Tuta del tomate

Como hemos mencionado en otras ocasiones, el tomate es uno de los cultivos propensos a padecer de ataques de plagas o sufrir de enfermedades si las condiciones no son ideales. Crecimiento de malas hierbas, exceso de humedad, aparición de alguna plaga, etc. Son los factores que intervienen en el crecimiento del tomate. Hoy vamos a hablar de la tuta del tomate. Se le conoce como la polilla del tomate y se trata de unas polillas de unos 7mm de longitud que comienzan a hacer de las suyas a partir de las 7 de la tarde, haciendo daño a los tomates.

En este artículo podrás aprender las características de esta plaga, lo síntomas que presenta el tomate cuando está afectado y qué tratamiento puedes utilizar. Si necesitas conocer más sobre esta plaga, este es tu post 🙂

Características principales

La polilla o tuta del tomate es una especie con una alta tasa de reproducción. Por ello, cuando ataca a los cultivos, comienza a extenderse con mucha facilidad. Para evitar daños muy grandes a las cosechas, es mejor actuar cuanto antes. Y es que las hembras de estas polillas son capaces de poner más de 240 huevos con facilidad. El éxito de los huevos es casi del 100%, por lo que es capaz de tener entre 10 y 12 generaciones por año.

La esperanza de vida de los machos es de unos 27 días mientras que el de la hembra 24. Sin embargo, como tienen una tasa de reproducción tan alta, afectan gravemente a los tomates.  Para identificar que un tomate está afectado por la tuta debes fijarte en los síntomas. Por lo general, colocan los huevos en el envés de las hojas más jóvenes. Los puedes encontrar en los tallos y los nervios de las hojas.

Es posible que, si el tomate aún está verde, puedas reconocerlos a simple vista, dado que tienen un color blanco cremoso e incluso amarillo. Suelen estar depositados de forma individual y resulta raro encontrarlos agrupados. Si la tuta ataca gravemente a los tomates, también los deja expuesto a posibles enfermedades. Entre las más conocidas se encuentra el mildiu.

Ciclo biológico y daños

Una vez los huevos eclosionan y nacen las larvas, éstas son las verdaderas causantes del peligro. Cuando sólo son huevos, es posible evitar a tiempo la catástrofe. Una vez son larvas, comienzan a comerse los tallos, hojas y frutos para alimentarse y crecer. Para identificar a las larvas tan sólo debes fijarte en el color. Cuando están recién nacidas, el capullo tiene un color verde y, conforme van creciendo y desarrollándose, se va oscureciendo y adoptando el color marrón oscuro.

Si observas los tallos y hojas y ves que los capullos tienen el color marrón, ten por seguro que están a punto de emerger en estado adulto. En este caso las puedes encontrar tanto en el suelo como en la planta. Si están en la planta, se colocarán en el envés de la hoja o incluso en el cáliz del fruto.

En cuanto a los daños que pueden producir son bastantes. Como hemos mencionado antes, pueden atacar tanto a las hojas como las flores y al propio fruto. Sea lo que sea se lo comerán para alimentarse y poder desarrollarse. Cuando son larvas hacen galerías dentro del tomate y a la hora de recoger la cosecha te puedes encontrar con la sorpresa.

Estas larvas no sólo afectan al tomate, sino que también pueden atacar a otros cultivos como la patata, berenjena, pepino, pimiento e incluso el tabaco.

Cómo controlar la tuta del tomate

Cuando ya no hay vuelta atrás y nuestro cultivos están infectados por esta plaga tenemos que actuar para eliminarlos cuanto antes. Existen algunas medidas que se pueden llevar a cabo de forma ecológica y que se emplean como experiencia en el manejo del cultivo del tomate. Los más experimentados en este tema sabrán perfectamente cómo actuar para salvar su cosecha. También hay que saber bien cuándo y cómo regar tomates para evitar exceso de humedad.

La primera acción que debes llevar a cabo es la eliminación de las partes dañadas por la tuta. Tanto hojas, como tallos y frutos que estén dañados, los eliminamos. Así estaremos evitando que esta plaga continúe extendiéndose y provocando más daño en el resto de cultivos. Una vez hemos arrancado las partes dañadas, debemos esperar unas 4 semanas para sembrar otro cultivo que no sea tan sensible a esta plaga.

Por ejemplo, como sabemos que el tomate y el pepino son sensibles a la tuta, es mejor esperar 4 semanas o rotar entre plantaciones menos sensibles como la calabaza. La calabaza tiene una piel muy dura que la tuta no es capaz de penetrar.

Control biotécnico y biológico

Otra opción es la de emplear un control biotécnico. Este tipo de control se trata de actuar de una forma rápida. Desde el momento en el que se realizan los cultivos, pondremos trampeos masivos para evitar que la tuta del tomate nos ataque. Podemos colocar dos tipos de trampas:

  1. Trampa de agua. Podemos colocar una trampa con agua a la que le añadimos aceite y feromonas para atraerlas. Estos insectos se verán atraídos por ello y caerán en el agua ahogándose. Si colocamos las trampas en lugares estratégicamente eficientes, podremos evitar que lleguen a nuestro tomates.
  2. Trampa delta con feromonas. Se trata de otra trampa en la que pondremos alguna sustancia pegajosa y colocaremos feromonas o aceite. Es similar a la anterior. Lo que haremos será inhabilitar el desplazamiento de estos insectos y deberemos tener un buen seguimiento para ver si las trampas surten efecto.

Por último, una guerra biológica natural es lo más ecológico posible ante el ataque de la tuta. Es posible utilizar los enemigos naturales de estos insectos para controlar las poblaciones y su extensión. Es necesario que se aplique durante todo el cultivo ya que desde la raíz pueden atacar y hacer daño a nuestros cultivos.

Para realizar este control biológico emplearemos insectos auxiliares. Pueden ser tanto parásitos como depredadores. Se han convertido en una buena herramienta de control de estas polillas.

Lo insectos depredadores más efectivos son Macrolophus pygmaeus, Nesidiocoris tenuis, Nabis pseudoferus ibericus y Nabis tenuis. Estos insectos son capaces de devorar hasta 100 huevos de polilla al día. También es necesario no pasarse con estos insectos. Es lo justo como para que controle bien las poblaciones de tuta.

Espero que estos consejos te ayuden a evitar esta desastrosa plaga.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Enfermedades y plagas

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.