Zanahorias en maceta

Zanahorias

Según el calendario de cultivos de septiembre, pronto acabará la época de sembrar zanahorias. He querido aprovechar las temperaturas suaves, para sembrar estas hortalizas, de larga tradición en la dieta mediterránea. Su origen botánico se sitúa en la antigua Persia (actual Irán) y ya las consumían en la Grecia clásica. Las actuales variedades de color naranja y raíz cónica fueron introducidas por los árabes en la península ibérica en el siglo XII.

La zanahoria se cultiva a partir de semillas, ya que no tolera bien el trasplante. Las plantaremos, a unos 5 cm de la superficie. La  semilla germinará en 10 ó 15 días. Necesitará un sustrato de 2 l de volumen, debe estar suelto para que permita un buen desarrollo de la raíz, y debe primar la profundidad a la hora de elegir el contenedor más adecuado. Una vez germinadas, dejaremos una plántula por maceta o, si es en mesa de cultivo, una distancia de unos 8 cm entre plantas, eliminando el resto de plantones.

A la zanahoria le gustan las temperaturas suaves pero puede soportar heladas no muy fuertes. Es una hortaliza de ciclo largo: desde la siembra hasta la cosecha suelen pasar unos 90 días, aunque hay variedades de ciclo más corto, de hasta 75 días. Si se cosechan antes, su tamaño será menor pero estarán más dulces. En cualquier caso, hay que tener cuidado al desenterrarlas para no arrancar la parte aérea.

Las variedades de zanahoria se pueden clasificar según la forma de la raíz, el tamaño y el ciclo de cultivo. Es importante seleccionar variedades de ciclo corto, de forma redondeada y pequeño tamaño.

En cuanto a las asociaciones de cultivo, funciona bien con cebollas, ajos, lechugas, rábanos, tomates y guisantes. Por el contrario, se debe evitar asociarlas con verduras de la la misma familia (umbelíferas), como el perejil, el apio y el hinojo.

Respecto al riego, necesita mantener humedad constante del sustrato para evitar que la piel se endurezca y se agriete la raiz.

No es demasiado exigente en cuanto a nutrición. Hay que evitar el estiércol demasiado fresco, pues puede ocasionar la bifurcación de la raíz.

Sus plagas más comunes son:

  • Mosca de la Zanahoria. Aunque no es muy frecuente en el macetohuerto, las larvas pueden formar galerías en la raíz. Para prevenir esta plaga, puede cultivarse en asociación con cebollas, que actúan de repelente, función que también cumplen el romero y la salvia.
  • Mildiu. La asociación con la cebolla también puede prevenir este tipo de hongo, uno de los más comunes en el huerto urbano.

Más información – Calendario de cultivos de septiembre, Semillas ecológicas, Los hongos más comunes en el huerto urbano

 


Categorías

Huerto, Semillas

Ana Valdés

Desde que empecé con mi macetohuerto, la Jardinería se ha ido colando en mi vida hasta convertirse en mi hobby favorito. Antes, profesionalmente,... Ver perfil ›