Cuidados de la zarzamora sin espinas

moras del campo

Hasta ahora, hemos asociado las moras más con los bosques. Dado que las moras se pueden cultivar en el jardín, cada vez más personas eligen encontrar un lugar para ellas. La fruta de mora no solo es muy sabrosa, sino que también tiene muchas propiedades curativas únicas. Además, cultivar la zarzamora sin espinas no es nada difícil, e incluso los jardineros principiantes pueden hacerlo.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cuáles son los principales cuidados de la zarzamora sin espinas.

Zarzamora sin espinas

cuidados de la zarzamora sin espinas

Las moras sin espinas son una de las variedades más interesantes y populares para cultivar en nuestro jardín. Es un híbrido de varias especies silvestres. Por lo tanto, los hábitos de las variedades de moras son más limpios y sin espinas, lo que las hace adecuadas incluso para jardines pequeños. Realmente vale la pena darse un capricho: cultivar moras en el jardín es rápido y fácil, y la fruta es un regalo especial para todos.

Una característica de estas plantas en particular es que las moras sin espinas desarrollarán brotes marrones, ligeramente delgados, completamente libres de espinas. Sus tallos varían en longitud, llegando algunas variedades hasta los 5 metros, pero muchas más alrededor de los 3 metros. Las moras sin espinas producen flores pequeñas y poco atractivas en mayo que no tienen valor decorativo pero atraerán muchos insectos voladores al jardín.

Sin embargo, el cultivo de moras en el jardín tiene como objetivo la hermosa y deliciosa fruta en las ramas, que comienzan a aparecer individualmente en julio. Sus verdaderas erupciones solo aparecen a fines de agosto y septiembre, cuando también están en su punto más dulce. Las frutas de mora suelen tener una estructura negra o azul oscuro, similar a las frambuesas. Tienen un sabor ligeramente agrio distintivo que es difícil de quitar de los tallos. Su jugo de color rojo oscuro es sucio y difícil de lavar. Las hojas de mora tienen una forma lobulada distintiva y un color verde oscuro.

Zarzamora y mora doblada

moras sin espinas

La zarzamora sin espinas no es la única variedad de moras que puedes invitar a tu jardín. Las moras y los arándanos también funcionan bien en el cultivo. Se distinguen fácilmente de los primeros principalmente por la presencia de espinas, pero hay más diferencias. La mora es un arbusto bajo, de unos 110 cm de altura, con muchas ramas fuertemente torcidas que no trepan muy lejos. Es una planta muy extendida, común en los bosques de Polonia y de toda Europa del Este, y produce frutos más ácidos que las moras sin espinas. Las moras, como las moras torcidas, se consideran una planta medicinal. Este último es igualmente bajo y solo ocurre en las regiones montañosas más bajas del país. Puedes encontrar más información sobre las plantas medicinales aquí.

Es posible cultivar moras en el jardín gracias al esfuerzo de los criadores, que cada año proporcionan variedades más resistentes y valiosas. Una de las variedades más populares en Europa es la variedad polaca Orkan, que se caracteriza por una resistencia a las heladas bastante buena. Las moras de esta variedad producen una fruta deliciosa y aromática, de color negro y tamaño grande, con alto valor de postre.

La variedad más valiosa de moras sin espinas

Otras variedades interesantes son Loch Ness y Navajo. Ambos son conocidos por su altísima resistencia a las heladas, por lo que pueden crecer en nuestro clima. Las moras del lago Ness son grandes, negras y únicas en el mercado por su dulzura y alto contenido de jugosidad. El navajo, por otro lado, es conocido por su enorme fertilidad, por lo que se suele utilizar en plantaciones comerciales. Estas moras son tan ricas que salieron todas a fines de agosto.

El resto de las variedades de moras no son muy útiles para cultivar en Polonia porque pueden no tener suficiente resistencia a las heladas. Sin embargo, a veces se elige, especialmente en las partes más cálidas del país, debido a su sabor afrutado. Sin embargo, vale la pena protegerlos cuidadosamente de las heladas en invierno, preferiblemente con una cubierta de tela agrícola.

Cuidados de la zarzamora sin espinas

zarzamora sin espinas

Para cultivar moras con éxito en el jardín, el suelo debe ser rico en materia orgánica, por lo que vale la pena enriquecer el lugar con compost o fertilizante, o al menos un fertilizante multicomponente, antes de plantar. Gracias a ellos, las plántulas serán mejor aceptadas y comenzarán a crecer más rápido. Al igual que las frambuesas, el cultivo de moras requiere mantillo para mantener el sustrato húmedo y suprimir las malas hierbas.

La mejor solución es plantar balloton: estos esquejes no inhiben el desarrollo y sus raíces están en mejores condiciones que las raíces desnudas. Las plántulas de todas las variedades se pueden encontrar fácilmente en varias tiendas de jardinería, por lo que hay muchas opciones. Las moras se plantan a 1,5-2 metros de distancia porque crecen rápido y requieren mucho espacio. Siembra en primavera y otoño.

El cultivo de moras de jardín, como las frambuesas, puede ser exigente, especialmente al principio. Las plantas jóvenes necesitan riego frecuente, ya que ni siquiera pueden tolerar una falta temporal de agua. En una etapa posterior, no tienes que preocuparte por eso, solo riega las plantas durante el riego estándar del jardín en los días calurosos. Sin embargo, uno de los tratamientos más importantes es la fertilización para lograr que el fruto sea dulce, jugoso y muy grande.

Durante la primavera, las plantas deben fertilizarse regularmente cada pocas semanas, preferiblemente con fertilizantes multicomponentes, especialmente fertilizantes NPK, que son fertilizantes que contienen nitrógeno, fósforo y potasio para mantener el pH adecuado del suelo para plantas más exuberantes y fuertes. En otoño, vale la pena darle a los arbustos una pequeña cantidad de fertilizante de otoño para prepararlos para las heladas de invierno. Si está preparando el soporte agregando fertilizante o cualquier otro tipo de fertilizante, no necesita fertilizar las plántulas.

Cuidado y corte de la zarzamora sin espinas después de la fructificación

El método más importante para cuidar las moras de jardín es la poda. Como resultado, los arbustos se espesan rápidamente y dan más frutos. En el primer año, las plantas recién brotan, por lo que no es necesario podarlas. En el segundo año, se puede realizar el primer tratamiento de este tipo, pero solo después de la cosecha. La planta da solo una vez en los brotes del año pasado, así que corte la fruta a fines del verano. En primavera, sin embargo, repite el tratamiento: inspecciona cuidadosamente la planta y retira las ramas congeladas o muertas.

Algunas variedades de moras sin espinas son resistentes, pero vale la pena protegerlas de las heladas. Los brotes se pueden colocar en el suelo y cubrir con hojas, ramas de coníferas, tela de yute o tela agrícola de invierno de buena calidad. También puedes construir pequeños montículos alrededor de los troncos, así las raíces de las plantas estarán mejor protegidas. Esto es importante porque las plantas pueden morir rápidamente en inviernos muy fríos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los cuidados de la zarzamora sin espinas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.