Mimosa Pudica, la planta de la vergüenza

flores mimosa pudica

Photographed at the Conservatory of Flowers, San Francisco

Si hay una planta realmente curiosa que habite en este querido planeta, esta es sin duda la Mimosa pudica, también conocida como la Planta de la vergüenza,o la Mimosa sensitiva. Es una planta herbácea originaria de Brasil, ampliamente distribuida por todos los trópicos en los que se ha conseguido naturalizar. De hecho, se la puede encontrar a ambos lados de las carreteras tropicales conviviendo con otras especies autóctonas.

En el resto del mundo se comporta como anual, es decir, que germina, florece y da semillas el mismo año. En los inviernos con heladas, puede sobrevivir en interior o en un invernadero, pero no es algo fácil pues es muy sensible al frío. Pero eso no quita que no se pueda disfrutar de ella el resto del año. ¿Te gustaría saber qué es lo que la hace tan peculiar y cómo se cuida? No te pierdas este especial. 

Características de la Mimosa pudica

flores mimosa pudica

Esta extraordinaria planta mide unos 30-35cm de altura. Tiene hojas pinnadas, de color verde, y tallos muy delgados, de menos de 0’5cm de diámetro. Sus flores, que aparecen durante el verano, son de un rosa malva muy bonito, y tienen forma de pequeño pompón. Para otoño sus semillas, que miden alrededor de 0,5cm de diámetro y son de color marrón oscuro, estarán maduras y listas para germinar.

Como en los trópicos hay tantas amenazadas, la evolución ha querido que esta planta pliegue sus hojas al mínimo toque; y no sólo eso, sino que si el insecto continúa depositado en ella, el tallo se dejará caer. Por la noche, sus hojas permanecen plegadas. A estos movimientos se les conoce como nictinastias, y son un ejemplo de un ritmo circadiano vegetal. Le sirven sobretodo de defensa, pero también para evitar perder excesiva agua durante los meses más secos.

¿Cómo se cuida?

Esta es una planta de muy fácil cultivo que, si el clima es cálido y no se producen heladas, puede durar varios años; en el resto del mundo, se tiene como planta de temporada o de interior. Aún así, independientemente de dónde la tengas, te voy a dar unos cuantos consejos para que crezca sana y produzca una interesante cantidad de flores.

Ubicación

Puedes colocar tu planta tanto a pleno sol como a media sombra (que tenga más luz que sombra) En el caso de que la quieras tener en el interior, ponla en una habitación en la que entre mucha luz natural, y donde esté protegida de las corrientes de aire.

Riego

El riego tiene que ser frecuente, especialmente durante los meses cálidos. Por ello, te recomiendo regarla entre 3 y 4 veces por semana mientras haga buen tiempo, y cada seis días el resto del año. Si la tienes en el hogar, durante el invierno es aconsejable espaciar un poco más los riegos, regando cada 8 días más o menos, ya que la tierra tardará más en secarse.

Abonado

Para conseguir que sobreviva al invierno, aparte de que crezca mucho durante el verano 🙂 , es muy recomendable abonar desde primavera hasta finales del verano (puedes también en otoño si en tu zona no hay heladas). Puedes usar abono universal, u optar por abonos orgánicos líquidos, como extracto de algas o guano. Sigue las indicaciones especificadas en el envase.

Trasplante

mimosa_sensitiva

Nada más adquirir la planta, se debe de plantar a una maceta que sea unos 2-3cm más amplia. ¿Por qué? Bueno, es cierto que es una especie más bien pequeña, pero como han sido cultivadas en invernaderos, su sistema radicular ha crecido lo suficiente para formar un cepellón de raíces importante. Al hacerlo, ha ido absorbiendo los nutrientes que ha ido necesitando de la tierra, por lo que para que pueda seguir creciendo tan bien, es esencial añadirle tierra nueva. Esta tierra puede ser sustrato universal para plantas, compost o turba negra mezclada con un 30% de perlita u otro material similar.

Problemas de la Mimosa pudica

A pesar de que es muy resistente a plagas y enfermedades, lo cierto es que también puede tener algún que otro problema. A saber:

  • Hojas que amarillean y caen: puede ser por frío o por exceso de agua. En el caso de que sea por frío, te aconsejo envolverla con un plástico transparente a modo de invernadero, y colocarla cerca de una fuente de calor.
    Y si es por exceso de agua, comprueba la humedad de la tierra y, si está muy húmeda, extráelo de la maceta y envuélvelo con papel de cocina para que absorba el agua durante una noche.
  • Aparición de pequeñas bolitas blancas o rojas en los tallos: si se van fácilmente con los dedos, probablemente se trate de cochinillas. Al ser pequeña, se puede seguir quitando con los dedos, o con la ayuda de un bastoncillo de las orejas humedecido en alcohol de farmacia.
  • Insectos diminutos en los capullos florales: es difícil que ocurra, pero si ves insectos en los capullos florales, es posible que se trate de pulgones. Se eliminan fácilmente con cualquier insecticida de amplio espectro.

¿Cómo se reproduce?

hoja mimosa pudica

Si quieres tener más ejemplares de esta preciosa planta, o si te gustaría experimentar y ver si sobrevive alguna al invierno de tu zona, te recomiendo que adquieras las semillas en primavera. Las podrás encontrar a la venta en viveros y tiendas de jardinería, también en tiendas online. Una vez las tengas, puedes -no es importante- introducirlas en un vaso con agua durante 24h.

Después, sólo tienes que rellenar una maceta con sustrato, colocar un máximo de 2 semillas un poco separadas entre sí, cubrirlas un poco… y regar. Bueno, y luego quedará esperar 🙂 , pero si mantienes la tierra húmeda y en una zona con mucha luz, empezarás a ver plántulas muy, muy pronto. De hecho, cuando la temperatura es superior a los 15ºC, germinan en el transcurso de 7 o 10 días.

Crecen muy rápidamente, por lo que al cabo de más o menos un mes se pueden pasar a macetas mayores, o repicarlas y plantar cada plántula en un tiesto individual. ¿No sabes cómo se hace? No te preocupes: veamos cómo proceder en cada caso:

Trasplante a un tiesto mayor

Para pasarlas a una maceta más amplia -debe de ser unos 4cm más-, tienes que extraer las plantas de lo que les ha servido como semillero de manera que el cepellón de raíces salga intacto. Después, rellena su nueva maceta con un poco de sustrato, introduce las Mimosas, y luego termina de rellenar el tiesto.

Finalmente, quedará darle un riego generoso, y colocarlas en el sitio luminoso que más te guste.

Repicar y plantar

Para repicar, tienes que hacer lo siguiente:

  • Extrae las plántulas de la maceta.
  • Retira lo más que puedas la tierra adherida a las raíces.
  • Luego introdúcele el cepellón en un cubo con agua, y ”límpiale” las raíces.
  • Ahora, con cuidado, puedes ir desenredando las raíces.
  • Cuando estén separadas, es momento de rellenar sus macetas con sustrato.
  • Colócalas cada una en su nuevo ”hogar”, en el centro.
  • Rellena las macetas con sustrato.
  • Y riega.

Al cabo de uno o dos meses como máximo, florecerán.

¿Qué te ha parecido la Mimosa pudica?

 

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Flores

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *