Washingtonia robusta, la palmera con hojas de abanico

La Washingtonia robusta es una de las palmeras más comunes de las regiones templadas y cálidas del mundo. Crece muy rápidamente, hasta el punto de que si las condiciones son adecuadas puede alcanzar el metro de altura en su primer año de vida. Además, las semillas germinan con una facilidad extraordinaria y, por si fuera poco, resiste razonablemente bien la sequía.

Así que, ¿por qué no tener una en casa? Lo tiene todo, bueno, casi. Sus frutos no son comestibles, pero… su mantenimiento es tan sencillo que casi se diría que se le ve movimiento de un día para otro. Descubre todo sobre la Washingtonia robusta.

Origen y características de la Washingtonia robusta

La palmera de abanico mexicana, palmera mejicana o Wachintonia, cuyo nombre científico es Washingtonia robusta, es una planta originaria del sur de la península de Baja California, en México. Alcanza una altura de hasta 35 metros, con un tronco esbelto y simple de un diámetro no superior a los 35-40 centímetros. Sus hojas son costapalmadas, es decir, que tienen forma de abanico, con algunos hilos blancos. Los pecíolos son largos y van armados con espinas gruesas.

Las flores se agrupan en inflorescencias axilares. Están muy ramificadas y son colgantes. El fruto tiene forma esférica, es de color negro y mide unos 0,5cm de diámetro.

¿Cómo se cuida?

Si acabas de adquirir un ejemplar, no dudes en proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

La Washingtonia robusta es una palmera que se debe de ubicar en el exterior, a pleno sol. Por sus características, lo más recomendable es plantarla en el suelo en cuanto mida unos 30cm de altura, ya que en maceta tiene problemas para verse bonita.

Riego

Mientras se tenga en maceta y durante el primer año que esté en el suelo hay que regarla seguido: 2-3 veces por semana en verano y cada 5-6 días el resto del año. A partir del segundo año de plantación no tendremos que regar.

Abonado

No es muy necesario, pero se puede abonar desde comienzos de primavera hasta finales de verano con abonos específicos para palmeras. También podremos echarle cáscaras de huevo y de plátanos, verduras que ya no son comestibles, estiércol de animales herbívoros o guano de murciélago.

Época de plantación o trasplante

El mejor momento para plantarla en el jardín es en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.

Multiplicación

La Washingtonia robusta se multiplica únicamente por semillas en primavera o verano. El paso a paso a seguir es el siguiente:

  1. Lo primero que hay que hacer es introducir las semillas en un vaso con agua durante 24 horas. Al día siguiente desecharemos aquellas que se hayan quedado flotando, pues no germinarán.
  2. Luego, rellenamos un semillero (macetas, envases de leche, vasos de yogur,…) con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.
  3. A continuación, regamos y colocamos las semillas en el semillero de manera que queden un poquito enterradas. Es importante no poner muchas en un mismo recipiente, ya que lo más probable es que todas germinen y, como consecuencia de ello, tengamos más adelante problemas para separarlas. Lo más aconsejable es no poner más de 2 en una maceta de 10,5cm de diámetro.
  4. Finalmente, volveremos a regar y colocamos el semillero en el exterior, a pleno sol.

Las primeras plántulas saldrán pronto, al cabo de 1-2 semanas, pero tendremos que mantenerlas en sus macetas hasta que tengan al menos dos hojas.

Plagas y enfermedades

Por lo general son plantas muy resistentes, pero especialmente en los últimos tiempos su población está disminuyendo mucho por unos insectos, que son:

  • Picudo rojo: su nombre científico es Rhynchophorus ferrugineus. Se trata de un gorgojo (es similar a un escarabajo, sólo que más delgado) cuyas larvas excavan galerías en el cogollo de la palmera. Al hacerlo, desde fuera lo que vemos es el desviamiento de la hoja central. También a veces se ven perforaciones en el tronco, pero lo que más llama la atención son la cantidad de fibras que puede llegar a sacar el insecto del interior de la planta.
    El tratamiento más efectivo hasta el momento es el preventivo. El insecticida Clorpirifos 48% aplicado durante todos los meses cálidos es el único salvavidas realmente útil que existe. Sin embargo, hay otros remedios, caseros, que podrían funcionar, que son los que se describen en este artículo.
  • Paysandisia archon: se trata de una polilla que recuerda mucho a una mariposa cuyas larvas causan muchos problemas a la palmera. Los síntomas que provoca son similares a los del picudo: debilitamiento de la planta, arqueamiento del ojo (hoja-guía), perforaciones en el tronco, y además se verán agujeros en las hojas que forma de abanico al abrirse.
    El tratamiento es el mismo que en el caso anterior.

Si hablamos de enfermedades, si se riega en exceso o no se utilizan herramientas de poda desinfectadas podría verse afectada por Phytophthora o por el hongo rosa (Nalanthamala vermoesenii). En ambos casos, las hojas se muestran aparentemente bien, pero si tiras de ellas es fácil sacarlas ya que el tronco o tallo está podrido. Para prevenirlas, hay que controlar los riegos y desinfectar las herramientas antes y después de utilizarlas.

Poda

Se pueden quitar las hojas secas en otoño. No aconsejo hacerlo en primavera ni mucho menos en verano por el elevado riesgo de que la planta se vea atacada por picudo o paysandisia. Si se vive en una zona con clima suave o cálido, hay que esperar a que bajen las temperaturas y acordarse de sellar la herida con pasta cicatrizante.

Rusticidad

Resiste el frío y las heladas de hasta los -7ºC.

¿Qué te ha parecido la Washingtonia robusta? Bonita, ¿verdad?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Palmeras

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

4 comentarios

  1.   Griselda dijo

    Hola Mónica,
    Hace un par de meses te consulté por las hojas amarillas de mi washingtonia y me aconsejaste mermar con el riego. Lo hice, pero luego empecé a observar unos bichitos diminutos que producen como un polvillo anaranjado en los pliegues, y nuevamente perdió dos hojas. Ahora solo le queda una, y la que está naciendo está llenas de esos bichitos. Le tiré agua jabonosa pero no sé si ayuda. Está apestada? Hay forma de curarla y ayudarla a que crezca sana? Su tronco ya es grande (80cm x 20cm de diametro) como para tener solo una hoja…gracias!

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Grisela.
      Mira de conseguir tierra de diatomeas, que es un potente insecticida natural. La dosis es de unos 35g por cada litro de agua.

      Otra opción, que requiere más paciencia, es limpiarla con un pincel empapado con alcohol de farmacia.

      Un saludo.

  2.   Griselda dijo

    Muchas gracias Mónica, por tu pronta respuesta, y tus útiles consejos. Aplicaré ambos.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Gracias a ti. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.