Características y cuidados de la Zamioculcas zamiifolia

La Zamioculca tiene solamente una especie que se le conoce con el nombre de Zamioculca zamiifolia  y es una planta de tipo tropical que proviene de África. Durante los últimos años ha ganado bastante popularidad debido a su aspecto en particular y sobre todo por la gran cantidad de propiedades que contiene.

Para plantar y cuidar de esta planta no es necesario ser un especialista en jardinería. Por lo tanto y si apenas estamos comenzando con estos temas, no debemos preocuparnos, puesto que esta planta es muy resistente y además es poco exigente cuando nos referimos a su cultivo. Sin embargo y  a pesar de esto y como a cualquiera de las especies vegetales, su plantación necesita de algunas condiciones muy importantes para que pueda desarrollarse de una manera adecuada.

Características de la Zamioculca

Por medio de este artículo vamos a estudiar cuáles son las características y las propiedades más importantes de esta planta, sin dejar de lado cuáles son los cuidados y requerimientos que necesita la Zamioculca.

Igualmente debemos tener en cuenta que esta es una planta que se reproduce de distintas maneras.

La Zamioculca es una planta que pertenece a la familia de las Araceae y que tiene hojas de larga duración que sobresale principalmente por aspecto y resistencia. Esta clase de planta es perfecta para esas personas que no cuentan con mucho tiempo para poder cuidarla y para aquellas que no se les da muy bien la jardinería.

Esta es una planta tropical cuyo entorno original se encuentra en las regiones meridionales de África. Entre las zonas que más resaltan están Sudáfrica, Tanzania y Kenia. En su ambiente natural, la Zamioculca puede crecer hasta conseguir una atura de más de un metro.  

La Zamioculca crece bastante lento por medio de un tubérculo que se encuentra debajo de la tierra y tiene raíces muy gruesas.

Sus hojas están compuestas principalmente por un tallo bastante grueso y foliolos con forma redonda de color verde oscuro muy brillantes. Al mismo tiempo, son pinnadas, pulposas y tienen la forma de una punta de lanza.

Las hojas, del mismo modo que las raíces, actúan como órganos que almacenan el agua.

Las flores crecen dentro de una pequeña inflorescencia que tiene un color amarillo brillante casi metalizado y de cinco centímetros aproximadamente. Su florecimiento se produce a partir del verano y hasta inicios de la temporada de invierno. Estas flores no tienen ningún tipo de valor decorativo y son muy raras las ocasiones donde crece en áreas interiores. Su fruto es de color blanco y tiene cerca de los 12 milímetros de diámetro y su popularidad se debe principalmente a lo bonita que son sus hojas.

La Zamioculca no es una planta capaz de auto-polinizarse, es decir, que necesita la ayuda de los insectos para que realicen el proceso de polinización. Pese a que sus hojas son toxicas, esta planta también se utiliza en la medicina tradicional.

Debido a que no soporta el clima frio que hay en el exterior ni el exceso de sombra, la convierte en una planta perfecta para el desarrollo interior.

Cuidados que necesita la Zamioculca

Como ya mencionamos anteriormente, esta especie es una de las más resistentes y al mismo tiempo poco exigente que existen dentro del mundo vegetal. Sin embargo, esto no quiere decir que esta planta esté libre de los cuidados principales.

Su cultivo es bastante sencillo ya que por lo general suele desarrollarse prácticamente en  cualquier área interior.

No obstante, necesita de al menos una temperatura mínima de 15°C, debido a que se trata de una planta tropical. En cuanto a la luz solar, la Zamioculca puede crecer en espacios con mucha iluminación, así como también áreas que se encuentran más hacia la sombra.

Para asegurarnos de que nuestra planta pueda crecer de una manera adecuada, es preferible que no reciba directamente la luz solar.

La Zamioculca zamiifolia como todas las plantas, requiere de cuidados que podríamos considerar esenciales para que la misma se pueda desarrollar en perfectas condiciones. Existen algunas labores que necesitamos realizar para garantizar que sea un cultivo perfecto, como por ejemplo el riego, el abono y la multiplicación.

El riego

Una de las cosas más importantes en el cultivo de Zamioculca es el riego, ya que la cantidad de agua que le vamos a dar va a depender mucho de la luz que absorba.

Lo que significa que si la planta se encuentra en una zona donde hay mucha luz, entonces tenemos que regarla generosamente sobre todo en la primavera y en verano, que son las estaciones del año donde hace más calor. En cambio, si la especie está en una zona en donde tiene más sombra, la cantidad de agua que usaremos para regarla será más reducida.

Lo más recomendable es regar un poco menos la planta que hacerlo en exceso, ya que la Zamioculca no soporta el encharcamiento. Esta especie puede sobrevivir en entornos parcialmente secos, por lo tanto, no necesita que se pulvericen sus hojas.

Suelo y trasplante

La Zamioculca se ajusta perfectamente a cualquier clase de suelo, siendo sus favoritos, los que son livianos, suaves y perfectamente drenados. De igual manera, si la tierra contiene humus es mucho mejor.

En el caso del trasplante de esta especie tropical, debemos hacerlo cuando la planta haya crecido bastante y ya la maceta le quede pequeña. Es muy importante realizar esta tarea durante la época de la primavera.

En cuanto al cambio de recipiente lo más recomendable es hacerlo cada dos o tres años.

El abono

Durante la primavera y sobre todo en la época de verano, tenemos que colocarle abono a la planta al menos una vez al mes y para esto vamos a disolver un fertilizante de calidad dentro del agua que usaremos para regar.

Este abono debe tener macroelementos tales como el fósforo, el potasio y el nitrógeno y micro-elementos como el manganeso, el boro, el magnesio, el cobre, el hierro, el zinc y el molibdeno. Estas dos clases de elementos son esenciales para el desarrollo de la Zamioculca.

La poda

Para poder cumplir con esta tarea, tenemos que quitar todo el follaje que tenga un aspecto ennegrecido, amarillento y que este seco. Con esto lograremos que nuestra planta tenga nuevamente esa apariencia llamativa y vivaz, además es necesario que cortemos todas las ramas que ya estén secas.

Debemos tener en cuenta que las herramientas que vayamos a utilizar, tienen que estar previamente desinfectadas y limpias para que podamos evitar que los tejidos y las partes que vayamos a tratar no contraigan ninguna clase de infección.

La multiplicación

La Zamioculca zamiifolia es una planta que puede reproducirse mediante formas distintas, sin embargo, cada una de estas formas son muy lentas. Si queremos que nuestra planta crezca rápidamente, entonces haremos la multiplicación mediante bulbos.

Otra de las formas que también es muy popular es la que se hace por esqueje foliar.

Por bulbos: retiramos con mucho cuidado los bulbos que se encuentran dentro de las macetas de la Zamioculca y los colocamos en macetas individuales. Por lo general se colocan unos tres bulbos por cada maceta.

Por esqueje foliar: para que podamos tener éxito con este método, vamos a necesitar una mezcla de arena, corteza y perlita con un buen drenaje.

Para subdividir la planta por medio de este procedimiento, debemos quitar las hojas junto con el rabillo en la época de otoño y ya después las vamos a enterrar en una posición vertical en esa mezcla especial que preparamos anteriormente. Tenemos que regar regularmente para que el suelo se mantenga húmedo.

Dentro de los recipientes donde colocamos los esquejes, van a nacer los bulbos que luego retoñaran nuevas Zamioculcas.

Plagas y enfermedades

La Zamioculca es una planta bastante resistente y justamente por esa razón es muy extraño que esta especie se vea perjudicada por algunas plagas o enfermedades. Debido a eso, cuando la planta tiene un mal aspecto o se encuentra enferma, puede que se trate de un caso de mala técnica de cultivo.

La cochinilla algodonosa

Esta es una de las plagas más comunes en cualquier tipo de huerto o jardín. Estos insectos por lo general suelen dañar a las plantas que son más frágiles, que tienen muy poca fuerza o con claros signos de estrés.

Estos parásitos absorben los jugos y la savia de la Zamioculca. Los efectos que dejan estas plagas se pueden apreciar con tan solo una mirada, ya que la planta ya no florece y las hojas cambian su color de verde brillante a un amarillento pálido.

De igual manera, la cochinilla algodonosa puede provocar la aparición del hongo negrilla, el cual se alimenta hasta dejarla completamente débil.

¿Qué podemos hacer si la cochinilla algodonosa ya infecto a nuestra planta? Si este parasito ya empezó a dañar al cultivo, la solución más segura es la de utilizar un insecticida específico, después vamos a quitar las otras plantas que estén cerca de la planta contaminada, de esta manera evitaremos que exista un posible contagio.

Para evitar la propagación de esta plaga, debemos aplicar periódicamente fertilizantes orgánicos y al mismo tiempo acondicionar el riego a las necesidades de la Zamioculca.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Plantas

Lurdes sarmiento

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.