Turbinicarpus, unos cactus pequeños de muy fácil cultivo

Turbinicarpus alonsoi

¿Te gustan los cactus pequeños, esos que puedes cultivar en maceta durante toda su vida? De ser así, seguro que te encantarán los Turbinicarpus. Estas plantitas, que apenas alcanzan una altura de diez centímetros, producen unas flores muy decorativas.

Su ritmo de crecimiento es bastante lento y su cultivo, muy sencillo; tanto es así que aunque no tengas mucha experiencia, probablemente te llevarás una grata sorpresa con ellos.

Origen y características de los Turbinicarpus

Turbinicarpus pseudomacrochele ssp lausseri

Estas plantas son originarias del nordeste de México, en concreto de los estados de San Luis Potosí, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, Hidalgo, Coahuila, Tamaulipas y Zacatecas. Tienen forma más o menos globular, con un cuerpo carnoso protegido por espinas largas y recurvadas. Producen flores durante prácticamente todos los meses cálidos. Sus raíces son superficiales, aunque las especies que viven en regiones secas y expuestas tienen una raíz primaria muy gruesa.

Se trata de un género de cactus en peligro de extinción, por lo que tan sólo se pueden adquirir ejemplares que hayan pasado todos los controles del CITES (Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres).

¿Qué cuidados necesitan?

Turbinicarpus laui

Si finalmente conseguimos unos ejemplares legales en viveros especializados, podremos proporcionarles los siguientes cuidados para disfrutarlos mucho tiempo:

  • Ubicación: exterior, a pleno sol.
  • Riego: muy escaso. En verano, bastará un riego por semana; el resto del año lo regaremos cada 15 o 20 días.
  • Abonado: en primavera y verano lo abonaremos con un abono líquido para cactus siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.
  • Sustrato: tiene que ser muy poroso, como el pómice o arena de río lavada.
  • Trasplante: nada más comprarlo, en primavera, lo pasaremos a una maceta de no más de 10,5cm de ancho.
  • Plagas: pueden verse afectados por cochinillas y caracoles. Ambas plagas se pueden tratar por ejemplo con tierra de diatomeas, la cual encontraremos a la venta en tiendas online.
  • Multiplicación: por semillas en primavera. Se siembran directamente en semillero con vermiculita, la cual tiene que permanecer ligeramente húmeda. Germinarán en 1-2 meses.
  • Rusticidad: soporta heladas suaves y breves de hasta los -2ºC, pero necesita protección contra el granizo.

¿Habías visto alguna vez estos cactus?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Cactus

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *