Son varias las causas por las que el tronco de Brasil puede acabar teniendo las hojas amarillas. Espero que lo que hemos hablado aquí te sirva para que esté sano.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.