Tulbalgia: cuidados y usos

La tulbaghia es una planta que florece en primavera

Imagen – Wikimedia/uleli

¿Te gustan las flores pequeñas pero con un alto valor ornamental? Entonces seguro que te gustará la tulbalgia. Esta preciosa planta herbácea produce unos pétalos de color violáceo muy bonitos durante la primavera-verano, y ¿sabes lo mejor? Que es apta para principiantes.

Con unos mínimos cuidados que ahora te diré, podrás tenerla sin problemas en tu hogar o jardín sin tener que preocuparte de nada.

¿Cómo es?

La tulbagia es una planta rizomatosa

Imagen – Wikimedia/Forest and Kim Starr

Antes de nada, vamos a ver cuáles son las características de la tulbalgia. Nuestra protagonista es una planta herbácea rizomatosa originaria del sur de África que alcanza una altura de 70cm. Su nombre científico es Tulbaghia violacea, y presenta hojas lineales de 17-50cm de largo por 0,35-0,7cm de ancho. Las flores se agrupan en inflorescencias en forma de umbela erecta de color púrpura brillante. El fruto tiene forma de cápsula.

Su ritmo de crecimiento es bastante rápido, floreciendo a partir del segundo año tras la siembra. Y como no tiene raíces invasivas, se puede plantar incluso junto a paredes o muros.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres hacerte con un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados. De esta forma vas a poder decorar tu jardín o tu patio con una planta única y realmente preciosa, y mantenerla durante mucho tiempo con facilidad:

Ubicación

La tulbagia puede estar tanto dentro como fuera de casa, aunque en ambos lugares ha de estar en una zona en la que haya mucha claridad. De hecho, si se tiene en el exterior es más recomendable colocarla en un lugar soleado antes que en uno que esté un poco protegido de los rayos del astro rey, ya que aunque crecerá igual de bien en ambos, cuanto más tiempo esté expuesta a la luz del sol de forma directa, más posibilidades tendrá de producir un número mayor de flores.

Si el cultivo será en interior, hay que ponerla en una habitación en la que haya ventanas por las cuales entre mucha luz procedente de fuera. Es más, si es posible, lo mejor será colocarla cerca de la ventana, ya sea sea debajo o al lado de una. Nunca se ha de poner justo delante, pues de hacerlo nos arriesgaríamos a que se quemase por el sol. Y es que a menudo pensamos que el cristal ofrece protección contra los rayos solares, pero la realidad es que en cuanto estos lo atraviesan se amplifican, y si impactan contra una hoja, la queman.

Por eso, repito, no se ha de poner una planta enfrente de la ventana, y mucho menos si está orientada al este que es por donde sale el sol en el hemisferio norte.

Tierra

La tulbaghia violacea es una planta de flores lilas

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

Esta es una planta que necesita tierras ricas, que sean capaces de absorber el agua con rapidez pero también de filtrarla bien. Por este motivo, en suelos compactos y pobres hay que hacer un agujero de plantación de unos 40 x 40 centímetros para luego poder cubrir sus lados -excepto la base- con plástico o un trozo de malla de sombreo. Después, se procede a llenar con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita como este.

Si se va a tener en maceta, es conveniente saber que se puede llenar con el sustrato mencionado antes, pero también con otros como la fibra de coco (en venta aquí). Asimismo, hay que recordar que dicha maceta ha de tener orificios en su base para que el agua que la tierra haya filtrado se aleje de las raíces. Por ello, tampoco es bueno poner un plato debajo del recipiente, a no ser que se escurra tras cada riego.

Riego

La tulbalgia necesita un riego moderado. Por lo general, hay que regarla 2-3 veces por semana en verano, y cada 4-5 días el resto del año e incluso menos si llueve y/o la tierra permanece aún húmeda. Si tienes dudas, puedes usar un medidor de humedad como este, el cual te indicará casi automáticamente qué grado de humedad tiene en ese momento.

Abonado

Desde primavera hasta verano con un abono orgánico, como el guano. Otra opción es usar abonos para plantas con flor, como este, ya que a fin de cuentas el principal atractivo de la tulbalgia son las flores, y nos interesa que produzca todas las que pueda.

Época de plantación o trasplante

La época más recomendada para plantarla en el suelo o en una maceta nueva es en primavera, cuando las temperaturas comiencen a recuperarse tras el invierno. Hay que hacerlo con cuidado, evitando manipular las raíces.

Multiplicación

Por semillas o rizomas en primavera. Usaremos una bandeja de semillero como esta para las primeras, o bien una maceta pequeña de unos 10,5cm de diámetro para el rizoma, y tierra para semilleros como sustrato para ambos que puedes comprar aquí.

Rusticidad

Soporta el frío y las heladas de hasta los -3ºC.

¿Qué usos tiene?

La tulbaghia es una planta

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

La tulbalgia es una planta que se usa como ornamental, ya que queda muy bien tanto en el jardín como en maceta. Pero además, en el 2006  se demostró que tiene propiedades anticancerígenas, por lo que no sería de extrañar que se usara como medicinal.

¿Qué te ha parecido?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Paola dijo

    Sintético, útil. Excelente.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Paola.

      Gracias. Nos gusta saber que te ha sido de utilidad.

      Saludos!

  2.   Mabel dijo

    Es hermosa, la tengo en plena terraza solo que tiene ese olor a ajo medio característico que suelta aun sin tocarla, sus cuidados son mínimos y su floración duradera.
    Excelente el articulo publicado.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Muchas gracias, Mabel. 🙂