Usos del laurel como insecticida

El laurel se puede utilizar a nivel culinario, medicinal y como insecticida

A la hora de combatir insectos y plagas, las personas están muy divididas. Muchas optan por lo fácil y lo rápido: Los insecticidas químicos. Por otra parte, cada vez son más los defensores de los remedios naturales para tratar y prevenir tanto enfermedades como plagas en las plantas. Son menos nocivos para los vegetales, los animales, el medio ambiente y, en consecuencia, para nosotros. En este artículo vamos a hablar sobre los usos del laurel como insecticida, una alternativa eficaz y sencilla a los repelentes químicos de insectos.

No sólo mencionaremos algunas de las aplicaciones que tiene este vegetal para combatir y tratar diversas plagas, si no que también comentaremos contra qué insectos actúa y explicaremos cómo hacer un insecticida con sus hojas. Así que ya sabéis: si estáis teniendo problemas con algunos insectos muy molestos o preferís prevenir la aparición de los mismos, seguid leyendo, que esto os va a interesar.

¿Qué insectos repele el laurel?

El laurel es un insecticida eficaz contra hormigas, pulgones y moscas

El famoso laurel, denominado científicamente Laurus nobilis, es un árbol mediterráneo que suele alcanzar una altura de diez a quince metros. Se cultiva principalmente por sus hojas perennes y aromáticas, pues son muy populares a nivel culinario. Además, poseen propiedades medicinales, por lo que se utilizan en muchos remedios naturales de la medicina popular. Sin embargo, lo que realmente nos interesa destacar son los usos del laurel como insecticida.

¿Por qué repele esta planta a ciertos insectos? Este efecto que ejerce sobre algunas plagas se debe a la composición de sus hojas. Estas contienen sustancias como alfapineno, alfaterpineol, cineol, eugenol, linalol, limoneno y sabineno. Todos ellos ayudan a repeler algunos de los insectos que suponen plagas muy habituales y molestas en el mundo de la agricultura y de la jardinería. Veamos contra qué bichitos surten efecto las hojas de laurel:

  • Gorgojos: Pequeños insectos que se alimentan sobre todo de granos. Ver ficha.
  • Hormigas: Favorecen la multiplicación de otras plagas, como cochinillas y pulgones. Ver ficha.
  • Moscas: Si no se controlan, pueden surgir plagas extremadamente molestas. Ver ficha.
  • Mosquitos: Suelen poner sus huevos en lugares húmedos, lo que incluye los platos de las macetas. Ver ficha.
  • Pulgones: Son unos insectos diminutos que se alimentan de las plantas. Ver ficha.

Hay que destacar que el laurel no sólo repele a estos insectos, si no que también atrae a otros, como las vaquitas o las mariquitas. ¿Y esto por qué es algo bueno? Pues bien, tanto las mariquitas como las vaquitas son unas aliadas excelentes para los agricultores y hortelanos. Ambas son depredadores naturales de algunos de los insectos que pueden acabar siendo plagas importantes en los cultivos, como por ejemplo los pulgones y las cochinillas.

¿Cómo hacer insecticida con hojas de laurel?

Los usos del laurel como insecticida son varios

Crear un insecticida natural para repeler o combatir ciertas plagas resulta muy ventajoso tanto para las plantas como para el medio ambiente. Además, suelen ser mezclas muy sencillas, como es el caso del laurel. Para iniciar esta tarea, primero debemos conocer las proporciones. Por cada diez litros de agua debemos usar 300 gramos de hojas de laurel frescas, o bien 200 gramos de hojas de laurel secas.

Veamos ahora paso a paso cómo hacer un insecticida con hojas de laurel:

  1. Colocar las hojas en un recipiente o cubo grande. Podemos cortar las hojas si lo preferimos.
  2. Añadir dos litros de agua hirviendo y, después, tapar el recipiente o cubo.
  3. Esperar a que se enfríe la mezcla.
  4. Añadir ocho litros más de agua (en total se requieren diez litros).
  5. Tapar de forma parcial el recipiente o cubo y colocarlo en un lugar oscuro y fresco.
  6. Dejar reposar durante 48 horas.
  7. Una vez haya pasado el tiempo de reposo, colar el líquido y guardarlo en la nevera. Puede llegar a aguantar hasta un mes.

En el caso de que queramos utilizar esta mezcla para prevenir plagas, lo que tenemos que hacer es pulverizar las plantas diluyendo una parte de este macerado con dos partes de agua. Para que surta efecto, debemos pulverizar las plantas por la tarde, a última hora, durante dos semanas seguidas. Después es de suma importancia que las dejemos reposar un poco. Es recomendable esperar como mínimo dos semanas más antes de repetir la pulverización.

Si nuestro jardín o huerto ya está afectado por alguna plaga, la cosa cambia. En este caso debemos diluir el macerado de laurel con agua a partes iguales. Respecto a la pulverización de los vegetales, esta se debe llevar a cabo cada tres días. Al igual que en el caso anterior, lo mejor es hacerlo a última hora de la tarde.

Otros usos del laurel como insecticida

Las hojas del laurel tienen componentes que repelen a ciertos insectos

Los usos del laurel como insecticida no se reducen únicamente a la mezcla que hemos comentado anteriormente. También podemos utilizar las hojas de este vegetal para repeler otro tipo de insectos, como por ejemplo las polillas de la ropa. Para ello, lo único que tenemos que hacer es colocar unas pocas hojas de laurel entre la ropa, ya sea en la cómoda o en el armario. Así las polillas no querrán acercarse.

Otra manera de utilizar esta planta como insecticida es mediante la aplicación de aceite esencial de laurel. Este resulta ser muy útil a la hora de repeler tanto moscas como mosquitos. Para que surta efecto, basta con aplicar un poco de este aceite sobre trozos de tela o de papel y colocarlos en zonas de entrada de estos molestos insectos. Un buen lugar serían, por ejemplo, las ventanas. También puede ser buena idea ubicar estos trozos con aceite esencial de laurel cerca de puertas y conductos de ventilación.

Como podéis ver, el laurel no nos será útil únicamente en la cocina, si no también para repeler numerosos insectos, ya sea dentro de casa como en nuestro huerto o jardín.  Una medida tanto económica como ecológica que ayuda a combatir los usos y la fabricación de productos químicos. Si queréis aprovechar todos los usos que se le puede dar al laurel, os recomiendo que os planteéis cultivarlo vosotros mismos. Por suerte es un vegetal fácil de cuidar y que nos aporta muchos beneficios si lo utilizamos adecuadamente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.