Olmo de montaña (Ulmus glabra)

Imagen – Wikimedia/anro0002

El árbol conocido como Ulmus glabra es una planta de muy rápido crecimiento que produce una agradable sombra, y además, por si esto te sabe a poco, alcanza alturas impresionantes. Es perfecto para cultivar en amplios jardines, sean particulares o públicos.

Su mantenimiento es tan sencillo que te costará creerlo que esté tan bonito durante todo el año. Descúbrelo. 😉

Origen y características

Imagen – Wikimedia/Sauce

Se trata de un árbol caducifolio originario de las montañas de Europa, conocido popularmente como olmo montano, olmo de monte u olmo de montaña. Alcanza los 40 metros de altura, con una copa más o menos amplia de unos 4-5m. Las hojas son simples, alternas, con el margen aserrado, asimétricas en la base y acuminadas.

Sus flores, que brotan a inicios de primavera antes que las hojas, se agrupan en inflorescencias y son hermafroditas, sin pétalos, en número de 10 a 20. El fruto es una sámara que mide unos 2,5cm de largo por 2cm de ancho, provista de alas con bordes lisos y una semilla.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

En el exterior, a pleno sol. Al ser un árbol grande, es importante plantarlo lo más lejos posible de tuberías, paredes, muros, plantas de gran tamaño, etc. Lo ideal sería dejar una distancia mínima de 10 metros de estas cosas para que, por un lado, no causara problemas, y por otro, pudiera tener un excelente desarrollo.

Tierra

  • Jardín: crece en todo tipo de suelos, incluso en los arcillosos. Pero eso sí, prefiere los que son capaces de absorber rápido el agua.
  • Maceta: sin problemas de sustrato, siempre y cuando tenga un pH entre 6 y 7,5, como el sustrato de cultivo universal o el mantillo por ejemplo. De todas formas, no es una planta que se pueda cultivar en recipiente durante toda su vida, a menos que se pode para darle forma de arbusto, o de bonsái (aquí te explicamos los cuidados del bonsái de olmo).

Riego

El olmo de montaña no resiste la sequía; sin embargo, no le hace mucho daño pasar unos días sin agua. Además, en caso de llover de forma torrencial alguna que otra vez al año más que perjudicarle, le podrían beneficiar (especialmente si se cultiva en zonas como la región mediterránea, donde las temperaturas en verano son muy altas y la escasez de lluvias un problema).

Pero para que todo vaya sobre ruedas, es muy recomendable regarlo al menos unas dos veces por semana durante la temporada de más calor, y algo menos el resto del año. Si se tiene en maceta, regar 3-4 veces en temporada cálida, y 2/semana el resto.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano se ha de abonar con abonos orgánicos, como el guano (consíguelo en polvo aquí y líquido por aquí) por ejemplo, una vez al mes. Usa abonos líquidos si lo tienes maceta para que el drenaje siga siendo bueno.

Multiplicación

Imagen – Wikimedia/Gmihail

El olmo se multiplica por semillas y esquejes. Veamos cómo proceder en cada caso:

Semillas

Se siembran en primavera, siguiendo este paso a paso:

  1. Primero, hay que rellenar una bandeja de semillero con sustrato de cultivo universal.
  2. Luego, se riega a consciencia.
  3. Después, se siembran un máximo de dos semillas en cada alvéolo, y se cubren con una fina capa de sustrato.
  4. A continuación, se espolvorea cobre o azufre para evitar la aparición de hongos.
  5. Por último, con un pulverizador/atomizador se rocía agua sobre la superficie, y se coloca la bandeja en el exterior, en semisombra.

Manteniendo el sustrato húmedo, germinarán en unas 3 o 4 semanas.

Esquejes

Se cogen trozos de rama semileñosa de unos 30cm a finales de invierno, y se procede a:

  1. Impregnar la base con enraizantes caseros u hormonas de enraizamiento.
  2. Rellenar una maceta con vermiculita previamente humedecida con agua.
  3. Plantar el esqueje en dicha maceta, haciendo un agujero en el sustrato, en el centro antes (y no clavándolo directamente).
  4. Regar y colocar la maceta en el exterior, en semisombra.

Así, emitirá sus propias raíces al cabo de unos 2 meses.

Plagas

Es sensible al ataque de:

  • Barrenillos (Scolytus scolytus): excava galerías en las ramas y tronco, debilitando la planta. Se combate con Metil-paration.
  • Cochinillas: algodonosas o de tipo lapa, se alimentan de la savia de las hojas, pero se combaten bien con tierra de diatomeas, jabón potásico o parafina.
  • Galeruca del olmo (Galerucella luteola): tanto las larvas como los adultos se alimentan de las hojas, dejando los nervios. Se trata con insecticidas como el Malation.
  • Orugas defoliadoras: se alimentan de las hojas, haciendo que se vean agujereadas. Se trata con Malation.
  • Taladros del tronco (Zeuzera pyrina y Cossus cossus): al excavar galerías en el tronco, debilitan mucho al árbol, causándole la caída prematura de hojas. El mejor tratamiento es la prevención, aplicando aceite insecticida en invierno.

Enfermedades

Puede enfermar de:

  • Caries del tronco: causada por hongos como el Polyporus o el Formes. Entran a través de heridas de poda, y al cabo de un corto período de tiempo se pueden ver sus cuerpos fructíferos (setas) sobre el tronco.
    Lo mejor que se ha de hacer es evitar los cortes de poda grandes, y utilizar herramientas previamente desinfectadas.
  • Chancros de la corteza: son hongos que entran en el tronco y se van extendiendo por la planta, causando amarronamiento y caída de las hojas.
    Se puede tratar con fungicidas, pero la lucha es difícil.
  • Grafiosis del olmo: está causada por hongos del género Ophiostoma, que causa la defoliación y muerte del árbol.
    En cuanto se detecten las primeras señales, hay que cortar las partes afectadas y tratar con benomilo, tiabendazol o carbendazima.

Poda

A finales de invierno se han de quitar las ramas secas, enfermas, débiles o rotas, y recortar las que estén creciendo demasiado.

Rusticidad

Resiste heladas de hasta los -20ºC.

¿Qué usos tiene?

Además de usarse como planta ornamental, plantándose como ejemplar aislado o en alineaciones, se emplea además para:

  • Madera: se utiliza en carpintería, ebanistería, marquetería, tornería, construcciones hidráulicas o de barcos, etc.
  • Leña: proporciona un carbón ligero, cuyas cenizas al contener potasio sirven a su vez para fertilizar el suelo.
  • Hojas: como forraje.
  • Corteza: es medicinal, ya que tiene propiedades astringentes y sudoríficas.

Imagen – Wikimedia/Melburnian

¿Qué te ha parecido el Ulmus glabra?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar