Zamioculcas: cuidados

Zamioculcas: cuidados

Dentro de las plantas de interior que puedes tener en casa, las zamioculcas son una de las más resistentes y que menos tienes que ocuparte de ella. Pero las zamioculcas y sus cuidados son importantes.

Por eso, si estás pensando en tener una planta de este tipo, o te acaban de regalar una y no sabes bien qué es lo que necesita para mantenerse viva y bonita durante muchos años, a continuación te damos las claves de lo que necesitas saber.

Qué es una zamioculca

hojas de la zamioculca

La zamioculca, de nombre científico Zamioculca zamicifolia, es una planta originaria de África bastante resistente. Debido a su hábitat natural, la planta está mucho mejor en interior ya que se adapta mejor.

Las hojas que tiene sobresalen de tallos gruesos y tienen foliolos redondos. Son verdes oscuras y brillantes y le ayudan a mantener depósitos de agua, igual que las raíces, de ahí que no haya que regarla demasiado.

Visualmente la planta se ve muy bonita al salir de esos tallos las hojas. De hecho, esas hojas apenas si tienen rabito, sino que salen directamente del tallo cubriéndolo casi por completo (solo quedan unos centímetros de base sin cubrir de hojas. Estas salen a cada lado del tallo, normalmente en zigzag.

Cuidados de las zamioculcas

Cuidados de la zamioculca

Si tienes una zamioculca en casa, si estás pensando en tener una o si te la han regalado, a continuación queremos ayudarte a que puedas tenerla de la mejor forma posible y que disfrutes de su verdor y de su porte por mucho tiempo.

Por eso, los cuidados que debes proporcionarle son los siguientes:

Ubicación

Como te hemos dicho antes, la zamioculca proviene de África. Sin embargo, aunque eso puede hacernos pensar que es una planta de exterior, debido a las temperaturas que soporta está mejor dentro de casa que fuera.

Dicho de otra manera, hablamos de una planta de interior (salvo que en el exterior pudieras proporcionarle el mismo hábitat o esta se adapte a ello).

Temperatura

En cuanto a la temperatura, la zamioculca tiene un ideal. Si la colocas en una zona donde la temperatura esté entre 16 y 21 grados te lo agradecerá porque es donde mejor se va a sentir.

En cuanto a la noche, no es conveniente que caiga la temperatura de los 3-5 grados, ya que a partir de esa temperatura, y si es menor, empezará a sufrir mucho.

Iluminación

La iluminación de la zamioculca es uno de los cuidados más importantes que tienes que cuidar porque, si bien se adapta a cualquier situación que le des (poca iluminación o mucha), lo cierto es que si le das más luz la planta va a desarrollarse mucho más, haciendo que tenga más brotes y más hojas y color verde oscuro. Si la sitúas con poca iluminación la planta pierde color y, en algunos casos, podrías hasta ver que está más «calvita».

Eso sí, no le gusta nada el sol directo, porque este es capaz de quemar las hojas y tallos. Así que considera ubicarla en un lugar de la casa con mucha luz indirecta pero sin que incida directamente en ella.

Maceta

La maceta ideal de una zamioculca es una de barro. Es la mejor porque ayuda, por un lado, a mantener la humedad en la tierra, lo que equivale a regar menos, pero además resiste a las raíces.

Y es que estas son voluminosas y gruesas, además de que se desarrollan muy rápido y, a veces, pueden salirse hasta de la tierra. Por tanto, con las macetas de plástico puede ser que se deformen. Y en las de cerámica, al estar tan compactas, podrían acabar rompiéndola.

Con esto no queremos decir que con las de barro no ocurra igual, pero es más complicado.

cuidados de la zamioculca

Tierra

En el caso de la tierra, es importante proporcionarle a la zamioculca una tierra muy drenante, para que no queden acúmulos de agua que puedan pudrir las raíces de la planta.

No quiere decir que requiera un tipo de tierra especial; de hecho, con un sustrato universal tendrá las necesidades cubiertas. Pero sí es importante que esta se mezcle con un drenaje, como puede ser la arcilla expandida, vermiculita, perlita, etc.

Riego

Uno de los cuidados más importantes de la zamioculca es el riego. Es importante que jamás la reguemos en exceso, ya que la planta tiene su propio sistema de retención de agua y, si se riega demasiado, acabará por pudrir las raíces.

Por eso, es mejor regarla de vez en cuando, dejando secar la capa superior de tierra entre los riegos.

En general, la necesidad de riego va a venir dado por la luz que reciba. Si está en una zona muy iluminada entonces es posible que tengas que regar de manera moderada en los meses de primavera y verano; pero si apenas le da el sol, entonces no lo necesitará.

En ambos casos, en invierno se debe reducir el riego.

Si tienes dudas, es preferible regar poco que mucho. Por ejemplo, puedes empezar regándola una vez y calcular cuánto tiempo pasa hasta que notas la primera capa de tierra seca. De esa forma podrás saber las necesidades de agua (tanto en invierno como en verano).

Abono

Entre los cuidados de la zamioculca, el abonado es uno de los que más nos olvidamos, y, sin embargo, es bastante importante.

En general, hay dos formas de abonar, dependiendo que se esté en meses cálidos o en meses fríos. Si es en el primer caso (normalmente en España en primavera y verano, abonaremos cada 3 semanas (o de manera mensual). En el segundo caso, en otoño e invierno, el abonado ha de ser cada dos meses.

El abono a utilizar es mucho mejor que sea líquido, a ser posible orgánico, ya que tiene más micro y macroelementos.

Trasplante

Debido a que las raíces son bastante gruesas y a que su crecimiento puede ser rápido si le proporcionas todos los cuidados que te hemos comentado, la tierra y los nutrientes desaparecerán «rápido».

Eso quiere decir que, cada dos años, conviene que la pases a un nuevo tiesto, para que pueda desarrollarse mucho mejor.

Para hacerlo, primero debes retirar los restos de tierra que quedan adheridos a las raíces, con cuidado para no dañarlas. El motivo es quitarle aquella tierra que ya no le va a proporcionar ningún tipo de «nutriente» o alimento. Después, has de rellenar una base en la nueva maceta y utilizar arcilla expandida junto con un sustrato universal como te hemos indicado antes.

Poda

La poda solo consiste en retirar aquellas hojas o tallos que se vean amarillos, negros o secos. Solo se cortarán los tallos que se crucen o que se sobresalgan de la forma de la planta, pero no es una que requiera una poda constante ni anual si se cuida bien.

¿Tienes más dudas sobre los cuidados de la zamioculca?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.